Servicios de Salud Pública de Toledo coordinan el programa de control de la acrilamida

Los responsables de los Servicios Oficiales de Salud Pública de la provincia con el fin de coordinar y homogeneizar las actuaciones que llevan a cabo estos profesionales sanitarios y revisar las actividades que se desarrollaron el año pasado

Servicios de Salud Pública de Toledo coordinan el programa de control de la acrilamida
photo_camera Servicios de Salud Pública de Toledo coordinan el programa de control de la acrilamida

Los servicios oficiales de Salud Pública de la provincia de Toledo han coordinado el programa para el control de la acrilamida, compuesto orgánico que se forma en los establecimientos públicos al cocinar a elevadas temperaturas alimentos ricos en hidratos de carbono y que puede provocar cáncer. 

La directora provincial de Sanidad, María del Prado Carretero, se ha referido a esta cuestión en una reunión mantenida con los responsables de los Servicios Oficiales de Salud Pública de la provincia con el fin de coordinar y homogeneizar las actuaciones que llevan a cabo estos profesionales sanitarios y revisar las actividades que se desarrollaron el año pasado, según ha informado el Gobierno regional en nota de prensa. 

Con el programa de la acrilamida y el control oficial realizado por los profesionales sanitarios, Carretero ha precisado que "se pretende fomentar la elaboración de alimentos con los niveles más bajos posibles de acrilamida e inferiores a los valores de referencia marcados legalmente" y para ello, ha agregado, se revisarán los procesos industriales y los establecimientos de restauración.

En cuanto a los programas que componen la cartera de servicios de los distritos de Salud Pública, se han analizado las novedades normativas y su aplicación en la vigilancia sanitaria de aguas de abastecimiento para consumo humano y de aguas recreativas (piscinas), entre otras materias.

Asimismo, se han concretado medidas para reforzar actuaciones en la gestión de brotes de toxiinfección alimentaria, control de alimentos, inspección de carne de caza, vigilancia y control de rabia (animales mordedores), prevención de la legionelosis o gestión del sistema de intercambio rápido de información (SCIRI) en alertas alimentarias.

Ha puesto en valor la labor que realizan los 77 sanitarios locales que trabajan en los Servicios de Salud Pública de la provincia de Toledo para garantizar la seguridad e higiene de los alimentos, la sanidad ambiental, la vigilancia epidemiológica y la prevención de enfermedades transmisibles. 

En otro orden de asuntos, María del Prado Carretero ha destacado que en la campaña 2017-2018 se han inspeccionado 54.825 piezas de caza mayor de los que se han detectado 156 casos de triquinelosis en jabalíes.

Asimismo, se han sometido a observación clínica 311 animales mordedores para vigilar y controlar posibles casos de rabia.

Por otra parte, se han visitado 8.988 establecimientos alimentarios (sobre un censo de 11.438), con un total de 442 apercibimientos, la apertura de un centenar de expedientes sancionadores y la suspensión de la actividad de 31 de ellos, así como la toma de 1.046 muestras de alimentos para realizar análisis microbiológicos, de aditivos, de metales pesados, etc.

Asimismo, se han inspeccionado 103 abastecimientos de agua para consumo humano, 1.082 piscinas y 1.056 instalaciones de riesgo de legionelosis.

Junto a estos datos, Carretero ha señalado que otros programas que forman parte de la cartera de servicios de los distritos de salud son la vigilancia y control de biocidas y productos químicos, el control de establecimientos de tatuaje y micropigmentación, y la supervisión de las condiciones higiénico-sanitarias y menús en los comedores escolares.

Los Servicios de Salud Pública de la provincia de Toledo están integrados por equipos multidisciplinares próximos a los ciudadanos que trabajan de forma coordinada con el resto de profesionales del área sanitaria correspondiente para garantizar la protección de la salud de los toledanos.

Comentarios