El Juli hace pleno de cuatro orejas y triunfa con Manzanares en Almagro

Sea como fuere, Almagro tuvo, como antaño, un cartelazo y, lo que es más importante, la plaza registró una entrada notable de tres cuartos reales
El torero Julián López "“El Juli", en su última corrida en la provincia de Ciudad Real antes de su retirada, durante el festejo con motivo de la feria de Almagro (Ciudad Real) - EFE/Jesús Monroy
photo_camera El torero Julián López "“El Juli", en su última corrida en la provincia de Ciudad Real antes de su retirada, durante el festejo con motivo de la feria de Almagro (Ciudad Real) - EFE/Jesús Monroy

El diestro Julián López "Juli" ha hecho un pleno de cuatro orejas y ha salido a hombros junto a José María Manzanares, que paseó dos trofeos, en el festejo celebrado este viernes en Almagro (Ciudad Real), donde Morante de la Pueble se ha ido de vacío en una tarde de nulas opciones para él.

Almagro recuperó con la corrida de este viernes algo de su pasado esplendor, aquel que convertía la corrida del 25 de agosto en el Coso de la Cuerda en el acontecimiento taurino de la temporada en la provincia de Ciudad Real. No obstante, cabe señalar que "favorecido" por la ausencia de feria taurina en la capital manchega.

Sea como fuere, Almagro tuvo, como antaño, un cartelazo y, lo que es más importante, la plaza registró una entrada notable de tres cuartos reales.

El festejo dio comienzo con un retraso considerable de quince minutos, se supone que debido a la evidente dificultad para que el público ocupara sus asientos, y continuó por mala senda cuando Morante pasaportó a las primeras de cambio al inválido primero, que lucía -es un decir- un escobillado pitón izquierdo. Tampoco tuvo un pase el desfondado y rajado cuarto, al que el sevillano tan sólo pudo dar dos verónicas de enjundia por el pitón derecho.

El Juli lo tuvo de cara en el segundo, después de que Morante tirara por la calle del medio en el que abrió plaza. Tras de vistosos lances a la verónica de recibo y veloces chicuelinas, Julián hilvanó una faena fácil a un toro noble y manejable, sin sutilezas pero aparentona, con una evidente complacencia por parte de los tendidos, que premiaron su labor con dos orejas.

Las mismas que recibió en el cuarto, que tuvo condición similar al segundo. El Juli, inteligente, se la dejó en la cara para ligar series de compromiso justito pero que hicieron las delicias del público, que terminó aclamándole con "Torero, torero."

Manzanares se enfrentó a un ejemplar de cierta boyantía pero menguado fuelle. Con semejante paño el alicantino alternó series pulcras y medidas con ambas manos, con el de Zalduendo pidiendo mucho tiempo entre serie y serie para aguantar los cinco y el de pecho de rigor. Paseó un trofeo, como una fue la oreja que recibió en el parado sexto, al que tumbó de una contundente estocada que, a la postre, resultó lo más reseñable.

FICHA DEL FESTEJO

Se lidiaron seis toros de Zalduendo, de correcta presentación. Inválido el primero, manejables segundo y quinto, noble y flojo el tercero, desfondado y rajado el cuarto, muy a menos el sexto.

Morante de la Puebla (de verde lima y azabache): dos pinchazos y pinchazo hondo (silencio); media arriba atravesada (palmas).

El Juli (de gris perla y azabache): media estocada arriba (dos orejas); media estocada arriba (dos orejas).

José María Manzanares (de azul marino y oro): media estocada arriba (oreja); entera arriba (oreja).

En cuadrillas, Diego Vicente y Luis Cebadera saludaron tras banderillear al sexto.

Al término del paseíllo se guardó un minuto de silencio por el cirujano Rafael Ruiz.

La plaza registró tres cuartos de entrada en los tendidos.

Comentarios