viernes 21.02.2020

Red Alimenta Toledo tiene más 30 voluntarios para recoger comida y repartirla

Red Alimenta Toledo tiene más 30 voluntarios para recoger comida y repartirla
Red Alimenta Toledo tiene más 30 voluntarios para recoger comida y repartirla

La asociación Red Alimenta Toledo cuenta ya con más de treinta voluntarios para recoger el excedente alimenticio que generan locales de hostelería o comedores escolares de Toledo y entregarlo a familias necesitadas, un proyecto que ya está aprobado en la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento.

Gloria Calvo, miembro de la asociación, ha explicado a Efe que solamente falta el "formalismo" de firmar el convenio, aunque lo fundamental era su aprobación en la Junta de Gobierno, lo que ha sucedido esta pasada semana.

Una vez que lo firmen deberán producirse algunas reuniones con los servicios sociales municipales para "perfilar" la colaboración de las familias necesitadas, ya que serán estos servicios sociales los que fijen quienes serán las familias receptoras.

Las promotores del proyecto, Gloria Calvo y María Martín, quieren, además, que estas reuniones sean también con los voluntarios, para que les trasladen directamente los aspectos que necesitan conocerse a la ahora de colaborar en el programa.

"Es un proyecto solidario, no es caridad, es de igual a igual. Tenemos que pensar que la otra persona podemos ser nosotros en cualquier momento", ha señalado Calvo.

Red Alimenta se basa en Re-food, un movimiento que nació en Portugal cuando un ciudadano comprobó que en su propio barrio había excedentes de comida y gente que al caer la noche acudía a los contenedores a recogerla.

Ese movimiento se ha extendido por otras zonas del país, además de Lisboa, y ya son más de 4.000 voluntarios los que reparten 40.000 comidas.

María Martín conoció la iniciativa y ella y Gloria comenzaron hace alrededor de un año a trabajar en el proyecto para ponerlo en marcha en Toledo: el objetivo es recoger los excedentes alimenticios que se generan en locales de hostelería, comedores escolares, cafeterías y hoteles, y que se van a desechar, y entregarlos, a través de voluntarios, a familias que lo necesitan.

No quieren fijarse una fecha para comenzar porque consideran necesario empezar "bien", sin "prisas", una vez firmado el convenio y contando con el alimento y la ayuda que pueden prestar a una primera familia.

Han establecido un plan con distintas normas que deben cumplirse cuando empiece a funcionar la Red, desde el tipo de envases a utilizar (preferentemente cristal) hasta el tiempo que debe transcurrir desde la recogida hasta la entrega o la temperatura a la que debe estar el alimento.

Más información en vídeos 
Comentarios