domingo 31.05.2020

El Papa nombra a Francisco Cerro nuevo arzobispo de Toledo en sustitución de Braulio Rodríguez

- Francisco Cerro Chaves, arzobispo número 121 de Toledo, ve su nombramiento como "un precioso regalo del Señor".

- García-Page traslada su enhorabuena a Cerro y agradece la labor de su predecesor en la sede primada de España.

El arzobispo de Toledo, Braulio Rodriguez, durante su comparecencia ante los medios después de que el Papa Francisco haya aceptado su renuncia - EFE/ Ángeles Visdómine
El arzobispo de Toledo, Braulio Rodriguez, durante su comparecencia ante los medios después de que el Papa Francisco haya aceptado su renuncia - EFE/ Ángeles Visdómine

El Papa ha nombrado nuevo arzobispo de Toledo al hasta ahora actual obispo de Coria-Cáceres, Francisco Cerro Chaves, en sustitución de Braulio Rodríguez, quien había presentado su renuncia al cargo a comienzos de este año, al cumplir 75 años, y que ha confirmado este viernes el nombre de su sucesor.

Monseñor Rodríguez ha convocado una rueda de prensa urgente este viernes en Toledo para comunicar que el Santo Padre ha aceptado su renuncia y nombrado como su sucesor al hasta ahora obispo de Coria-Cáceres, quien precisamente terminó su formación sacerdotal en el Seminario de Toledo y ejerció en esta sede el ministerio sacerdotal en sus primeros años como pastor.

Hasta la toma de posesión de Francisco Cerro Chaves como nuevo arzobispo de Toledo, que se prevé que tenga lugar en un par de meses, monseñor Rodríguez seguirá ejerciendo como administrador apostólico de la Archidiócesis toledana, según reza en la carta remitida por la Nunciatura Apostólica en España al hasta ahora arzobispo de Toledo y primado de España, que él mismo ha leído.

Tras la lectura del nuevo nombramiento, monseñor Rodríguez ha comentado que "esta noticia en sí misma no es sorprendente, pues el nuevo arzobispo hace el 121 de los arzobispos toledanos" y ha destacado la vinculación de Cerro Chaves con Toledo, pues fue en esta ciudad donde fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1981 y donde ejerció el ministerio sacerdotal en sus primeros años como pastor.

Además, ha subrayado: "la figura del nuevo arzobispo de Toledo es muy conocida por mí, pues desde octubre de 2002 fui su obispo en Valladolid".

En este contexto ha recordado que, entre octubre de 2002 y junio de 2009, trabajaron "muy estrechamente" en el campo de la espiritualidad -dado que Cerro Chaves era director del Centro de Espiritualidad en el Santuario de la Gran Promesa de Valladolid- y también en la Delegación de Pastoral Juvenil, de la que era delegado, justo hasta su nombramiento como obispo de Coria-Cáceres.

Monseñor Rodríguez ha exhortado a todos los católicos toledanos "a recibir a don Francisco como el que viene en nombre del Señor" y ha confiado en que la acogida sea igual que la que le dispensaron a él hace diez años y medio, en junio de 2009, cuando tomó posesión de la sede primada de España.

Nacido en Malpartida de Cáceres el 18 de octubre de 1957, Francisco Cerro Chaves dirige la Diócesis de Coria-Cáceres desde el 2 de septiembre de 2007, tomando como lema episcopal "Cor Jesu Fons Evangelizationis Pauperibus" (El corazón de Jesús, fuente para evangelizar a los pobres).

En la Conferencia Episcopal Española, es miembro actualmente de la Comisión Episcopal de Clero y de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación con las Iglesias.

En declaraciones a los periodistas, monseñor Rodríguez ha señalado que afronta la nueva etapa personal que se abre ahora con "tranquilidad" y  "en una situación inédita, porque he sido cura (se ordenó sacerdote en 1972) y después obispo (de Osma-Soria, Salamanca, Valladolid y Toledo) pero obispo emérito no he sido nunca", ha comentado entre risas.

No obstante, ha indicado que estará "muy pendiente del día a día" de la Diócesis de Toledo hasta la toma de posesión de su sucesor, lo que calcula que sucederá en un par de meses, y que después tiene pensado volver a Madrid, provincia que le vio nacer hace casi 76 años (los cumple justo dentro de un mes) con su familia, que reside allí.

Tras el anuncio del nuevo arzobispo electo, el desde hoy administrador apostólico de Toledo ha firmado la delegación de sus competencias para el gobierno general de la Archidiócesis en Francisco César García Magán, vicario general, y en los tres vicarios episcopales para cada una de sus zonas pastorales. 

"UN PRECIOSO REGALO DEL SEÑOR"

Por su parte, el nuevo arzobispo electo de Toledo, que será el número 121 de la Archidiócesis de Toledo, ha manifestado que acepta "con alegría" su nueva responsabilidad, asegurando que es "un regalo precioso del Señor" suceder en el cargo a Braulio Rodríguez.

