Sábado 25.05.2019

Científicos crean un innovador bio-pegamento para reparar corazones rotos

Detiene en menos de 30 segundos el sangrado incontrolable después de sufrir un trauma o cirugía. El gel adhesivo está compuesto en gran parte de agua y gelatina

Científicos crean un innovador bio-pegamento para reparar corazones rotos
Científicos crean un innovador bio-pegamento para reparar corazones rotos

Según recoge Informativos Telecinco, científicos chinos han desarrollado un bio-pegamento que se activa con luz ultravioleta  y es capaz de sanar un corazón dañado deteniendo el sangrado incontrolable después de sufrir un trauma o una cirugía, que actualmente es una de las principales causas de muerte, y que en el futuro podría aplicarse en procedimientos quirúrgicos.

Muy pocos materiales no tóxicos son capaces de sellar las lesiones de arterias y corazón porque el adhesivo debe ser suficientemente fuerte para resistir la alta presión sanguínea y el movimiento del bombeo del corazón.  Sin embargo, un equipo de investigadores de la Universidad de Zhejiang, en Hangzhou (China) ha diseñado este nuevo y revolucionario gel adhesivo, según informa ‘Independent’.

“Ningún producto clínico puede detener el sangrado cardíaco de manera tan rápida y eficiente”, ha explicado el jefe de los investigadores, Hogwei Oyang, a la revista ‘New Scientist’. La clave está en la capacidad del gel de imitar la composición de la denominada matriz extracelular, una red de proteínas que se afianza rápidamente cuando es expuesta a la luz ultravioleta.

En los experimentos preliminares, los científicos comprobaron que su sistema era apto para sellar heridas en el hígado de cerdo. Pruebas posteriores en el corazón de dicho animal demostraron que la sustancia es capaz de detener el sangrado en menos de 30 segundos.  Una vez sanadas las heridas, el pegamento, que imita los tejidos humanos blandos, es absorbido de forma natural por el cuerpo, por lo que no hay necesidad de puntos de sutura.

El gel está compuesto en gran parte de agua y gelatina. Al activarse con luz ultravioleta sella rápidamente como si fuera una goma impermeable, suficientemente fuerte como para soportar altas presiones. Los científicos creen que podría incluso usarse en presiones “significativamente más altas” que en la mayoría de los entornos clínicos.

Aunque los científicos estiman que el procedimiento podría replicarse en humanos, subrayan que aún se necesitan estudios adicionales para confirmar su seguridad.

Más información en vídeos 
Comentarios