lunes 18/10/21

Un médico de un hospital dibuja el panorama de las próximas semanas: peor que malo

Carlos Velayos explica lo que viene por delante
La mayoría de los jóvenes españoles teme por su futuro y su trabajo tras la pandemia
Un médico de un hospital dibuja el panorama de las próximas semanas: peor que malo

Según recoge el HuffPost, la salida de las navidades ha ido acompañado de un aumento de casos que han tenido en esta semana su disparadero final. El miércoles se marcó un nuevo récord de contagios con respecto al día anterior y este jueves, la incidencia ha vuelto a superar ampliamente los 500 casos y va directa a sobrepasar el anterior máximo (529,43), de primeros de noviembre.

Aunque prácticamente todas las comunidades están en claro descontrol, hay unas que están peor que otras. Extremadura, Cataluña, Murcia, Baleares, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana o Madrid son algunas de las más perjudicadas. 

Como lleva ocurriendo toda la pandemia, este aumento de casos descontrolado va a repercutir en un mayor número de ingresos hospitalarios, con sus posteriores traslados a UCI’s y fallecimientos. Si el número de pacientes es excesivo, se producirá un colapso hospitalario que ya empieza a vislumbrarse.

Carlos Velayos, médico intensivista del hospital de Fuenlabrada (Madrid) ha visualizado en su cuenta de Twitter cómo van a ser las próximas semanas. Spoiler: no son buenas noticias. 

El doctor cuenta que este miércoles se detectaron en su hospital más de 20 ingresos por coronavirus (superando los 400 en todo Madrid) con porcentajes de positividad en los test muy altos. “Esta ola se va a parecer más a la primera que a la segunda y partiendo de peor situación”, ha advertido.

Velayos ha echado cuentas: con que haya tres días de 400 ingresados diarios se llenarían las mil camas del hospital Isabel Zendal en cuestión de días. “Aún así, ese no es el problema principal con el que vamos a tener que lidiar”, ha asegurado. 

Lo peor llegará, tal y como ha dicho, cuando el 10% de los pacientes ingresados necesiten ventilación mecánica. Sucederá después de algo más de una semana. 

“Todo apunta a que vamos a tener otra vez una avalancha de pacientes críticos y se va a colapsar la capacidad de UCIs convencionales y extendidas. ¿Como en marzo?”, ha proseguido. 

Para tratar de adelantarse, los hospitales madrileños están empezando a planificar medidas. Una de ellas es la de ampliar, todavía más, la capacidad de las UCIs para ingresar un mayor número de pacientes críticos. 

El sanitario ha comentado que en su hospital ya han tenido una reunión en la que han barajado en torres de quirófano como ventiladores y en planes de elasticidad y contingencia. ”¿Revivimos la pesadilla?”, ha preguntado.

“Y, aunque, esas anunciadas 50 camas de UCI del Zendal fueran verdad (en realidad hay 5-6 funcionando de las teóricas 16 de UCI y 32 de intermedios) poco podrían aliviar la presión de los 30 hospitales de Madrid (1500 pacientes críticos simultáneos tuvimos en la 1ª ola)”, ha proseguido en su hilo de Twitter..

El intensivista ha recordado que si no hay camas de UCI libres habrá que volver a suspender cirugías programadas y los hospitales quedarán únicamente para tratar a pacientes con coronavirus. 

“Se suspenderán consultas y el resto de patologías serán postpuestas o atendidas de forma precaria. ¿Recordáis la película”, ha comentado. 

Además, ha incidido en que en marzo se frenó la ola con un confinamiento, por momentos estrictos, que se va a tratar de evitar a toda costa por el bien de la economía que se pretende salvar. 

“Lo mismo sin medidas enérgicas y sin confinamiento está tercera ola es peor y más larga que la primera”, ha sentenciado.

El intensivista también ha mirado al exterior y ha mencionado qué país está en una situación similar a la de Italia en febrero: “Si en marzo nuestro espejo por adelantado fue Italia (y no hicimos caso hasta que fue demasiado tarde), ahora nuestro espejo puede ser Reino Unido (y parece que tampoco vamos a hacer caso). Ya sabéis, salvemos la economía como slogan...”.

“Pero os digo una cosa: la economía es el síntoma y el virus es la causa”, ha reflexionado. Él, como médico, ha asegurado que desde su experiencia saben que lo fundamental es tratar la causa y que con eso mejoran los síntomas.

“Nunca tratando el síntoma va a mejorar la causa y la enfermedad sigue avanzando y el paciente empeorando”, ha advertido.

Para él, hay dos opciones claras: o intentar controlar el virus mediante un confinamiento y seguir con la vacunación a máxima velocidad o seguir perdiendo el tiempo, ya que el confinamiento va a ser necesario. 

“Y si retrasar la administración de un antibiótico empeora el pronóstico, nuestro objetivo es administrarlo lo antes posible Pues recordemos que retrasar la toma de medidas de confinamiento empeora los resultados y hace que fallezcan muchas más personas”, ha señalado Velayos.

Además, ha concluido con una última reflexión: “La Consejería de Sanidad pretende que los traslados al Zendal permitan continuar con la actividad normal, pero ellos viven al margen de la realidad”.

Comentarios