miércoles 21.08.2019

Las nueve frutas con menos calorías y más saludables de las que puedes abusar

Las frutas que tienen un valor energético menor tienen en común una característica: cerca del 90% de sus contenidos son agua

Las nueve frutas con menos calorías y más saludables de las que puedes abusar
Las nueve frutas con menos calorías y más saludables de las que puedes abusar

Un artículo de Juan Rodríguez de Rivera publicado en EL ESPAÑOL

Azúcares y fibra, combinación positiva

Cuando hablamos de frutas, las calorías son lo de menos. Estos alimentos están totalmente recomendados para las personas que siguen dietas de adelgazamiento. Normalmente, las frutas crudas se consumen en desayunos, postres y entre horas. Son alimentos muy versátiles y ricos en fibra, un componente que los hace especiales. En primer lugar, la fibra es buena para la salud intestinal y ésta, a su vez, contribuye a una buena salud general.

Además, la fibra de la fruta es la que les otorga su efecto saciante. Es decir, una pequeña cantidad de fruta reduce el hambre en mayor medida que otros productos que no contienen fibra. De esta manera, las personas que consumen fruta tienen menos ganas de comer un producto no saludable tras consumir una de estas piezas.

Finalmente, la fibra acompaña al azúcar de la fruta en su digestión. Esta característica provoca que su absorción se produzca de manera más lenta. Esto evita picos de insulina en la sangre, lo que es positivo para la salud.

La sandía

De la sandía siempre se ha dicho que es toda agua. Aunque también tiene otros componentes, se puede decir que, prácticamente, es cierto. Por cada 100 gramos de porción de sandía comestible, 94,6 gramos son agua. Esto es lo que provoca que la sandía sea la fruta menos calórica de todas: 21 calorías en 100 gramos. Pero también es una de la que menos nutrientes posee. Destaca su contenido en vitamina A y en potasio, sin embargo, no puede decirse que sea una fuente de estos compuestos.

La principal virtud de la sandía es, precisamente, su capacidad hidratante. Se trata de una manera alternativa de consumir agua muy interesante en el verano. En esa estación es importante evitar la deshidratación. También tiene función diurética, por lo que está indicada para personas que padecen retenciones de líquidos o cálculos renales.

El melón

Con 28 calorías por cada 100 gramos, el melón es una de las frutas que tienen menos calorías. Al igual que la sandía, una gran proporción de su contenido es agua. Concretamente, el 92,4% de la fruta. Se considera una fuente de potasio y de vitamina C. Además, también destaca su contenido en ácido fólico, una sustancia perteneciente a las vitaminas del grupo B que interviene en la división celular.

El melón también es una fuente importante de agua y, como la sandía, se trata de una fruta de verano. Por esta razón, es interesante su consumo para mantener los niveles de hidratación corporal adecuados en el cuerpo.

El pomelo

Este es el cítrico con menos calorías. En 100 gramos comestibles de esta fruta existen alrededor de 35 calorías. Tiene una cantidad escasa de fibra, pero un gran aporte de vitamina C: 36 miligramos en la cantidad anteriormente señalada. Los que son de color anaranjado-rojizo y rosados contienen carotenoides como el betacaroteno y el licopeno y que aportan vitamina A.

La inmensa mayoría de la composición del pomelo es el agua. Ocupa un 90,7% del total de la parte comestible del alimento. También contiene un ácido fólico y minerales como el magnesio y el potasio.

La fresa

Esta fruta de primavera es una de las más sabrosas y menos calóricas. En 100 gramos de este alimento se obtienen 40 calorías. Tienen poco menos de un 90% de agua  y un 7% de hidratos de carbono en el que se encuentran sus azúcares naturales. Contiene más proporción de vitamina C que una naranja. En concreto, 58,8 miligramos por cada 100 gramos, comparados con los 50 del cítrico más famoso.

Las fresas contienen ácidos orgánicos como el cítrico o el salicílico, este último es conocido por sus efectos antiinflamatorios y anticoagulantes. Por su contenido en vitamina C y alguno de esos ácidos, esta fruta es considerada como un buen antioxidante.

El melocotón

Pisándole los talones a la fresa, se encuentra el melocotón. Esta fruta de finales de primavera y verano contiene 41 calorías por cada 100 gramos comestibles. Sorprende que, al tratarse de una fruta tan dulce, su contenido en hidratos de carbono, entre los que se encuentran los azúcares, equivalga a un 9%. El agua, sin embargo, forma casi el 90% de la fruta.

De todas formas, a pesar de que el melocotón contiene vitamina C y potasio, no se trata de una fuente de ninguna sustancia en especial. Tampoco se puede destacar su contenido en fibra frente a otras frutas.

La mandarina

Una de las frutas más populares y cuyo consumo se extiende durante más tiempo a lo largo del año. En 100 gramos de este producto se pueden encontrar 43 calorías. Las mandarinas son ricas en vitamina C, sin embargo, no llegan a contener tanta como la naranja. De todas formas, la mandarina tiene más contenido en vitamina A que el otro cítrico.

Tienen un 88,3% de agua en su composición y, además, una serie de minerales como son el potasio, el calcio y el fósforo. La mandarina también aporta un 2% de fibra en cada una de sus piezas.

El albaricoque

Es una fruta típica del verano. A pesar de que tiene un sabor dulce su aporte en hidratos de carbono es bajo: no llega al 10% de la composición de la fruta. El 87,6% es agua. Por esta razón, el albaricoque es una de las frutas menos calóricas que hay. Concretamente, contiene 45 calorías por cada 100 gramos de producto comestible.

El albaricoque no es fuente de ningún componente en concreto, pero sí destaca su contenido en vitamina C y en potasio. Además, su color rojo-anaranjado es señal de la presencia en ellos de betacaroteno, una sustancia que pigmenta la fruta, pero que en el cuerpo se transforma en vitamina A.

La ciruela

La ciruela es otra de las frutas con menos calorías gracias a su gran contenido en agua: 86,3%. Tiene 50 calorías por cada 100 gramos. Su contenido en hidratos de carbono se cifra en, aproximadamente, un 11% de su peso total. El 2 por ciento de esta fruta se corresponde con el contenido de fibra.

El efecto laxante que tienen las ciruelas se asocia al contenido que posee en sorbitol. Además, las ciruelas contienen bastantes sustancias con capacidad antioxidante y que, normalmente, se sitúan en la piel. Las ciruelas también cuentan con vitamina E y con potasio.

La pera

Al igual que la ciruela, la pera también cuenta con 50 calorías por cada 100 gramos de producto comestible. El 10,6% del contenido de estas frutas son hidratos de carbono y, el 86,7%, de agua. La cantidad de fibra es superior al 2 por ciento y destaca la que es de tipo insoluble. Sin embargo, la pera no puede considerarse fuente de ninguna sustancia en particular.

A pesar de ello, de ella destaca el contenido en vitamina C y en potasio. Además, también tiene sustancias con efecto antioxidante como los flavonoides. También contiene ácido fólico y de fósforo.

Fuente: EL ESPAÑOL

Más información en vídeos 
Comentarios