viernes 06.12.2019

El disparate del diente de ajo en ayunas: ni sirve de antibiótico ni es bueno para el corazón

Del ajo se ha llegado a decir que prevenía enfermedades cardiovasculares, que combatía la obesidad y que curaba hasta las verrugas. Pero, ¿qué hay de cierto en todo esto?

El disparate del diente de ajo en ayunas: ni sirve de antibiótico ni es bueno para el corazón
El disparate del diente de ajo en ayunas: ni sirve de antibiótico ni es bueno para el corazón

Según informa José Andrés Gómez en EL ESPAÑOL, hagan la prueba. Vayan a Google y escriban la primera verdura que les venga a la cabeza -zanahoria, jengibre, puerro, rábano…- y añádanle "en ayunas". El buscador arroja decenas de páginas en las que se habla de los resultados casi milagrosos que ofrecen estas hortalizas tras ser ingeridas de forma cruda y sin nada en el estómago. Así, tras el vaso de agua con limón, tomar un diente de ajo crudo en ayunas es uno de los remedios caseros que gozan de mayor popularidad debido a que, supuestamente, ayuda a adelgazar, tiene efectos antibióticos, ayuda a prevenir el cáncer y enfermedades cardiovasculares. Pero, ¿qué hay de cierto en todo esto?

Veamos. El ajo es un alimento con un olor y un sabor muy intensos que fundamentalmente nos aporta vitamina C, yodo, fósforo y vitamina B6, según apuntan desde la Fundación Española de Nutrición (FEN). Muchos de los efectos terapéuticos atribuidos al ajo están relacionados con la alicina, uno de sus compuestos fundamentales al que se le atribuyen propiedades antibióticas. Además, popularmente también se ha pensado que los compuestos de esta especie clasificada dentro de la familia de las liliáceas ayudan a reducir la presión arterial y el colesterol.

En realidad, una cosa es que el ajo dentro de una dieta saludable y equilibrada pueda ser un alimento interesante nutricionalmente hablando, y otra muy distinta que tomar un diente crudo a diario sirva para prevenir dolencias y enfermedades de lo más variopinto. "No podemos dejar de valorar el alimento como un todo en las cantidades que ingerimos. Es como decir que chupar un sauce va a quitarte el dolor de cabeza. Para eso está la farmacia, que se encarga de extraer los principios activos más eficaces para que cumplan los efectos en las dosis que necesitamos", explica Gemma del Caño, farmacéutica y divulgadora especializada en seguridad alimentaria.

Tal y como apunta Del Caño, en el caso del ajo, ni siquiera compensa. "Para los efectos que buscamos hay tratamientos rápidos que solucionan los problemas si queremos por ejemplo obtener un efecto antibiótico", subraya. Además, el efecto antibiótico del ajo no sirve de forma preventiva ya que éste "sólo actúa cuando tiene algo sobre lo que actuar", por lo que "aún pierde más sentido obsesionarse con un consumo diario de ajo pensando que va a mejorar nuestra salud en ese aspecto". No se trata de retirar el ajo de nuestra dieta ya que se trata de un producto interesante y saludable, explica la experta, pero tampoco de utilizarlo como 'alimento antibiótico'.

No, el ajo no sirve para adelgazar

Hay quien también se toman un ajo crudo en ayunas porque creen que puede ayudarles a adelgazar. Tal cual. Y no, esta teoría magufa no tiene ningún sentido. "Si comes sólo ajo, seguro que adelgazas, pero no hay ningún compuesto que por sí mismo haga ese efecto. Ojalá. Atribuir a un único alimento estas propiedades no tiene sentido. Si tomas un ajo por la mañana y un bollo industrial al almuerzo, te aseguro que nunca adelgazarás", confirma la farmacéutica.

Sigue leyendo este artículo completo en EL ESPAÑOL

Más información en vídeos 
Comentarios