domingo 23/1/22

Asesinada a cuchilladas una joven de 30 años a manos de su pareja en su vivienda

El presunto autor de este nuevo crimen machista, que ya está detenido, intentó suicidarse el viernes por la noche, pero no confesó el crimen
Asesinada a cuchilladas una joven de 30 años a manos de su pareja en su vivienda, Policía Nacional, agentes, asesinato, cadáver, crimen, 
Asesinada a cuchilladas una joven de 30 años a manos de su pareja en su vivienda

Una joven de 30 años ha sido encontrada asesinada esta mañana presuntamente por su pareja de varias cuchilladas en el domicilio que compartían, en el barrio de l’Eixample, en València. El presunto autor del crimen ya está detenido tras haberse lesionado cuando trataba de escapar del edificio por el deslunado, aunque no confesó inicialmente el asesinato, lo que ha retrasado en 24 horas el hallazgo del cuerpo.

El cadáver de Cristina Blanch, de 30 años, ha sido encontrado esta mañana por su madre y otros familiares, sobre las 9.30 horas, en su domicilio, en el número 33 de la calle Conde de Altea, en una de las zonas de mayor poder adquisitivo de la ciudad. 

El cuerpo sin vida estaba en el dormitorio principal, caído junto a la cama y, a tenor de la escena, la chica luchó denodadamente con su agresor, que empleó dos cuchillos de cocina, uno panero, de sierra, y el otro, un cebollero. Ambas armas, ensangrentadas, estaban en el suelo del dormitorio y han sido recuperadas por los especialistas de Policía Científica.

Una hermana de Cristina había denunciado su desaparición a las cuatro de esta madrugada en una comisaría de Madrid después de que la chica no diera señales de vida y no respondiese a ninguna llamada desde al menos el viernes por la mañana.

Según la información a la que ha tenido acceso Levante-EMV, diario que pertenece a este grupo, Prensa Ibérica, no había denuncias previas entre la pareja, lo que no indica que no hubiera violencia y maltrato antes del asesinato de esta mañana. De hecho, la mayor parte de las víctimas de violencia machista asesinadas no habían denunciado nunca a su agresor.

De acuerdo las primeras informaciones, el presunto asesino, Alberto L. H., de 35 años y abogado experto en procesos concursales, fue encontrado herido leve a las 9.00 horas de ayer por los trabajadores de un restaurante italiano contiguo al portal. El individuo les dijo que era vecino de la finca y que se había caído al patio interior cuando trataba de bajar por las tuberías de desagüe para robar en el restaurante, por lo que los empleados alertaron a la Policía Nacional, que lo arrestaron por robo con fuerza.

Los investigadores del grupo de Homicidios, que se han hecho cargo de la investigación, sospechan que su intención era huir a través del deslunado para evitar salir por la puerta principal, donde podría haber sido visto por algún vecino y grabado por las cámaras de seguridad. Todo apunta a que planificó esa huida en un intento por hacer creer que Cristina había sido asesinada por un ladrón en su ausencia, pero la caída al resbalarse lo dejó herido y atrapado, y ha acabado siendo el eje de su incriminación.

De hecho, pese a lo que había hecho, no dijo una sola palabra de Cristina. Así, tras ser llevado al complejo policial de Zapadores como detenido, se le tomó declaración y lo dejaron en libertad, dada la escasa relevancia del delito. Sin embargo, como estaba herido, lo trasladaron al hospital.

La alarma ha saltado esta mañana, cuando la madre de Cristina acudió al piso para ver si le pasaba algo, después de que su hermana denunciase la desaparición. Fue en el momento de encontrarla acuchillada cuando la Policía ató cabos y acudió al hospital, en el que seguía ingresado en observación el presunto asesino machista.

A partir de ese momento, se le leyeron los derechos por un delito de asesinato en el marco de un caso de violencia de género, y ahora permanece custodiado en ese centro hospitalario, a la espera de que los médicos le den el alta para llevarlo a un calabozo.

Un coche patrulla de la Policía Nacional se ha desplazado al lugar y ha comprobado que la mujer estaba apuñalada y que no tenía pulso. Aún así, los agentes han reclamado ayuda médica urgente, lo que ha hecho que el Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU) de Sanidad haya desplazado una ambulancia del SAMU al lugar.

Sin embargo, el equipo médico solo ha podido certificar la muerte de la joven, lo que ha puesto en marcha el protocolo de crímenes machistas, con el aviso a la juez de guardia de Violencia sobre la Mujer de València, así como a la fiscal y al forense.

El grupo de Homicidios de la Policía Nacional ya se ha hecho cargo de las investigaciones y en este momento están investigando en la zona, mientras la Policía Científica realiza la inspección ocular del domicilio y del patio interior, en busca de las huellas y pisadas del presunto asesino machista.

Cristina B., asesinada posiblemente en la madrugada del viernes, se convierte en la cuarta víctima mortal de la violencia machista este año en la C. Valenciana.

Comentarios