miércoles 13.11.2019

Así vive 'El Canuto', el patriarca polígamo que somete a su prole de 36 hijos y 3 mujeres con una vara

Los servicios sociales, con apoyo de la Guardia Civil, le ha retirado esta semana a 13 hijos menores por riesgo para su integridad. Otras dos hijas menores se fugaron por supuestos abusos sexuales del padre

Juanico 'El Canuto' y parte de su familia - EFE/PEPE TORRES
Juanico 'El Canuto' y parte de su familia - EFE/PEPE TORRES

Según informa Eduardo del Campo en EL ESPAÑOL, la miseria, la ignorancia y el abuso de la tremenda España negra persisten en una casa-cueva del barrio de Montual, horadada en la ladera de la cárcava que domina el pueblo de Marchal, en Granada. Aquí en la zona alta del barranco, en una posición tan marginal como estratégica para controlar el territorio, Juan Manuel Heredia Heredia, más conocido como Juan o ‘Juanico El Canuto’,de 61 años, gitano, ha fundado y controlado a su prole: 36 hijos y tres madres, que viven juntas a las órdenes del jefe del clan. De los 36 hijos, dos murieron. Este patriarca polígamo se dio a conocer cuando en 2008 apareció en televisión contando sin empacho que a su mujer más joven se la llevó a la cueva cuando ella tenía 12 años y que él no había trabajado jamás.

Diez años después ha vuelto a las noticias al conocerse que este martes los servicios sociales de la Junta de Andalucía, apoyados por un despliegue de 40 guardias civiles armados que bloquearon todas las salidas del pueblo, le ha retirado la tutela de 13 hijos menores de edad de entre tres y 15 años, al entender que están desatendidos y que su integridad corre peligro si siguen viviendo bajo su mando, a su juicio dictatorial. La cifra de hijos retirados se eleva a 15 porque otras dos hijas adolescentes se fugaron el año pasado de la casa-cueva del patriarca y están también bajo la protección de la administración andaluza. Al menos una denunció que su padre había abusado sexualmente de ella, un caso, como informa Granada Hoy, que instruye el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 2 de la vecina Guadix.

Juan Manuel Heredia se defendió el miércoles diciendo, en declaraciones a la agencia Efe, que la Junta ha cometido un “secuestro”, que le acusan con “calumnias” y que la prueba de que sus hijos no están abandonados es que se encuentran escolarizados con normalidad en el colegio rural de Marchal (de donde la Guardia Civil se llevó el martes a 7) y en la escuela-hogar Divina Infantita de Guadix (de allí se llevaron a otros cuatro mayores que viven allí entre semana). El padre entregó el miércoles sin oponer resistencia a otros dos hijos menores que estaban en la vivienda.

El jueves por la tarde EL ESPAÑOL sube hasta la entrada de su feudo en busca del hombre que podría encarnar la peor cara, el arquetipo más primitivo, del patriarcado machista contra el que gran parte de la sociedad española se ha movilizado en las protestas feministas de este año. El caudillo doméstico que según el informe del Servicio de Protección del Menor que justifica la intervención de las autoridades públicas tiene “sometidos” a sus familiares, y en especial a las hembras, a las que impide actuar con autonomía.

Amenazas, humillaciones y maltrato

Existe “una comunicación unidireccional y autoritaria y una relación de sometimiento y dependencia conductual y emocional de todos los miembros” respecto a Juan Manuel, que ejerce su “control disciplinario” “empleando amenazas, humillaciones y supuesto maltrato físico”. Además, “privilegia, proporciona atenciones y trata con condescendencia a aquellos miembros que se someten a su perversa disciplina, no lo contradicen y lo defienden”. “También hay una clara diferencia en función del sexo, discriminando a las mujeres y niñas”, añade el informe de los servicios sociales del que informaban este viernes Granada Hoy y El País.

Sigue leyendo este reportaje competo en EL ESPAÑOL

Más información en vídeos 
Comentarios