Lunes 24.09.2018

Bezos, de apellido español y dueño de Amazon, el más rico de la Historia en 10 claves

Tiene una fortuna de 106.000 millones de dólares. Entre sus secretos está no distraerse con el móvil, elegir una mujer hábil e imaginarse a los 80

Bezos, de apellido español y dueño de Amazon, el más rico de la Historia en 10 claves
Bezos, de apellido español y dueño de Amazon, el más rico de la Historia en 10 claves

Según informa José Gallego Espina en EL ESPAÑOL, a estas alturas, probablemente ya habrá escuchado que Jeff Bezos, ese empresario estadounidense de apellido español que fundó Amazon hace dos décadas, se ha convertido no sólo en el hombre más rico del mundo, sino en la persona más adinerada de la Historia de la humanidad. En lo que quizá no haya reparado es en que usted, -sí, usted-, podría haberle seguido los pasos si hace 20 años hubiera elegido su filosofía de vida y se hubiera atrevido a lanzarse a la aventura financiera, confiando en un joven visionario que pretendía crear una librería virtual del tamaño del río Amazonas.

Como es conocido, aquel proyecto desbordó la literatura online y acabó convirtiéndose en un enorme bazar abierto las 24 horas al día. Pero volvamos a los inicios. Por un momento, imagínese que el día en que Bezos sacó a bolsa su empresa, usted se hubiera animado a invertir aproximadamente un millón de pesetas, o digamos 5.000 dólares. Aquel 16 de mayo de 1997, las acciones de Amazon irrumpieron en el mercado a un precio de 18 dólares. Hoy valen 1.276 cada una, por lo que aplicando las revalorizaciones y los intereses acumulados, esa inversión equivaldría a más de dos millones de dólares actuales.

No se lamente. No es el único que no auguró hasta dónde llegaría aquel incipiente minorista en línea, hoy convertido en un magnate cuya marca está presente en la rutina de medio mundo. Sin ir más lejos, en EEUU es imposible imaginarse la vida sin recurrir, una o varias veces al día, a alguno de los tentáculos de este emporio. Aquí ya resulta difícil no pasar por la caja de Bezos al leer una novela -en un Kindle-, ojear el Washington Post, ver una película o una serie del servicio Amazon Prime, hacer la compra en la cadena de supermercados orgánicos Whole Foods o, sencillamente, adquirir cualquier bien imaginable a través de su web para recibirlo, prácticamente en unas pocas horas, en casa.

Cuando nada de esto era predecible

Por supuesto, nada de esto era predecible en aquel 1997, cuando los medios ya llamaban la atención sobre el debut de Bezos en el parqué neoyorquino. Los Ángeles Times destacaba que, pese a las pérdidas que arrastraba la compañía, sus acciones habían subido cinco dólares y medio, hasta los 23,50, en sólo una sesión. Nada menos que un 31%.

Antes de aquel bautizo financiero, la joven empresa ya sumaba dos años de vida, tenía su sede en Seattle y aún no era rentable; es más, había perdido tres millones en el primer trimestre de aquel año, aunque sus ventas iban creciendo. Pese a estos datos económicos no del todo claros, la fortuna y el Nasdaq vieron futuro a la distribución de un catálogo de millones de libros por Internet e inyectaron combustible verde a aquel sueño.

Jeff y McKenzie fundaron Amazon juntos.

Ese dinero contribuyó al despegue de la marca. No hay que olvidar que Amazon nació en un garaje, como tantas otras experiencias de éxito empresarial en EEUU. Más de dos décadas después, Bezos es el hombre más rico del mundo y de la Historia de la humanidad, aunque por supuesto, más allá de los titulares, los expertos recalcan que resulta muy complicado comparar la riqueza de siglos pasados con la época actual.

