miércoles 16.10.2019

Por qué te cuesta tanto adelgazar: los siete factores clave para perder peso

La pérdida de peso es un problema complejo que no se resuelve mediante dietas milagro que perjudican nuestra salud

Por qué te cuesta tanto adelgazar: los siete factores clave para perder peso
Por qué te cuesta tanto adelgazar: los siete factores clave para perder peso

Según informa José Andrés Gómez en EL ESPAÑOL, son muchas las personas que lo intentan, otras tantas las que tiran la toalla ante la falta de resultados inmediatos, y realmente pocas las que lo logran. La pérdida de peso es un problema complejo que, seamos sinceros, todos queremos revertir de forma milagrosa. De ahí que triunfen como la Coca-Cola la dieta de la berenjena, la del pepinillo y la Dukan, que tanta fama adquirió hace algún tiempo. Estos regímenes hipocalóricos no sólo provocan un tremendo efecto rebote a los pocos meses, sino que pueden llegar a perjudicar seriamente tu salud. 

¿Por qué una dieta puede ser un éxito en una persona y no servir para nada en otra? "Debemos entender que, si hablamos de pérdida de peso, cada persona es distinta. Que se dé una bajada de peso, depende de muchos factores que cambian en función de cada caso", explica el dietista-nutricionista y divulgador Daniel Ursúa. "Habrá personas para las que la actividad física sea muy determinante y otras en las que el metabolismo sea lo que determine esa pérdida".

Hace algunos meses, la también dietista-nutricionista y divulgadora Isabel Pérez, responsable del centro Nutrisalud Dietética, publicó una infografía en las redes sociales en la que resumía la complejidad del asunto, con todos los factores que entran en juego a la hora de adelgazar. "Según algunos se arregla con menos plato y más zapato, pero la cosa es mucho más compleja. Infografía para atender a esta inquietud de los paciente en consulta cuando los resultados no concuerdan con lo que esperaban por su esfuerzo", escribía en su Twitter. 

Alimentación

Llevar a cabo una buena alimentación, junto con el ejercicio físico, es clave no sólo para que se produzca la ansiada reducción de peso, sino también para gozar de una buena salud y prevenir un buen puñado de enfermedades. Tal y como señala Pérez en su infografía, desde el punto de vista de la salud, lo más recomendable es dividir las ingestas tal y como marca el Plato para Comer Saludable de Harvard. Esto es: 50% de vegetales y frutas, 25% de hidratos integrales, y 25% de proteínas procedentes principalmente de alimentos como legumbres, huevo y pescado. 

El control de las calorías siempre ha sido la piedra angular de la pérdida de peso. De hecho, a nadie se le escapa que la clave para adelgazar es que las calorías que tomemos sean inferiores a las que gastamos. "Eso supone, por un lado, ajustar la dieta para reducir el número de calorías y, al mismo tiempo, incrementar la actividad física". Pero ojo: algunos alimentos ricos en grasas e hipercalóricos como los frutos secos (crudos) o el aguacate, por ejemplo, ayudan a controlar el peso debido a la fibra que tienen y la saciedad que aportan. Así, desde el punto de vista de la salud, no debería importarnos tanto la cantidad de calorías que ingerimos sino el origen de las mismas.

El Plato para Comer Saludable elaborado por investigadores de la Universidad de Harvard.

Ejercicio físico 

Para que se produzca el tan ansiado déficit calórico y la pérdida de peso, la actividad física juega un papel muy importante. Pero, ¿cuáles son los ejercicios que más nos ayudan a adelgazar? El pasado uno de agosto, un estudio publicado en la revista Plos Genetics arrojó algo de luz a la cuestión. La investigación confirmaba que practicar jogging (correr de forma pausada) habitualmente era la mejor forma de controlar la obesidad. Le seguían otros deportes como el ciclismo, el senderismo o la marcha atlética.

Otras investigaciones, en cambio, han señalado que los ejercicios tipo HIIT (High Interval Intense Training) o entrenamiento en intervalos de alta intensidad, son los mejores si lo que queremos es deshacernos de los kilos de más que hemos acumulado a base de despropósitos varios. Sea como fuere, la OMS dice que hay que hacer 150 minutos a la semana de ejercicio moderado o 75 minutos de actividad física vigorosa para poder obtener beneficios para nuestra salud. 

Sigue leyendo este artículo completo en EL ESPAÑOL

Más información en vídeos 
Comentarios