lunes 11.11.2019

Cinco alimentos de toda la vida tan saludables como las semillas de chía (y más baratos)

Las semillas de chía son uno de los alimentos que más han aparecido en redes sociales en los últimos años. Se les ha considerado 'superalimentos', pero no son imprescindibles para una dieta sana

Cinco alimentos de toda la vida tan saludables como las semillas de chía (y más baratos)
Cinco alimentos de toda la vida tan saludables como las semillas de chía (y más baratos)

Un artículo de J.R.R. publicado en EL ESPAÑOL

Las propiedades 'especiales' de la chía

Las semillas de chía son unos diminutos alimentos que se suelen sumergir en líquidos tales como la leche o el zumo. En contacto con estos medios, adquieren una textura gelificada que permite comerlas con una cuchara. Desde hace unos años, las semillas de chía protagonizan desayunos, meriendas y snacks saludables o healthy, como se escribiría en Instagram. Precisamente, esta red social es una de las principales culpables de la fiebre de la semilla de chía.

De todas formas, este alimento cuenta con unos buenos atributos. La chía cuenta con aceites vegetales saludables y, entre ellos, destaca su contenido en ácidos grasos omega-3. Sin embargo, las bondades de la chía continúan: cuenta con antioxidantes, una buena proporción de proteínas y de fibra y, además, es fuente de vitaminas del grupo B y de minerales como el calcio y el hierro. Sin embargo, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) explica en su página web que exceder los 10 gramos de chía al día puede ser contraproducente. Su alto contenido en fibra puede provocar un exceso de este componente que, a su vez, dificulte la absorción de ciertos nutrientes.

Por esta razón, muchos usuarios de internet coronaron a estos granos con el título de superalimento. Un concepto polémico donde los haya. Primero, porque la definición de superalimento no existe y, por tanto, otorgar esta calificación a un producto puede considerarse arbitrario. Además, estos alimentos se publicitan como contenedores de los principales elementos necesarios para mantener una buena salud. En cualquier caso, consumirlos no puede ser excusa para no seguir una dieta saludable a base de alimentos naturales.

Las nueces

Algunos de los alimentos que se combinan como semillas de chía suelen ser los yogures y las ensaladas. De esa manera, se aporta un valor añadido a estos alimentos. Las nueces pueden cumplir una función similar al ser unos frutos secos que combinan bien en estos producto y, además, contienen propiedades propias.

En concreto, las nueces aportan una mayor cantidad de ácidos grasos omega-3 que la chía, tal y como se explica en este artículo de EL ESPAÑOL. Además, las nueces también son fuente de proteínas vegetales y de fibra. En contra de la creencia popular, se ha demostrado en varias ocasiones que los frutos secos no se asocian a la ganancia de peso.

Las acelgas

Aunque no se encuentra entre las hortalizas más populares, las acelgas cuentan con un valor nutricional alto. Son bajas en calorías, cuentan con 41 calorías por cada 100 gramos. Pueden guisarse y, también, utilizarse como base para ensaladas. Al igual que las semillas de chía, se tratan de un alimento sencillo con grandes propiedades.

Las acelgas tienen un buen contenido en proteínas vegetales y fibra. Además, se consideran fuente de varios minerales tales como el yodo, el hierro y el potasio, aportando, prácticamente, la mitad de las cantidades diarias recomendadas en 100 gramos.

Las alubias

Las semillas de chía y las alubias comparten varias características comunes. Una de ellas es su elevado contenido calórico: 100 gramos de chía (una ración no recomendada por la OCU) suponen cerca de 500 calorías; por su parte, 100 gramos de alubias suponen 350 calorías. El consumo de legumbres, por su parte, se recomienda que se haga 3 veces a la semana.

El contenido en fibra y en proteínas de ambos alimentos también es similar. Las alubias contienen más proteínas y la chía, más fibra. La diferencia entre ambas radica en que las alubias no contienen apenas grasas y, por tanto, tampoco tienen omega-3.

Los arándanos

Estas pequeñas frutas pueden utilizarse, al igual que la chía, como complemento en yogures y en ensaladas. Los arándanos, en este sentido, pueden aportar un interesante valor a dichas comidas. Además, esta fruta tiene un contenido más reducido en calorías que las semillas de chía.

Los arándanos se han popularizado en los últimos años de la mano de los médicos. Según ellos, su consumo frecuente tiene la capacidad de evitar infecciones en zonas del cuerpo tales como el aparato urinario. Los arándanos son frutas con un alto contenido en antioxidantes.

El queso de Burgos

Por último, el queso de Burgos puede sustituir a la chía en ensaladas. Al ser un queso fresco tiene menos calorías que estas semillas. Concretamente, el queso de Burgos contiene 175 calorías por cada 100 gramos de producto. De todas forma, este queso tiene ciertas características similares a las semillas de chía.

Al igual que ellas, el queso de Burgos es una fuente de proteínas y, en este caso, de origen animal. Por lo tanto, se tratan de unas proteínas de mayor calidad al contener un mayor número de aminoácidos esenciales, necesarios para la salud y que no produce el propio cuerpo. Además, los quesos, al igual que la chía, son fuente de calcio.

Más información en vídeos 
Comentarios