El hijo de María Patiño paga las consecuencias de su adicción: sus años más duros

María Patiño se abre en canal con Carlota Corredera explicando una de sus adicciones
Una infección pulmonar acaba con su vida. María Patiño en shock no puede dar la noticia
photo_camera El hijo de María Patiño paga las consecuencias de su adicción: sus años más duros

Según recoge DonDiario, la periodista María Patiño ha participado en un podcast de Carlota Corredera, donde ha dado unas impactantes declaraciones confesando su peor adicción: "La adicción al trabajo". Un problema que le ha pesado durante muchos años y que le habría traído consecuencias graves en una de las personas mas importantes de su vida.

María Patiño actualmente se encuentra trabajando en Socialité. También ha participado en el spin off de Netflix para Sálvame "Sálvese quien pueda", donde los tres primeros capítulos han obtenido unos magníficos resultados de audiencia con los que está muy contenta.

Pero no es oro todo lo que reluce y no siempre ha sido fácil. La presentadora, como bien sabemos es madre de un hijo de veintitantos años llamado Julio, del cual se arrepiente por no haber pasado más tiempo a su lado por su trabajo. 

María Patiño confiesa el problema que le habría acarreado a su hijo Julio

En algunas entrevistas personales, María Patiño confiesa que han sido sus padres los que se han encargado del joven siempre que ella no podía, algo que puede tener mucho que ver con esta adicción que ha confesado y que le ha terminado pasando factura.

En una charla distendida con Carlota Corredera, María Patiño se ha abierto en canal pronunciando de las siguientes palabras.

“No he sido consciente de todo lo que he vivido”. “Me decían: ‘¿quieres hacer esto?’ Sí. ‘¿Quieres subir a este proyecto?’ Sí. Hacía de todo sin pararme a pensar, sin pararme a reflexionar prácticamente”, admite. “¿Tú crees, María, que has llegado a ser adicta al trabajo? Porque yo lo he sido y lo he verbalizado en varias ocasiones”, le consulta Corredera. “Sí, de hecho, me lo han diagnosticado”, dice Patiño. “Recuerdo que cuando tenía vacaciones, tenía que proponerme no estar pendiente de lo que ocurría. Eso era un esfuerzo”, añade.

Comentarios