viernes 28/1/22

La fogosa viuda negra también entre rejas: le es infiel a su novio homicida con un amante pederasta

El último hombre al que ha seducido, de 59 años, cumple condena por haber abusado sexualmente de una menor de 13 años
La fogosa viuda negra también entre rejas: le es infiel a su novio homicida con un amante pederasta
La fogosa viuda negra también entre rejas: le es infiel a su novio homicida con un amante pederasta

Según informa Enrique Recio en El Español, "en la prisión saben que es famosa, atrae todas las miradas y genera morbo en la mayoría de internos. Tiene mucho éxito y se aprovecha de la situación". Se llama María Jesús Moreno Cantó, más conocida como Maje, y es la 'viuda negra' de Novelda (Alicante). Así se la conoce después de su detención por el crimen de su marido, el ingeniero Antonio Navarro, en el garaje de la vivienda de ambos en Patraix (Valencia). Esta enfermera, para quien el fiscal pide 22 años de prisión por planificar el asesinato junto a su amanteSalva, ha revolucionado la cárcel valenciana de Picassent. 

Si cuando se casó con su marido mantenía cuatro romances a la vez, su vida entre rejas no ha cambiado en absoluto. De hecho, en los dos años que lleva en prisión Maje ha seguido el mismo modus operandi amoroso, salvo sin ordenar que maten a su marido.

Según fuentes consultadas por El Español, la acusada de asesinato ha mantenido dos relaciones "formales" mientras ha tenido "líos" con numerosos reclusos, algunos de ellos con gran poder dentro de la prisión, y con los que ha protagonizado escenas más que eróticas en las zonas comunes de la cárcel. 

El último ocurrió a finales de verano en la piscina del centro penitenciario. En aquel momento, María Jesús ya tenía una relación con David, un recluso condenado por homicidio y con el que ha tenido al menos un vis a vis, según apuntan a este diario.

No obstante, el escándalo sexual en esta ocasión no fue con él, sino con su último amante, Amador Vidal Vidal (59 años). Un recluso multireincidente que cumple condena por haber abusado sexualmente de una menor de 13 años. Su primera entrada en prisión fue en 1978, cuando tenía 18 años.  

Trato de favor

La acusada del asesinato de su marido "estaba coqueteando y protagonizando situaciones un tanto incómodas", todo ello sentada sobre las rodillas del reo, pero sin llegar a tener sexo explícito. Ante esto, una funcionaria en prácticas que presenciaba la escena les recriminó su actitud. Maje obedeció, pero Amador, enfurecido, le intentó intimidar respondiéndole "si no sabía quién era él".

En ese momento, Vidal ejercía de ordenanza en el polideportivo, un cargo de responsabilidad que otorgan los funcionarios a reos de confianza. Una posición que, según señalan, le habría otorgado gran poder en la prisión a pesar de su historial delictivo, que suma delitos de abusos sexuales, atentado a la autoridad, estafa y robo. 

Aún así, la funcionaria hizo el parte correspondiente. Dada la actitud de menosprecio hacia la trabajadora, la dirección de la cárcel le abrió un expediente disciplinario y lo trasladó a la unidad de cumplimiento, donde debía cumplir una sanción de 18 días de privación de paseos.  

El castigo duraría poco. A los pocos días el interno volvió a la zona de cumplimiento, donde pronto se le requirió de nuevo para su labor en el polideportivo. Allí sigue impartiendo clases de boxeo y elabora listas de grupos para los reos. "Muchos presos creen que como da clases no es un interno, y eso le otorga todavía más poder", manifiestan. 

Un hecho que los sindicatos han visto como "un trato de favor" por parte de Instituciones Penitenciarias. Según explican a este diario, Amador Vidal se mueve como "pez en el agua" y suma numerosos privilegios gracias a su "padrino en el equipo de tratamiento".

Desde que sucedieron los hechos con Maje, el reo ha tenido ya dos permisos para salir de prisión. La viuda negra de Novelda se habría acercado a él, entre tanto, para gozar también de sus privilegios y estar más tiempo en el polideportivo en vez de en el patio con el resto de presos. 

En este sentido, denuncian que presos como Amador Vidal gozan de beneficios, mientras los funcionarios se enfrentan a agresiones diarias y en una posición de inferioridad ante la falta de plantilla, seguridad y medios en las cárceles españolas. Este año se han producido un total de 355 agresiones graves a funcionarios por parte de los reclusos. 

Sexo en el taller sociocultural

Este encuentro íntimo, si bien, solo es uno de los tantos que ha protagonizado Maje en la cárcel valenciana. Además de su gran capacidad de seducción, la acusada se vale de cartas que escribe a sus novios o amantes para quedar con ellos en diferentes espacios. Y en algunos casos, conseguir beneficios después. El más sonado ocurrió el pasado junio con su novio, David. Ambos practicaron sexo en el área sociocultural, un taller donde los presos desarrollan diferentes actividades. 

Sigue leyendo este reportaje completo en El Español

Comentarios