martes 24/11/20

Alina, la joven agente inmobiliaria degollada y tirada a un contenedor por su novio

34 años. Deja dos hijos menores
Alina, la joven agente inmobiliaria degollada y tirada a un contenedor por su novio - El Español
Alina, la joven agente inmobiliaria degollada y tirada a un contenedor por su novio - El Español

Según informa Marina Ochoa en El Español, cada vez que discutían, Arthur, un exmarine, compraba el perdón de Alina con flores. Ramos y ramos llegaban a la casa que ambos compartían, desde hace poco más de dos años, en Moraira (Alicante). Esta pequeña localidad costera está copada por habitantes de distintos puntos de Europa aunque, sobre todo, de británicos, alemanes, holandeses y rumanos. Así, Arthur, un exmarine procedente de Holanda, abrió Brilliant Real State, una inmobiliaria con atención personalizada a los europeos establecidos en Moraira.

Pronto comenzó su relación con Alina, una joven rumana, 25 años menor que él. Pero la relación no tardó en torcerse. La mujer denunció a Arthur -de 59 años- por malos tratos. Fue el pasado verano, cuando un vecino oyó como Alina pedía auxilio de forma desesperada. A Arthur le pusieron una orden de alejamiento -que ya había caducado-. Pero, a pesar de todo, Alina siguió a su lado. Él la llevó flores el pasado 14 de febrero. Dos días después, discutieron en la inmobiliaria. Alina fue encontrada degollada en un contenedor a pocos kilómetros de su casa. Allí la había tirado Arthur, de una manera despreciable. La mujer deja un hijo de catorce años

Orden de alejamiento 

El pasado 18 de febrero, Arthur K., un holandés de 59 años, se presentó en la comandancia de la Guardia Civil de Moraira (Alicante). Hasta allí acudió con una idea clara y entre sollozos. Ya lo había hablado con un amigo. Confesó que había asesinado a su prometida, de 34 años, durante una discusión en la inmobiliaria que ambos regentaban. Lo hizo con un cuchillo de cocina y ella intentó resistirse. Así lo muestran las heridas de defensa que Alina tenía en su cuerpo. La mujer fue encontrada en un contenedor de una urbanización de casas bajas, cerca del centro de Moraira. Estaba vestida de fiesta y con varias puñaladas por todo el cuerpo. Aunque la mortal fue la del cuello. 

Una vez muerta, Arthur envolvió el cuerpo con un edredón nórdico, lo ató con un par de cuerdas y lo sacó de casa de madrugada. Lo llevó hasta su coche y se dirigió hasta la urbanización El Tesoro. Allí la encontraron los servicios de limpieza, quienes avisaron a la Policía. No fue fácil identificar a Alina. Pero cuando Arthur se presentó en la comisaría, los agentes ya le seguían la pista. 

Sigue leyendo este artículo completo en El Español

Más información en vídeos 
Comentarios