martes 25.02.2020

Familia numerosa, chalet y coche grande: los cinco años que han cambiado a Pablo Iglesias

El 11 de marzo de 2014, Podemos se inscribió como partido político. En 2019, en la misma semana, Iglesias y Montero han anunciado que van a ser padres por tercera vez

Familia numerosa, chalet y coche grande: los cinco años que han cambiado a Pablo Iglesias - EL ESPAÑOL
Familia numerosa, chalet y coche grande: los cinco años que han cambiado a Pablo Iglesias - EL ESPAÑOL

Un reportaje de Brais Cedeira publicado en EL ESPAÑOL

“Son cinco minutos / La vida es eterna en cinco minutos / Suena la sirena / De vuelta al trabajo / Y tu caminando / Lo iluminas todo / Los cinco minutos / Te hacen florecer”.  

La vida es eterna en cinco minutos, y también en cinco años. Los versos de Víctor Jara en Te recuerdo Amanda eran algunos de los preferidos dePablo Manuel Iglesias Turrión. El líder de Podemos nunca ha escondido esa suerte de debilidad que profesa por los cantautores, por la canción protesta. Este, en concreto, no puede definir mejor la transfiguración de quien hasta hace unos años era tan solo un joven vecino de un barrio de Vallecas y también profesor en la facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense. 

Son decenas las transformaciones que han sufrido tanto la formación morada hasta hoy. El plano personal, como suele suceder, ha tenido consecuencias en el plano político. El anuncio esta semana, como todo lo que ocurre en torno a Podemos, ha sido una noticia bomba más, quizás la última. La revelación de que va a ser padre de nuevo con Irene Montero, completando de ese modo la familia numerosa, es la enésima revelación sobre un partido que ha dependido en gran medida de la figura de su líder. El Dacia Sandero Stepway de color blanco se les está quedando pequeño y tendrán que hacerse con un vehículo de mayor tamaño. Es lo que tiene el personalismo: para lo bueno y para lo malo, todo es analizado al detalle.

La fecha de este último anuncio no podía haber llegado en un momento más oportuno. Esta misma semana de marzo, hace exactamente cinco años, Iglesias, Íñigo Errejón, Juan Carlos Monedero, Carolina Bescansa y otros antiguos integrantes de la formación acudían al ministerio de Interior a formalizar su inscripción como partido político

Tras echar a andar en aquel ilusionante y enfervorecido mes de enero, el 11 de marzo de 2014 fue la fecha escogida para cristalizar en algo tangible su propuesta. Su objetivo en aquel entonces: “Convertir la indignación en poder político de ruptura con la actual situación". Esa era la carta de presentación de Iglesias de cara a las elecciones europeas. Derrocar a eso que él definía como “la casta”

Hasta su antiguo ídolo, Evaristo Páramos, cantante y leyenda viva del grupo de punk La Polla Records, ha hecho referencia a la prematura vejez, a ese ensimismamiento, a la languidez en la que vive desde hace muchos meses la izquierda a la que Iglesias representa. Un movimiento que se dijo durante mucho tiempo que iba a ser la izquierda “del cambio”. Estas han sido sus palabras esta semana. 

-"La izquierda se ha azucarado y la derecha se está lanzando. El espectro político lo hemos movido hacia ese lado y el centro ya no está donde estaba. Hemos vuelto a 'El Planeta de los Simios’”. 

La mudanza del piso de Vallecas. El chalet de Galapagar. El coche grande y nuevo. Padre primerizo de mellizos. La “traición” (así la define su núcleo duro) de amigos cercanos y compañeros de viaje como Íñigo Errejón. La soledad en la cúspide del partido que nació como una plataforma plural y colaborativa. El aislamiento en La Navata, como un señor encerrado bajo siete llaves en su castillo. 

Hasta el sector madrileño de los anticapitalistas ha huido despavorida de Podemos para constituirse como partido propio tras años de alianza con pablistas y errejonistas. Recuperando la mítica frase de Alfonso Guerra, lo cierto es que a Iglesias, cinco años después, no lo reconoce “ni la madre que lo parió”. 

El profe del piercing y el pendiente

Pablo Iglesias, en el año 2014, en una foto difundida por el partido.Pablo Iglesias, en el año 2014, en una foto difundida por el partido. Podemos

“Tengo mono de calle. Tengo mono de plaza. Estoy harto de que nos tengamos que ver en estos lugares cerrados. Toca ir a las plazas”.  El nueve de febrero de 2014, Pablo Iglesias se sube al atril del escenario en la presentación de la segunda fase de la creación de Podemos como partido político. Luce una camisa de cuadros, su hasta aquel entonces clásico pendiente en la oreja izquierda y el gesto serio y de enfado que se iba a convertir en su santo y seña desde entonces y en adelante. 

