jueves 12.12.2019

El rastrillo solidario de Manos Unidas Toledo financiará dos escuelas en Benín

El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, ha inaugurado este lunes en la capital regional el rastrillo solidario de Manos Unidas
El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, ha inaugurado en Toledo el rastrillo solidario de Manos Unidas
El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, ha inaugurado en Toledo el rastrillo solidario de Manos Unidas

El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, ha inaugurado este lunes en la capital regional el rastrillo solidario de Manos Unidas, cuya recaudación irá destinada a terminar de financiar dos escuelas rurales en Benín (África), que forman parte del total de 17 proyectos que la delegación provincial de esta asociación de la Iglesia Católica ha llevado a cabo a lo largo de 2019 en países en vías de desarrollo.

Así lo ha explicado a los periodistas durante el acto inaugural el padre misionero Marcos Delgado, que lleva 30 años trabajando en Benín, los diez últimos al frente de la parroquia de Bugu, al norte del país, donde la Iglesia Católica se ha asentado para dar respuesta a todas las necesidades de la población, entre ellas la de la educación.

En este sentido ha recordado que, cuando él llegó a Benín, no había prácticamente escuelas y, "de repente, en los últimos años ha habido un boom y todos los pueblecitos quieren tener su escuela, lo que se están beneficiando muchos niños".

En este punto, el padre Marcos ha animado a seguir colaborando porque "mano a mano, como reza el nombre de Manos Unidas -ha dicho- trabajamos con las manos unidas los de aquí y los de allá, y también la gente de los pueblos han hecho su parte, aportando dinero para comprar los pupitres o sacando la arena de los arroyos", para poder construir estas escuelas, ya prácticamente ya terminadas y que han supuesto un coste de más de 60.000 euros.

El padre Marcos ha aprovechado el acto para pedir por la gente que está ayudando en otros países y concretamente por el compañero que lleva secuestrado en El Níger desde el 17 de septiembre de 2018 por un grupo de yihadistas que entraron a la misión y se lo llevaron, sin que se tenga ninguna noticia de él desde entonces.

Por su parte, el arzobispo de Toledo, que ha bendecido el mercadillo instalado en la Sala de Exposiciones del Arzobispado, ha indicado que éste "puede parecer una de tantas cosas que suceden en Toledo, pero siempre nos está recordando algo que tiene que llegar al corazón de los que mandan, de los que pueden cambiar la situación y hacer que la gente no muera de hambre".

"Eso es absurdo, ridículo y además no lo quiere Dios ni tampoco los seres humanos, aunque no sean creyentes", ha afirmado monseñor Rodríguez, quien ha enfatizado que "lo mejor y lo más importante de esta creación son los seres humanos y cuando se degrada el ser humano, se degrada la Naturaleza y se degrada todo".

Por ello ha insistido en el mensaje del Papa Francisco sobre la 'casa común' y ha afirmado que "esto significa eso, una casa y en la casa suele haber comida, una mesa para sentarse todos porque todos tenemos necesidad de comer para poder vivir".

En este contexto, ha deseado que este mercadillo -que permanecerá abierto hasta el próximo 8 de enero- "sea un eslabón que vaya haciendo una cadena cada vez más grande a favor de aquellos que a veces no tienen ni posibilidad de bostezar porque no tienen nada que llevarse a la boca", ha lamentado.

La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, que también ha acudido a la inauguración acompañada por varios concejales de su gobierno, ha asegurado compartir "plenamente" las palabras del arzobispo y ha subrayado que "el que, en pleno siglo XXI, todavía haya gente en nuestro Planeta pasando hambre dice mucho de cómo lo estamos haciendo".

En este sentido ha suscrito el mensaje lanzado por el arzobispo a los gobiernos, ha afirmado que todas las administraciones "debemos poner nuestro granito de arena" y se ha referido al proyecto que el Ayuntamiento de Toledo respalda en Perú.

"Queremos que Toledo siga siendo solidaria y cada vez un poquito más, no solamente con los que lo pasan mal en nuestra ciudad, sino también ayudando a esos países y entidades que arriesgan su vida para ayudar a la gente".

Por último, Tolón ha agradecido su labor al delegado de Manos Unidas en Toledo, Antonio Juanes, y a su equipo de voluntariado, en su mayoría mujeres, que "están aquí trabajando por los demás no solamente durante el mercadillo, sino los 365 días del año", ha recalcado.

Más información en vídeos 
Comentarios