Del Garaje a desbancar al Rey Salomón

La lista de desbancados por Bezos es larga. Un reciente estudio concluyó que un banquero de una dinastía de Hamburgo, Jacob Fugger, fue el hombre más rico de todos los tiempos. Sin embargo, otro análisis de Visual Capitalist y Texas Precious Metals lo colocaba por detrás del rey de Tombuctú y cerca de Guillermo el Conquistador. Todos ellos habrían quedado por detrás del CEO de Amazon.

Otros que ocuparon el Olimpo de los supuestos millonarios históricos, según Marketwatch, fueron Augusto, el primer emperador romano, hijo adoptivo de Julio César, quien controlaba gran parte de los estados más poderosos del mundo, incluido Egipto, que suponía el 25% del PIB mundial en aquel momento. En total, se estima que poseería 4,6 billones de dólares. Luego estáel Rey Salomón, de quien se dice que recibía unos 40.000 millones de dólares en oro cada año como tributo, lo que pudo llevar su fortuna a 2,2 billones.

En cualquier caso, equiparar estas fortunas puede resultar una tarea inexacta. Lo que es seguro es que, en la actualidad, Bezos se ha coronado en la lista de los millonarios. Según Bloomberg, este miércoles su fortuna llegó a los 106.000 millones de dólares, por encima de los 93.000 del fundador de Microsoft, Bill Gates.

Esta escalada se debe a que los títulos bursátiles que este empresario posee de su compañía, unos 80 millones, llevan más de 12 meses disparados, subiendo más de un 55% durante 2017, y casi un diez en lo que va de 2018. No obstante, estas mediciones tienen cierto peligro, ya que lo que la bolsa da, la bolsa lo puede quitar con una fluctuación de las acciones. En cualquier caso, de momento los mercados lo han catapultado a lo más alto, justo en la semana en que Jeff Bezos cumple 54 años.

A lo largo de este tiempo, Jeffrey Preston Bezos ha ido desvelando en diversas entrevistas la receta de su éxito, una fórmula que tiene sus particularidades. Aquí resumimos algunas de esas claves.

1. El ‘origen’ hispano-cubano

Aunque es estadounidense, a Bezos no le faltan países que gusten de atribuirse parte de sus raíces o de la de sus ancestros, como Cuba y España, aunque lo cierto es que no corre sangre hispana por las venas de este genio. Pese a ello, sí que ha recibido cierta influencia latina por parte de su padrastro, cuyos antepasados sí eran españoles, concretamente de Valladolid.

Su madre Jacklyn lo tuvo siendo una adolescente, con 17 años, aunque pronto se separó de su padre biológico. Dos años después, conoció a un ingeniero cubano, Miguel Ángel Bezos, en la Universidad de Nuevo México, un joven inmigrante que había llegado al país siendo un adolescente como refugiado, en 1962, dentro de la Operación Peter Pan, un plan organizado por el gobierno estadounidense y la Iglesia católica para sacar a 14.000 niños de la isla ante el temor de muchos padres de que fueran adoctrinados dentro del comunismo o enviados incluso a la Unión Soviética.

“En lo que a mí respecta, sólo tengo un padre y es él”, ha sostenido el empresario cada vez que se le ha preguntado sobre Miguel Bezos, que en 1968 lo adoptó legalmente, cediéndole su apellido. La ascendencia española llega a través del padre de Miguel, Salvador Bezos, un español procedente de Villafrechós, Valladolid, que emigró a Cuba en la primera mitad del siglo XX.

2. Elegir una esposa que te saque de la cárcel

A la hora de elegir compañera de aventura, siempre tuvo claro que quería a alguien con ingenio. “Quería una mujer que pudiera sacarme de una prisión del tercer mundo”, narraba en una entrevista. La afortunada fue MacKenzie Bezos, con la que lleva 24 años casado. Se conocieron en D.E. Shaw, la firma de inversiones financieras en la que Jeff trabajaba como vicepresidente antes de lanzarse a crear Amazon. La entrevistó para un puesto y, desde entonces, forman un equipo.

Sigue leyendo el reportaje en EL ESPAÑOL

Más información en vídeos 
Comentarios