Miércoles 15.08.2018

Comparsa a La Manada: 'Después de esquivar la cornada, celebro cada semana que sigo viva'

La comparsa Las Irrepetibles denuncian la culpabilización de las mujeres víctimas de acoso o violencia sexual con un pasodoble en el que insiste en que no puede ser ella la que sea vigilada

Comparsa a La Manada: 'Después de esquivar la cornada, celebro cada semana que sigo viva'
Comparsa a La Manada: 'Después de esquivar la cornada, celebro cada semana que sigo viva'

Según informa EL ESPAÑOL, las chirigotas de Cádiz se caracterizan por hacer un buen repaso a la actualidad. Pero en este caso, la comparsa de Las Irrepetibles ha apostado por ensalzar el valor de la víctima de La Manada, que denunció una violación grupal en los Sanfermines del año 2016, y denunciar que se la juzgue por celebrar que sigue viva.

El forma de pasodoble, Las Irrepetibles hacen un alegato en favor de una víctima sobre la que una de las defensas presento el informe de un detective en el que se aseguraba que salía con los amigos, estaba activa en las redes sociales y llevaba una vida normal.

"Yo se lo firmo, si usted lo pide, no necesita más detectives. Y después de esquivar la  cornada de aquella manada, salgo y celebro cada semana que sigo viva", insisten.

Pero no solo quieren defender el derecho de esta víctima a seguir viviendo tras sufrir lo que denunció, sino también el de todas las mujeres víctimas a no ser juzgadas.

"Si es por trabajar a nadie le importa / que salga de noche y en falda corta. / Pero si me arreglo para ir de fiesta, / para ir de fiesta soy una golfa".

LA LETRA

Hoy me confieso sabiendo que habrá gente que no entienda.

Hoy me confieso que no soy una monja ni estoy muerta.

Porque llega el jueves y voy sonriéndole al fin de semana

Un chaleco mono, los labios rojos y una minifalda.

Dejo atrás el uniforme

y despertar de madrugada.

Si es por trabajar a nadie le importa

que salga de noche y en falda corta.

Pero si me arreglo para ir de fiesta,

para ir de fiesta soy una golfa.

Dos me tomé dos copas después del cine,

cena con amigos y luego fuimos a bailar,

bailar y no paré de reírme.

No, no soy yo quien merece que me condenen,

me encierren y me vigilen.

Yo se lo firmo, si usted lo pide,

no necesita más detectives.

Que aquel día pensaba que me moría

y después de esquivar las cornadas de aquella manada,

salgo y celebro cada semana

que sigo viva.

Más información en vídeos 
Comentarios