Mueren dos trabajadores atrapados al derrumbarse la azotea de un colegio

Otros dos trabajadores han resultado heridos
Mueren dos trabajadores atrapados al derrumbarse la azotea de un colegio
photo_camera Mueren dos trabajadores atrapados al derrumbarse la azotea de un colegio

Dos trabajadores han fallecido hoy a consecuencia del derrumbe de una parte del forjado de la azotea del colegio San Vicente Paúl de Gijón, que se desplomó sobre los cuatro operarios que hacían labores de mantenimiento en el techo de la planta inferior del inmueble y causó heridas leves a dos de ellos, mientras que sus compañeros quedaron atrapados bajo los escombros.

El siniestro se produjo poco después de las 11:30 cuando los trabajadores procedían a cambiar nueve metros de pladur del techo de una de las plantas del colegio, una obra que habían empezado a realizar el pasado el lunes y que contaban con terminar hoy mismo o el próximo viernes.

A la zona se desplazó todo el personal disponible del Parque de Bomberos de Gijón que inició las labores de desescombro para intentar localizar a los dos operarios desaparecidos, unas tareas que no dieron fruto hasta tres horas después del derrumbe cuando se logró hallar el primer cadáver.

Aunque el segundo trabajador fue localizado casi de forma simultánea, la gran cantidad de escombro caído hizo que hasta una hora y media después del primer hallazgo no se consiguiera acceder hasta el cuerpo del segundo trabajador sepultado para confirmar su fallecimiento.

En el Colegio San Vicente Paúl, situado en un edificio de tres plantas y sótano entre las calles Ezcurdia y Caridad, en el centro de Gijón, cursan sus estudios 690 alumnos que disfrutaban de sus vacaciones de Navidad y había sido sede de la Escuela de Comercio hasta que en 1916 fue adquirido por las Hijas de la Caridad para convertirlo en centro educativo y realizar diversas ampliaciones.

El centro concertado cuenta actualmente con seis unidades de Educación Infantil de 2º ciclo (de 3 a 6 años); doce de Educación Primaria (de 6 a 12 años) y diez de Educación Secundaria Obligatoria (de 12 a 16 años).

Tras conocer el accidente, que ha obligado a acordonar las calles donde se ubica el colegio, al lugar de los hechos se desplazaron el presidente del Principado, Adrián Barbón; la alcaldesa de Gijón, Ana González, y la consejera de Educación, Lydia Espina, que acompañaron a los familiares de las víctimas durante la tensa espera mientras se procedía a su búsqueda de los desaparecidos.

Según ha señalado la consejera, a la espera del informe técnico que elabore el Ayuntamiento de Gijón sobre la situación del edificio, la magnitud del derrumbe hará imposible retomar la actividad lectiva en el centro el próximo lunes como estaba previsto tras las vacaciones de Navidad por lo que las clases comenzarán a impartirse por el momento por vía telemática.

"Se había acumulado mucho peso encima de ellos y desgraciadamente los dos han muerto. Es terrible y difícil de entender que pasen estas desgracias", ha apuntado la alcaldesa de Gijón, que ha trasladado a las familias de las víctimas y a la comunidad educativa del centro "todo el afecto" de la ciudad.

En la misma línea se ha expresado el presidente asturiano en unos momentos que ha calificado de "terribles" y en los que "no hay palabras" ante una tragedia de este tipo y ha pedido que, a partir de ahora, "quien proceda, que explique lo sucedido".

Por su parte, el responsable de Salud Laboral de CCOO-Asturias, Gerardo Argüelles, ha señalado que el deficiente estado de conservación de ciertos edificios "es un riesgo permanente y que, más allá de revisiones en lo que a primera vista se detecta, hay que ver todos los daños estructurales que pudiera haber ya que son los más peligrosos pueden llevar a tragedias.

Con este siniestro se elevan al menos a doce las víctimas de derrumbes similares ocurridos en Asturias desde 1999 mientras que, a nivel nacional, dieciocho personas han fallecido en accidentes de este tipo en los últimos cinco años.

Comentarios