jueves 22/10/20

Crononutrición: por qué es importante respetar las horas y el número de comidas

Controlar de forma estricta los periodos en los que comemos y el número de comidas puede tener importantes beneficios para tu salud

Crononutrición: por qué es importante respetar las horas y el número de comidas - EL ESPAÑOL
Crononutrición: por qué es importante respetar las horas y el número de comidas - EL ESPAÑOL

Según informa Roberto Méndez en EL ESPAÑOL, a pesar de que algunos expertos habían desechado la idea de que la forma y la hora de comer determinados alimentos no tiene influencia alguna en nuestro metabolismo, algunas investigaciones sugieren que podríamos estar equivocados. Aunque controlar de forma estricta la hora del día en la que comemos no es algo que pueda suponer una gran diferencia, sí podría servir para mejorar el estado de salud de algunos pacientes o para ayudar a mejorar a algunos individuos en sus objetivos deportivos.

Así lo ha sugerido Álvaro Campillo, cirujano general y digestivo del Hospital General Universitario Morales Meseguer de Murcia en su charla durante el primer Congreso de Nutrición y Salud Pública del ICNS. Según Campillo, "la hora sí importa".

Qué es la crononutrición

La crononutrición es la rama de la cronobiología que explica la significativa y estrecha relación que existe entre los ritmos circadianos y los horarios de las comidas. Esta rama no defiende la necesidad de comer más o menos veces al día, pues el número de comidas no ha demostrado acelerar o ralentizar el metabolismo. 

Los ritmos circadianos establecen la producción y liberación de determinadas hormonas según la hora del día y los cambios ambientales. Dichas hormonas también tienen una gran influencia en el metabolismo.

Si se lleva a cabo un horario de comidas inusual, como el que establecen aquellos individuos con un horario por turnos, se pueden producir perjuicios tales como intolerancia a los carbohidratos, alteración de los ritmos del cortisol -la hormona del estrés-, alteración de los ritmos de la temperatura -perjudicando la pérdida de peso-, una menor oxidación de carbohidratos, y un menor gasto energético en reposo.

Sigue leyendo este artículo completo en EL ESPAÑOL

Más información en vídeos 
Comentarios