viernes 16/4/21

Crean una novedosa mascarilla eléctrica a pilas que mata las partículas de coronavirus

Hace pasar el aire a través de una malla de cobre calentada a 90ºC
Crean una novedosa mascarilla eléctrica a pilas que mata las partículas de coronavirus
Crean una novedosa mascarilla eléctrica a pilas que mata las partículas de coronavirus

Según recoge Informativos Telecinco, una nueva mascarilla eléctrica promete matar las partículas de coronavirus al hacer pasar el aire a través de una fina malla de cobre calentada a 90º C. Ese metal caliente estaría rodeado de neopreno aislante para permitir su uso sin peligro. El concepto, desarrollado por el Instituto de Tecnología de Massachussets (EEUU), funciona con pilas y, si llega a comercializarse, probablemente será mucho más caro que una mascarilla de tela, quirúrgica o N95.

Esta máscara térmica sería ideal para situaciones en las que el riesgo de exposición viral fuera alto, como en un entorno de atención médica o en el transporte público abarrotado. Además, no sería necesario desecharla ni esterilizarla después de su uso. Los investigadores, que han solicitado una patente sobre el diseño de la máscara, han comenzado a construir prototipos en los que realizar pruebas físicas.

La gran mayoría de las mascarillas actuales funcionan filtrando partículas por tamaño o carga eléctrica", explicó el autor del artículo que presenta el concepto e ingeniero químico Samuel Faucher. "Este es un concepto de mascarilla completamente nuevo en el sentido de que no bloquea principalmente el virus", agregó el autor principal y compañero ingeniero químico Michael Strano: "De hecho, permite que el virus pase a través de la máscara, pero lo ralentiza e inactiva".

En su estudio, los investigadores crearon modelos matemáticos para determinar el rango de temperatura óptimo que la malla deberá alcanzar para inactivar térmicamente las partículas de coronavirus a medida que se inhalan o salen de la máscara. Determinaron que una temperatura de alrededor de 90º C puede reducir la concentración viral en el aire entre un factor de mil y un millón, dependiendo del tamaño de la máscara.

Esta temperatura se puede lograr haciendo correr una corriente eléctrica a través de la malla, que está hecha de alambre de cobre de 0,1 milímetro de espesor, tomando energía de una batería de 9 voltios, que debería poder alimentar la máscara durante unas pocas horas cada vez.

El equipo también pudo mejorar la eficiencia de la máscara al crearla como un llamado 'reactor de flujo inverso', en el que inhalar y exhalar hace que el flujo de aire a través de la malla se invierta, pasando partículas virales a través de la malla muchas veces. El aire entra y sale por el exterior de la máscara por un lado, cerca de las orejas.

"Este diseño significa que puede usar una pequeña máscara, algo que se ajuste a su cara, pero el virus puede pasar mucho más tiempo desactivándose que sin el diseño del reactor de flujo inverso", dijo el profesor Strano. "Lo que mostramos es que es posible llevar algo en la cara que no sea demasiado incómodo, que de hecho puede permitirle respirar aire médicamente estéril", añadió.

“La perspectiva de poder respirar aire médicamente estéril y exhalar aire médicamente estéril, protegiendo a las personas que te rodean y protegiéndote a ti mismo, es solo el siguiente paso. Es mejor tecnología ', finalizó.

Comentarios