domingo 17/1/21

'Filomena' deja helado el Casco Histórico de la capital de Castilla-La Mancha

Este jueves, los supermercados y tiendas de alimentación han comenzado a recuperar cierta normalidad, aunque aún se pueden ver estanterías y congeladores vacíos, con la esperanza puesta en que a lo largo de la jornada y, sobre todo, este viernes se pueda reponer los productos que se han agotado
Varios vecinos de Toledo hacen cola para recoger la sal que ha proporcionado el Ayuntamiento para retirar la nieve acumulada tras el paso de Filomena - EFE/Ángeles Visdómine
Varios vecinos de Toledo hacen cola para recoger la sal que ha proporcionado el Ayuntamiento para retirar la nieve acumulada tras el paso de Filomena - EFE/Ángeles Visdómine

La borrasca Filomena ha dejado estampas irrepetibles en la ciudad de Toledo, donde se han acumulado hasta 50 centímetros de nieve, pero con las bajas temperatura de los últimos días de hasta 13,3 grados, el "manto blanco" se ha convertido en una capa de hielo que dificulta la vuelta a la normalidad en el Casco Histórico.

Este jueves, los supermercados y tiendas de alimentación han comenzado a recuperar cierta normalidad, aunque aún se pueden ver estanterías y congeladores vacíos, con la esperanza puesta en que a lo largo de la jornada y, sobre todo, este viernes se pueda reponer los productos que se han agotado.

Los huevos fue lo primero que se acabó en la pollería que se encuentra en el supermercado Unide, del Casco Histórico de Toledo, según cuenta a Efe la propietaria del puesto, Pilar, que celebra que ya este jueves tiene "un mostrador que parece normal", pues afirma que en los últimos días ha faltado género.

Ella misma no pudo acudir al puesto durante varios días, hasta este miércoles, porque no podía salir de la urbanización en la que vive, aunque subraya que sí abrió otra compañera, y lamenta la "impotencia" que han sentido por no "poder atender bien", entre otros motivos por la falta de productos.

Rafael Ruz Jiménez, que regenta una pescadería en el mercado, también señala que hay algunos pedidos a domicilio que no se han podido atender por la dificultad para acceder a determinadas calles del Casco, y aunque afirma que él ha podido abastecerse desde el martes porque se traslada a Madrid a comprar, admite que compra menos género, entre otros motivos porque tiene que descargar el producto a mano y es complicado transportar el pescado a pulso desde donde tiene que parar la furgoneta hasta el punto de venta.

A Ruz, la situación de estos días le recuerda a los momentos más duros del confinamiento, porque "la gente ha salido masivamente a comprar cosas, pensando que iba a haber desabastecimiento", pero apunta que "no ha faltado casi de nada".

En general, la responsable de comunicación de Unide Market Toledo, Nuria Fernández-Pacheco Sevilla, apunta que este jueves "ya se empieza a reponer" porque están empezando a llegar camiones, y confía en que este viernes la situación esté aún más normalizada.

Fernández-Pacheco apunta que este supermercado, que es una cooperativa de socios, hizo acopio de productos no perecederos antes de la llegada de Filomena y destaca que productos como la leche o el papel higiénico no se han llegado a agotar, aunque sí han faltado productos frescos y coincide con Pilar en que los huevos fue lo primero que se acabó.

Y apunta que, una vez que acaben de reponer todo lo agotado en estos días, también prevén comenzar a almacenar existencias por si se endurecen las medidas para frenar la expansión de la covid-19, porque "eso puede pasar y hay que ser prevenidos".

También se acuerda de los días de confinamiento Nuria, la responsable de la farmacia de la calle Tornerías de Toledo, que abre de lunes a domingo de 9.30 a 21.30 horas y que resalta que, a pesar del temporal, han mantenido su horario de atención al público, aunque admite que los accesos a la calle han sido complicados.

Para Nuria, estos días han sido incluso "peor que el covid", porque en esos días pudieron trabajar todos en la farmacia y repartieron a domicilio a las personas mayores, algo que no han podido hacer ahora, porque las calles estaban llenas de nieve y, además, varios de sus compañeros no han podido llegar al puesto de trabajo.

Nuria se muestra crítica con la actitud que han tenido algunos vecinos, porque "la nieve es muy bonita, pero también es muy bonito poder llegar al supermercado o a la farmacia" y lamenta que "algunos, en vez de coger los esquís y esquiar por las calles, podían haber cogido una pala" para retirar la nieve.

"Si el domingo nos hubiéramos puesto todos con la pala, se solventa la situación. No que ahora, vamos a estar quince días colapsados", lamenta Nuria, que explica que en la farmacia han tenido que hacer hasta "de traumatólogos" para atender a personas que se han caído cerca del establecimiento y elogia que una compañera suya, el sábado salió de su casa a las 7.30 horas y caminó durante dos horas bajo la intensa nevada para poder abrir la farmacia a las 9.30 horas.

Quien sí cogió la pala fue David, un vecino de Toledo que vive en la zona del Puente de San Martín y que se ha desplazado este jueves hasta la plaza de Zocodover para recoger sal que ha repartido el Ayuntamiento.

David asegura que quitó la nieve el domingo pero que, al no esparcir sal, "ahora la calle es puro hielo". Por ello no puede coger su coche para ir a trabajar y ha tenido que ir en taxi lunes, martes y miércoles.

Las temperaturas gélidas de los últimos días también han helado varias tuberías y Rafael, el encargado del bar Tierra World Food, asevera que lleva tres días sin agua, por lo que este jueves pondrá estufas cerca de las tuberías para tratar de descongelar el hielo.

"El agua de la cisterna es un inmenso bloque de hielo", se lamenta Rafael, que ante la pregunta de si Filomena hará mas difícil la cuesta de enero, afirma: "No sé ni en qué mes estamos. Esto es como el día de la marmota", porque afirma con ironía que "desde marzo, todo va divino".

Comentarios