Pablo Iglesias habla claro y contundente. Quizá por eso tenían tanto éxito  entre los alumnos sus clases en la facultad de Ciencias Políticas de Somosaguas. Eran los tiempos en los que, emulando la escena de El Club de los poetas Muertos, se subía a la silla e invitaba a sus alumnos a hacer lo propio. 

-Si entra un profesor podría pensar que hay una rebelión. Los poetas se rebelan cantando el poema de Walt Whitman, Oh capitán, mi capitánCuando los estudiantes se ponen encima de la mesa, son ellos los que tienen el poder

Era uno de los profesores más populares. El de la coleta, el piercing y el del pendiente. Aquella arenga definía ya, en cierto modo, el carácter del que luego sería la cabeza de lista del partido en las elecciones europeas. El joven docente comenzaba también a rotar por aquel entonces, a finales de 2013 y a principios de 2014, en las principales tertulias televisivas y ponía de paso a andar el canal La Tuerka, donde todavía hoy acude a debates y entrevistas a personajes que a él le interesaban y le siguen interesando.

Por aquel entonces, Iglesias vivía en la casa que heredó de su tía abuela Ángeles en el barrio de Vallecas. Su pareja era Tania Sánchez,diputada de Izquierda Unida en la Asamblea de Madrid. Ambos cultivaban su afición por las series y la política. Eran las fechas en las que Iglesias defendía que los políticos debían fijar su residencia en un lugar en el que sepan “lo que es coger el transporte público”. Quedaban pocos meses para que comenzase el vuelco político que se inició con las elecciones europeas, en las que lograron 5 inesperadas representaciones. Fueron portada de todos los medios. 

Al año siguiente, justo antes de las elecciones municipales, las cosas comenzaron a cambiar. Iglesias rompió la relación con Tania y comenzaban a aflorar las primeras fricciones internas en el partido. La meteórica victoria en las elecciones municipales impulsó el viraje de algunas de las ciudades más importantes de España hacia alcaldías que fueron denominadas “del cambio”. Eso sí, las coaliciones y las colaboraciones entre la marca Podemos y sus réplicas exteriores fueron complicadas desde el principio. ¿Cómo casar el personalismo político de Iglesias, una marca omnipresente, con los pequeños grupos que habían aglutinado el desencanto en distintas urbes españolas? 

Esos debates se han agudizado hasta el día de hoy, al punto de la ruptura con las fuerzas que les apoyan en las distintas comunidades autónomas. Y buena parte de todo ello tiene que ver con la altísima influencia de Iglesias en todas las decisiones internas. 

 La entrevista en Televisión Española

Iglesias, durante la famosa entrevista en TVE, luciendo el lazo en apoyo de los trabajadores de la cadena.

6 de diciembre de 2014. Programa: La noche en 24 horas. A un lado del cuadrilátero, el periodista Sergio Martín, conductor del programa de entrevistas y tertulia de las noches de este canal de la tele pública. Al otro,  apoyando el codo en la mesa, en clara tensión ante la pregunta que se le está realizando, está Pablo Iglesias. La camisa arremangada deja al descubierto pulseras juveniles de aquel entonces. En la pechera, un lazo naranja, en defensa de los trabajadores de TVE. En el rostro, el ceño fruncido y el verbo agresivo de quien está enfadado con los poderosos, ese grupo al que por aquel entonces colocó el sambenito de “la casta”.

La primera pregunta de Martín no puede ser más concisa, un dardo arrojado por el entrevistador sobre los presos de ETA provoca el enfado en el líder de la formación morada.

-Hemos visto a Pablo Iglesias defender la salida de los presos de las cárceles. Esta semana estará usted de enhorabuena, entonces.

-No es un problema de enhorabuena. Y que nadie juegue con el honor de las víctimas.  

A partir de ahí, la entrevista transcurre en una constante tensión que en ningún momento termina de desaparecer. Ese momento da un poco la medida de aquel primer Pablo Iglesias de retórica agresiva, corbata roja, camisa de cuadros, tanto en la tertulia de la Sexta Noche (no había sábado que no estuviese invitado) como en el meeting. Nada tiene que ver aquel Pablo Iglesias con este otro Pablo Iglesias. 

Sigue leyendo este reportaje completo en EL ESPAÑOL

Más información en vídeos 
Comentarios