domingo 25/10/20

Drogas, prostíbulos y protección a narcos: así trabajaban guardias civiles corruptos

Nueve de ellos fueron detenidos por la propia Guardia Civil y acusados de integrar una organización criminal. Daban protección para mover la droga

Cuatro detenidos, uno menor, por robar en Sonseca (Toledo) y embestir a los agentes de la Guardia Civil
Drogas, prostíbulos y protección a narcos: así trabajaban guardias civiles corruptos

Según informa Daniel Montero en EL ESPAÑOL, un presunto narco que pegaba a su madre, guardias civiles que quedan para "meterse una rayaca", un traficante al que apodan El Tocha-Fácil por su disposición a la hora de consumir cocaína, prostitutas que servirían como pago de los servicios corruptos y una decena de agentes investigados por ofrecer presuntamente sus servicios a los traficantes a cambio de dinero y drogas. Esos son los ingredientes de la operación Sakura, que desde 2016 investiga la existencia de una presunta trama corrupta dentro de la Guardia Civil de Torrevieja (Alicante) y que se ha saldado por el momento con nueve agentes investigados -entre ellos un teniente coronel acusado de no perseguir los delitos de sus subalternos- y el considerado líder del grupo en prisión preventiva, junto con varios traficantes locales. 

La lista de presuntos delitos que se atribuye a los agentes es propia de cualquier clan mafioso: pertenencia a grupo criminal, tráfico de drogas, estafa, falsificación en documento público, cohecho, robo, denuncia falsa...  Según la investigación del caso, varios funcionarios se vendieron presuntamente a las organizaciones mafiosas y, gracias a su posición como agentes de la Ley, advertían a los traficantes sobre los controles policiales, les ofrecían seguridad, cobraban alguna de sus deudas y a cambio recibían cantidades de drogas o incluso el servicio de que los traficantes vendieran pequeñas partidas que eran sustraídas en las intervenciones de estos agentes. El juzgado trata de determinar ahora el nivel de responsabilidad de los distintos investigados, ya que no todos los funcionarios están acusados de los delitos más graves.

"Vamos a pillar temaco"

La investigación contra esta presunta trama corrupta arrancó en 2016 y fue desarrollada por miembros de la propia Guardia Civil, destinados en el Grupo de Homicidios de Alicante, que desde entonces han trabajado en el más absoluto secreto. Desde el comienzo, las pesquisas se centraron en un agente concreto. Un hombre de apellido Cerezo. Por eso, la operación recibió el nombre en clave de Sakura (Cerezo en japonés).

Según la investigación del caso, el "Grupo de Cerezo" lo componían guardias civiles que coincidieron en el antiguo Grupo 3 del Área de prevención de la Delincuencia del Puesto de Mando de Torrevieja. Previamente, fueron varios los testimonios de personas que relacionaban principalmente al agente Cerezo con la posible desaparición de pequeñas cantidades de droga en las operaciones o con el presunto consumo de anabolizantes.

Sin embargo, fue en 2014 cuando el principal agente investigado estuvo más cerca de tener problemas. En esa fecha un confidente le señaló como la persona que le habría ofrecido parar varios envíos de droga procedentes de Madrid para luego robar la droga y moverla por otro lado.  Él hizo dos notas informativas y aportó datos a sus superiores. Incluso señaló que la droga provenía de una conocida traficante de Madrid investigada por la Audiencia Nacional, sin aportar más prueba que su palabra. Los investigadores trabajan ahora con la tesis de que Cerezo alertaba a sus superiores sobre los portes, pero con datos falsos. Su objetivo sería tener una excusa si era detectado cerca de las partidas de drogas cuando, en realidad, estaba haciendo de escolta. 

Sigue leyendo este artículo completo en EL ESPAÑOL

Más información en vídeos 
Comentarios