lunes 26/10/20

Los empleados desnudan a Amazon: estrés, presiones y miedo a perder el empleo

Los empleados desnudan a Amazon: estrés, presiones y miedo a perder el empleo
Los empleados desnudan a Amazon: estrés, presiones y miedo a perder el empleo

Según informa Carlos R. Cózar en EL ESPAÑOL, Amazón sigue siendo imparable. las ventas, las ganancias y la capitalización bursátil continúan creciendo al ritmo de los paquetes que salen de sus centros logísticos. La compañía dirigida por Jeff Bezos ganó un 147% más en todo el mundo, lo que se traduce en un saldo positivo de 1.856 millones de dólares en todo el mundo. A su vez, acumula en su hucha casi 6.500 millones de dólares.

En España, la tecnológica también presentó unas cifras con signo positivo. Las cuatro filiales del gigante del comercio 'online' que mantiene dentro de nuestras fronteras pasaron de facturar 54,7 millones a 110,6 millones de euros en el último trimestre.

El nivel de pedidos, por tanto, es abrumador y para que los usuarios reciban a tiempo y en perfectas condiciones, los empleados de Amazon argumentan tener un nivel y una carga de trabajo “estresante”. Imanol (nombre ficticio) tilda de “agotadoras” las jornadas de ocho horas tras los muros de los centros neurálgicos de la todopoderosa compañía.

Actualmente, Amazon posee casi 2.000 personas con contrato indefinido repartidas por toda la geografía española. A estos trabajadores también hay que sumarle la gran cantidad de empleados con un contrato temporal a través de una ETT. “Vienes al trabajo sin saber si al día siguiente no vas a volver, con una presión brutal por si no llegas al objetivo semanal”, indica Julia (nombre ficticio), trabajadora de la empresa.

El gigante tecnológico cuenta con varias sedes logísticas. Funcionan de manera similar. La nave queda partida en dos: La división de entrada (productos que ingresan para ser vendidos) y la división de salida (pedidos que van a enviarse a los clientes).

Los empleados trabajan cuarenta horas por semana en horarios de ocho horas diarias. Aunque por razones de ajustes “se suele trabajar a veces seis días a la semana y luego a la siguiente, cuatro días”, señalan los trabajadores con los que ha podido contactar EL ESPAÑOL. Dependiendo de la división -entrada o salida- el horario puede ser nocturno. El área del envío de paquetes a los clientes no cierra durante las 24 horas y se realizan diferentes turnos. En el caso de área de recibo de mercancía, dependendiendo de si son fechas señaladas como Navidad o Black Friday y de la carga de trabajo que haya en esos momentos, también se abre la posibilidad de hacer turno de noche.

Sigue leyendo el reportaje completo en EL ESPAÑOL

Más información en vídeos 
Comentarios