lunes 21/6/21

Así diseñé el chalet de Pablo Iglesias con materiales usados: habla el arquitecto José Ignacio Rubio

"No es comparable con otras casas como Villa Meona, la de Miguel Boyer e Isabel Preysler. Esa tenía como doce cuartos de baño; esta, dos"

Así diseñé el chalet de Pablo Iglesias con materiales usados: habla el arquitecto José Ignacio Rubio - EL ESPAÑOL
Así diseñé el chalet de Pablo Iglesias con materiales usados: habla el arquitecto José Ignacio Rubio - EL ESPAÑOL

Según informa Marta Espartero en EL ESPAÑOLJosé Ignacio Rubio sonríe mientras habla. Este arquitecto madrileño, residente en Murcia, colorea las palabras -bien medidas, calibradas- que utiliza en su conversación con EL ESPAÑOL, la primera en un medio nacional, para diseccionar el chalet más famoso de España. Su parcela, la piscina, los materiales utilizados. Los detalles de esta vivienda unifamiliar de La Navata -en Galapagar, a media hora en coche de Madrid- son parte de la conversación nacional. Nunca se comentó tanto el diseño de una casa. Más ahora, tras el espaldarazo recibido en la consulta de Podemos.

Rubio guarda un grato recuerdo del ahora hogar de Pablo Iglesias e Irene Montero: era primerizo cuando recibió el encargo de parte de los antiguos propietarios. Graduado en Arquitectura en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid en 1998, este proyecto fue su estreno como arquitecto autónomo. Antes, había trabajado con diversas empresas como colaborador.

Fue así como llegó a sus manos el proyecto de una vivienda unifamiliar rústica en La Navata. Un parcela enorme, a orillas del Parque Natural de la Cuenca Alta del Guadarrama. Verde, verde y más verde. Una pareja dispuesta a escuchar, a dejarse aconsejar. Pero con una idea fija: una vivienda de una única planta. Eran los primeros instantes del siglo XXI. Año 2001.

—¿Cómo recibió el encargo de este proyecto?

—Yo colaboraba con una empresa constructora de Madrid. Me contactaron a través de ellos. Me acuerdo bien porque me hizo mucha ilusión al ser el primer proyecto que tuve como arquitecto autónomo. Vinieron con el típico dibujo de la casa, la típica caja de zapatos simplona. En seguida hice un proyecto distinto, más innovador. Arriesgué bastante en la propuesta y me sorprendió que, ya desde la primera reunión, les cuadró muchísimo a los clientes.

Sigue leyendo este artículo completo en EL ESPAÑO

Comentarios