domingo 22.09.2019

Aníbal Ruiz y Daniel Luque abren la Puerta Grande de la plaza de Ciudad Real

Volvía Aníbal Ruiz a Ciudad Real después de la reaparición del año pasado para celebrar el vigésimo aniversario de su alternativa en esta misma plaza
El diestro Aníbal Ruiz con el primero de la tarde este domingo en el tercer festejo de la Feria de Ciudad Real - EFE/Mariano Cieza
El diestro Aníbal Ruiz con el primero de la tarde este domingo en el tercer festejo de la Feria de Ciudad Real - EFE/Mariano Cieza

Los diestros Aníbal Ruiz y Daniel Luque salieron este domingo a hombros al término del tercer festejo de la feria de la Virgen del Prado de Ciudad Real tras cortar dos orejas cada uno, en una tarde en la que Sebastián Castella tuvo una actuación muy decepcionante.

Volvía Aníbal Ruiz a Ciudad Real después de la reaparición del año pasado para celebrar el vigésimo aniversario de su alternativa en esta misma plaza. A sus telas fue un noble toro que ofreció embestidas humilladas y largas por el pitón derecho, y no tanto -sobre todo en cuanto a largura- por el izquierdo.

El torero de Alcázar alternó derechazos de gusto y trazo extenso con otros menos sutiles, algo que acusó con desplomes puntuales el de Torrehandilla cuando se produjo, entre otras cosas, porque la fuerza tampoco le sobraba. Tuvo mucho sabor el cierre de faena por bajo, acabando con su antagonista al segundo intento de buena estocada algo desprendida, y abriendo su casillero en singular.

También se dejó, bastante, el cuarto, y Aníbal le pegó alguna verónica notable, y sobre todo una media sobresaliente. En la muleta el de Torrehandilla tuvo clase en el embroque aunque remataba el viaje a media altura y algo desentendido. Ruiz lo pasó en línea recta a media altura con ajuste y gusto. De nuevo lo cazó al segundo viaje y se le abrió la puerta grande.

Luque recibió a primero, un toro ofensivo de pitones, como si estuviera en un tentadero, a pesar de las coladas y cruzadas que propinó el de Torrehandilla. Al entrar al caballo se derrumbó, aunque no fue devuelto a pesar de las protestas.

A la postre el toro se aguantó por el trato exquisito que le ofreció el sevillano, sin un solo toque a destiempo o desabrido, evidenciando un poderío y una cadencia que solo poseen los elegidos. Daniel Luque lo fue y sigue siendo.

Otro cantar es que haya aprovechado la infinidad de ocasiones que ha tenido a lo largo de su carrera para ponerse en figura. Además, lo mató contundentemente a la primera, y las dos orejas fueron a sus manos.

Algunos albergaban una leve esperanza de que la bronca embestida del sexto pudiera ser domeñada por la sapiencia de Luque, pero ni así. El de Torreherberos topó, se frenó y forzó al de Gerena a abreviar.

Castella pasó de puntillas por Ciudad Real. A su primero lo partió, literalmente, en el brusco inicio con unos tirones infames, teniendo que ser apuntillado, y ante el bronco quinto hizo como que lo intentó, sin intentarlo demasiado.

FICHA DEL FESTEJO.- Cinco toros de Torrehandilla y uno de Torreherberos (sexto), bien presentados. Bueno el primero por el pitón derecho, noble y flojo el tercero, manejable el cuarto, broncos quinto y sexto.

Aníbal Ruiz, oreja y oreja.

Sebastián Castella, silencio y ovación con saludos.

Daniel Luque, que sustituía a El Fandi, dos orejas y ovación con saludos.

En cuadrillas, José Chacón saludó tras banderillear al segundo, Rafael Viotti en el quinto y Raúl Caricol al sexto.

La plaza registró menos de media entrada en los tendidos. 

Más información en vídeos 
Comentarios