martes 22.10.2019

Encuentran un cadáver detrás de un frigorífico y resulta ser un empleado que desapareció hace años

La autopsia no ha encontrado signos de violencia y el caso se ha considerado como una muerte accidental
Encuentran un cadáver detrás de un frigorífico y resulta ser un empleado que desapareció hace años
Encuentran un cadáver detrás de un frigorífico y resulta ser un empleado que desapareció hace años

Según recoge Informativos Telecinco, unos trabajadores que movían estantes y refrigeradores de un antiguo supermercado 'No Frills' en Council Bluffs (Iowa, EEUU) descubrieron un cuerpo detrás de uno de ellos. Los restos fueron identificados recientemente como los de Larry Ely Murillo-Moncada, un exempleado que fue dado por desaparecido el 28 de noviembre de 2009.

Los investigadores utilizaron el ADN de sus padres para confirmar la identidad, y la ropa coincidía con la descripción de su atuendo en el momento en que se reportó la denuncia, según el capitán de la policía de Council Bluffs, Todd Weddum.

Los padres de Murillo-Moncada, según CNN, informaron de que su hijo desapareció después de que él se molestó y salió corriendo de casa. Le dijeron a la policía en ese momento que estaba actuando de manera irracional, posiblemente debido a los medicamentos que estaba tomando, apuntó Weddum.

Los agentes se comunicaron con miembros de la familia, otras agencias de aplicación de la ley, centros de detención cercanos e incluso la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (había sido deportado a Honduras antes de regresar al país norteamericano), pero no recibieron información sobre su posible paradero.

Los investigadores consideran que Murillo-Moncada fue al supermercado y se subió a los refrigeradores. El espacio se usaba como almacenamiento de mercancías, explicó Weddum, y los empleados a veces iban a esconderse cuando querían tomar un descanso no oficial.

Se cree que cayó en la brecha de 18 pulgadas entre la parte trasera de la nevera y una pared, donde quedó atrapado. El ruido de los compresores de los refrigeradores pudo haber ocultado cualquier intento de pedir ayuda. La autopsia no encontró signos de trauma y el caso se ha considerado una muerte accidental.

Más información en vídeos 
Comentarios