martes 20.08.2019

Los toledanos cumplen un año más con la tradición de beber agua de los botijos de la Catedral

El Arzobispo de Toledo ve necesario "como el comer" vivir la Fe como la Virgen María frente a la "cultura agnóstica"

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha asistido a la Misa Pontifical y actos conmemorativos de la festividad de la Virgen del Sagrario en la Catedral Primada de Toledo
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha asistido a la Misa Pontifical y actos conmemorativos de la festividad de la Virgen del Sagrario en la Catedral Primada de Toledo

La catedral de Toledo ha vuelto a acoger este jueves, fiesta de la Virgen del Sagrario, la tradición de beber agua, en botijos, procedente del aljibe del templo catedralicio, en la que han participado cientos de personas y cargos públicos, entre ellos el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page.

Como ocurre cada 15 de agosto, fiesta de la patrona de la ciudad, varios centenares de toledanos y visitantes se han dirigido al claustro catedralicio para beber agua procedente del aljibe de la catedral, en las decenas de botijos que se han preparado para la ocasión.

Esta costumbre, una de las más arraigadas en la ciudad, ha hecho que durante toda la mañana haya habido un constante trasiego de personas por el claustro de la catedral, para cumplir una tradición que se remonta al siglo XVII y tiene una gran aceptación entre los toledanos, que puntualmente cada año se acercan a beber "el agua de la Virgen" el 15 de agosto, festividad de la patrona, la Virgen del Sagrario.

También han cumplido la tradición autoridades políticas y religiosas, tras la celebración de la misa pontifical que han concelebrado en la Catedral el arzobispo de Toledo y primado de España, Braulio Rodríguez y el Cabildo Catedralicio, a la que ha asistido el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, así como la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, y gran parte de la Corporación municipal.

Han asistido también representantes de otras instituciones civiles y militares, entre ellos los consejeros de Hacienda y Administraciones Públicas y de Fomento, Juan Alfonso Ruiz Molina y Nacho Hernando, respectivamente, y el presidente de la Diputación Provincial de Toledo, Álvaro Gutiérrez, junto a otros cargos como diputados regionales o provinciales, así como miembros de instituciones, partidos y colectivos sociales.

Al término de la misa y de la posterior procesión por el interior de la catedral, los fieles que han abarrotado el templo se han dirigido al claustro a beber agua de los botijos, al igual que lo han hecho las autoridades y cargos que han asistido a la ceremonia religiosa.

Así García-Page, Tolón, los concejales toledanos y los cargos públicos que han asistido al acto han procedido a beber de los botijos, para cumplir la tradición, así como el propio arzobispo Braulio Rodríguez y los miembros del Cabido Catedralicio.

García-Page, que antes de ser presidente de Castilla-La Mancha fue alcalde de Toledo durante ocho años, ha expresado su satisfacción por la alta participación y la popularidad que tiene la tradición de "los botijos", ya que la costumbre de dirigirse a la catedral a beber el "agua de la Virgen" hace "que los toledanos y las toledanas se reencuentren con sus fiestas".

También ha valorado la aceptación que sigue teniendo esta costumbre Milagros Tolón, que ha subrayado que "en un día señalado como hoy, los toledanos y toledanas nos reencontramos en el cumplimiento de nuestras tradiciones" y ha añadido que "es un placer compartirlo con vecinos, amigos y compañeros". 

A su vez, Álvaro Gutiérrez ha recalcado que "es una celebración destacada en el acervo popular y cultural de la comunidad toledana, que vive cada año con intensidad y fervor religioso, sin olvidarse de la leyenda que atribuye efectos milagrosos al agua de la Virgen". 

ALOCUCIÓN DEL ARZOBISPO

Por otra parte, El arzobispo de Toledo ha señalado que la sociedad necesita "como el comer" vivir la Fe como lo hizo la Virgen María frente a la "cultura un tanto agnóstica" y "con cierto regusto de ateismo".

Así se ha pronunciado el arzobispo durante la homilía que ha pronunciado con motivo de la misa celebrada en la Catedral Primada con motivo de la Festividad de la Virgen del Sagrario.

"Hoy necesitamos como el comer la Fe vivida como María que nos permite exclamar con ella: El Señor ha hecho obras grandes por mí", ha dicho, para agregar que "esto es posible y no imposible como quiere hacernos entender la cultura un tanto agnóstica y con cierto regusto de ateismo, casi siempre práctico, porque la gente hoy no se pregunta las grandes cuestiones".

El arzobispo de Toledo también ha lamentado que la asunción de María a los cielos, que la Virgen del Sagrario --patrona de Toledo-- invita a todos los fieles a celebrar este jueves festivo, es un acontecimiento al que "casi" no se le da importancia.

"Nos quedamos a lo mejor en los momentos más folclóricos, que son interesantes, muy buenos y atractivos, pero no son lo importante", ha manifestado, para resaltar que es real que la Virgen murió y que también es real su resurrección, "siendo la única de las criaturas que está resucitada en cuerpo y alma".

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha asistido a la Misa Pontifical y actos conmemorativos de la festividad de la Virgen del Sagrario en la Catedral Primada de Toledo

Más información en vídeos 
Comentarios