Moinsa ratifica su decisión de cerrar la planta de Villarrubia de Santiago

Mejora sustancialmente tanto los incentivos y garantías para quienes decidan aceptar los cambios como las indemnizaciones para quienes opten por abandonar la empresa
Denuncian que el grupo Moinsa quiere cerrar su fábrica de Villarrubia de Santiago (Toledo)
photo_camera Denuncian que el grupo Moinsa quiere cerrar su fábrica de Villarrubia de Santiago (Toledo)

El sindicato CCOO ha informado de que la dirección de Moinsa ha acordado "in extremis" con sus trabajadores de su planta de Villarrubia de Santiago (Toledo) las condiciones para aplicar la Modificación Sustancial de Condiciones de Trabajo (MSCT) que planteó hace dos semanas y que conlleva "el cierre de la factoría", dedicada a la fabricación de productos de madera para equipamiento comercial.

Moinsa, dedicada al "diseño, fabricación e implantación" de mobiliario y de todo tipo de elementos para establecimientos comerciales, oficinas, almacenes, etcétera --desde Ifema a El Corte Inglés, entre otros muchos clientes--, "decidió sorpresivamente abandonar la producción, que en lo sucesivo pretende subcontratar con otros fabricantes", según apunta el sindicato en nota de prensa.

Planteó para ello una MSCT cuyo periodo de consultas finalizaba hoy y que Moinsa "había dejado pasar", según CCOO, rechazando todas las propuestas de los representantes de las 35 personas que integran la plantilla de su fábrica de Villarrubia de Santiago; y "sin hacer por su parte ninguna contraoferta".

"O aceptaban los cambios, sin compensaciones ni incentivos, pese a que les supone a todos cambiar de centro de trabajo, con lo que ello implica; e incluso cambiar de dedicación laboral a los 26 operarios de fábrica, que pasarían a ser instaladores montadores en cualquier destino y en cualquier momento en el que se les requiriera".

Según el sindicato, "lo mismo tendrían que ir tres días a La Coruña a cambiar todos los expositores de un comercio que marcharse corriendo a Cádiz a montar un almacén. Y normalmente, en fin de semana, en festivo y por la noche; para no interferir en la actividad normal del cliente".

Finalmente, tras seis horas y media de reunión en la fábrica de Villarrubia de Santiago; durante la que los delegados sindicales de la plantilla y el secretario de negociación colectiva de CCOO-Hábitat Castilla-La Mancha, Carlos García Montoya, solicitaron tres recesos para consultar a la asamblea de trabajadores, ambas partes alcanzaron un acuerdo que mejora sustancialmente la posición inicial de la empresa.

"A quienes opten por el despido, se les indemnizará con 28 días por año, hasta un máximo de 30 mensualidades. Y a quienes opten por aceptar la MSCT, se les ofrecen diferentes garantías, estímulos y mejoras". Tanto CCOO como los delegados sindicales y el conjunto de la plantilla valoran el acuerdo, que fue refrendado por unanimidad antes de ser suscrito por las partes.

"Para quienes abandonen la empresa, las indemnizaciones a percibir se incrementan desde un 40% hasta un 300%, en función de su antigüedad. Y quienes prefieran seguir, logran unas condiciones laborales y salariales que inicialmente Moinsa pretendía negarles. Unos y otros pueden afrontar el futuro con una cierta tranquilidad", indica García Montoya.

"Lo que ha sido imposible ha sido que Moinsa rectificara su decisión de cerrar la fábrica de Villarrubia de Santiago, con lo que ello supone de pérdida de actividad productiva y de destrucción de empleo en una localidad de 2.500 habitantes en la que la fabrica de Moinsa, que hasta el pasado verano se denominó Tecnydis, suponía una de sus principales industrias", concluye el sindicato.

Comentarios