lunes 22.07.2019

Alertan del aumento de los casos de ebriorexia: el problema de salud que aumenta en jóvenes

La ebriorexia es la unión de la anorexia y el alcoholismo, y los especialistas alertan del aumento de los casos en jóvenes y su peligrosidad

Alertan del aumento de los casos de ebriorexia: el problema de salud que aumenta en jóvenes - PIXABAY
Alertan del aumento de los casos de ebriorexia: el problema de salud que aumenta en jóvenes - PIXABAY

Según recoge Informativos Telecinco, la anorexia y el consumo de alcohol son dos de los problemas más frecuentes entre los jóvenes. Se habla de ellos por separado pero, ¿estos problemas pueden juntarse? la respuesta es sí, se trata de la ebriorexia, un término no médico que consiste en reducir el consumo de alimentos para aumentar el de alcohol y así compensar las calorías. 

La Asociación Americana de Trastornos de la Alimentación define a la ebriorexia como comportamientos que incluyen: reemplazar el consumo de alimentos con un consumo excesivo de alcohol o consumir alimentos junto con cantidades suficientes de alcohol para inducir el vómito como método de purga y entumecimiento.

La ebriorexia afecta tanto a hombres como a mujeres jóvenes, comienzan a padecerla por el miedo a aumentar de peso por consumir alcohol. Estas personas piensan que con las calorías del alcohol sustituyen las de la comida que no ingirieron. Sin embargo, las bebidas alcohólicas no tienen ningún valor nutricional, ingieren "calorías vacías". Además, muchas utilizan el alcohol como facilitador del vómito o para ayudar a controlar la ansiedad de comer. 

Estos son algunos de los síntomas de la ebriorexia según el portal psicología online:

  • Tener mucha hambre por el día
  • Beber en exceso por la noche
  • Afectación y posible aparición de trastornos del estado de ánimo por el consumo de alcohol
  • A pesar de encontrarse mal, continuar bebiendo para mantenerse intoxicado o ausente
  • Caries dental: si se bebe con el estómago vacío, la persona se emborracha más rápido, pudiendo vomitar. Si esto ocurre de manera regular, el ácido del estómago comenzará a dañar los dientes.
  • Cambios en la conducta: puede aumentar la inestabilidad del estado de ánimo, especialmente el mal humor y síntomas depresivos.

Más información en vídeos 
Comentarios