Cinco detenidos de una red dedicada a la venta de cachorros de perro enfermos

Se les imputa los delitos de maltrato animal, falsedad documental, estafa y pertenencia a organización criminal
Cinco detenidos de una red dedicada a la venta de cachorros de perro enfermos
photo_camera Cinco detenidos de una red dedicada a la venta de cachorros de perro enfermos

La Guardia Civil ha detenido en Toledo a cinco personas e investigado a otras tres por la venta de cachorros de perro con enfermedades como el parvovirus (virus que afecta a los cánidos jóvenes a partir de las 6 semanas al perder la inmunidad maternal) por las que un número elevado moría a los pocos días, y a quienes se les imputan los delitos de maltrato animal, falsedad documental, estafa y pertenencia a organización criminal.

Según informa este sábado la Guardia Civil, en el marco de esta operación, llamada “Mascotashop”, se han realizado registros en tres tiendas de animales y una clínica veterinaria en las localidades de Seseña y Casarrubios del Monte.

La Guardia Civil ha recogido hasta 35 denuncias en relación con estos hechos, ya que existían varios grupos y plataformas en redes sociales, en los que se han contabilizado casi 500 afectados.

Las primeras denuncias llegaron a finales de 2019, donde se ponía de manifiesto la existencia de varios comercios especializados en la venta de cachorros de perro, muchos de ellos enfermos por parvovirus.

Tras ello, el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Illescas comenzó una investigación, en la que comprobaron que la organización se dedicaba a la compra y venta de cachorros, muchos de los cuales adquirían en otros países.

Los perros recién nacidos venían con la edad falsificada de origen y eran más jóvenes que lo indicado en el pasaporte, debido a que según la normativa europea no pueden viajar con menos de tres meses desde su nacimiento.

El parvovirus afecta principalmente a cachorros de perro de corta edad puesto que necesitan en sus primeras semanas de vida la leche materna, que les sirve como inmunidad y anticuerpos frente a este tipo de virus, pero al llegar a las tiendas con tan corta edad, muchos de estos animales no tenían la capacidad de defensa obtenida con la lactancia materna, por lo que muchos enfermaban y ya no eran eficaces las vacunas suministradas con posterioridad.

El parvovirus afecta principalmente a los canes de corta edad, produce diarrea sanguinolenta y maloliente, y lleva en muchos casos a la muerte del animal por desgaste físico; el tratamiento veterinario busca paliar los síntomas y fortalecer el sistema inmunitario para que el propio perro luche contra la enfermedad, pero al tener tan corta edad y carecer de una defensa lo suficientemente fuerte para combatir el parvovirus, un alto porcentaje de estos cachorros acaban muriendo.

Los agentes han detectado que estas tiendas de animales ofrecían como garantía en su venta la asistencia veterinaria en alguna de sus clínicas, pero el insuficiente e incorrecto tratamiento veterinario de los cachorros más graves, sin emplear una buena praxis profesional, provocaba un aumento del tiempo de ingreso de los cachorros en la clínica, con un mayor riesgo para su salud, y todo esto, sumado al ya de por sí alto riesgo sanitario de transmisión y el escaso aislamiento de los cachorros, provocaba la imposibilidad de cortar los continuos brotes de parvovirus e impedir la muerte de muchos de los animales. 

Comentarios