En un mensaje de saludo escrito, Cerro Chaves ha destacado que es enviado a "una Iglesia llena de historia, de vida y de frutos de santidad, con una gran tradición cristiana, con sacerdotes, religiosos y religiosas verdaderamente entregados a su vocación y laicos que trabajan con alegría e ilusión en la misión de la Iglesia".

"Apoyado en la gracia de Dios y no en mis fuerzas voy a vosotros como padre y pastor, hermano y amigo de todos, aunque siento dejar la Diócesis de Coria-Cáceres en la que he sido tan feliz. Rezo por vosotros y pido a Jesús, nacido en Belén, ser reflejo del Buen Pastor, que conoce y ama a sus ovejas", ha añadido.

El arzobispo electo ha asegurado que desde que fue ordenado sacerdote y posteriormente obispo, ha procurado "ejercer el ministerio desde los sentimientos del corazón de Cristo", asegurando que así lo quiere seguir haciendo en Toledo, y ha declarado su intención de ayudar a "conocer los secretos del corazón de Jesús y a ver a las personas y los acontecimientos de la vida como Dios los ve, con amor misericordioso y tierno".

Del mismo modo, ha calificado al hasta ahora arzobispo, Braulio Rodríguez, como "hermano y amigo desde hace muchos años en Valladolid", donde fue testigo "de su abnegado servicio y entrega a la causa del Evangelio, de su fidelidad y de su cercanía".

"Querido Braulio, le saludo con afecto y gratitudo, del mismo modo que saludo a los hermanos obispos de la Provincia Eclesiástica de Toledo, a los señores obispos de Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Sigüenza-Guadalajara", ha concluido Cerro Chaves.

Posteriormente, en rueda de prensa en Cáceres tras conocerse su nombramiento, Cerro ha agradecido al Papa Francisco la "confianza" que ha depositado en él, y ha considerado "un regalo del señor suceder a Braulio Rodríguez Plaza", al que ha descrito como "hermano y amigo desde hace muchos años", y que ahora deja el puesto que ha ocupado en la última década, después haber cumplido el pasado mes de enero la edad canónica para presentar su renuncia, 75 años.

En cualquier caso, Monseñor Francisco Cerro ha admitido que se trata de "momento agridulce", por dejar la Diócesis de Coria-Cáceres, en la que ha sido "tan feliz" y a la que ha "querido mucho", tras lo que ha querido "agradecer a todos su cercanía, cariño y corresponsabilidad en la construcción del Reino de Dios".

"Acepto este nuevo cargo, con la confianza en que tras conocer mi futura diócesis en profundidad, y sobre todo con la ayuda del Sagrado Corazón de Jesús", el nuevo arzobispo de Toledo espera "poder desempeñar sabiamente esta tarea a la que me enfrento con una confiada esperanza".

Una vez nombrado arzobispo de Toledo, Francisco Cerro ha avanzado que "en próximos meses" tomará posesión de su nueva sede episcopal, en una fecha que todavía no han acordado entre su antecesor y él mismo y que comunicarán "en su momento". Hasta entonces, ha señalado que seguirá siendo obispo de Coria-Cáceres en condición de administrador apostólico.

Ha avanzado que durante este tiempo, hasta su marcha a Toledo, seguirá "trabajando codo a codo con la Curia, los sacerdotes, religiosos y religiosas y los fieles laicos en el desarrollo de lo programado en la diócesis".

Respecto a quién podrá sucederle al frente del Obispado de Coria-Cáceres, Francisco Cerro ha asegurado desconocerlo, tras lo que ha explicado que él actuará como administrador apostólico hasta que se marche al Arzobispado de Toledo.

En ese sentido, Cerro ha estimado un plazo de "siete u ocho meses" para nombrar a su sustituto en Coria-Cáceres, tras lo que ha recordado que "las cosas de palacio van despacio", ya que la Iglesia "tiene su propio criterio de sabiduría, porque tiene siglos".

Por otra parte, y a preguntas de los periodistas sobre su posición respecto a que el Monasterio de Guadalupe, que alberga a la patrona de Extremadura, dependa de la Archidiócesis de Toledo, Francisco Cerro ha aseverado que "va a seguir siendo una apuesta para que Guadalupe pertenezca a alguna de las tres diócesis de la provincia eclesiástica de Extremadura".

"En eso no puede haber duda", ha señalado el nuevo arzobispo de Toledo, quien en cualquier caso ha recordado que "la solución la tiene la Santa Sede".

Finalmente, y respecto al principal reto que se plantea a la Iglesia en la actualidad, Monseñor Francisco Cerro ha marcado "la evangelización", para "lograr que el mensaje de Jesús llegue a todos, a los niños y a los mayores, y a cómo transmitir la fe y vivir la caridad con los más pobres y necesitados", ha concluido.

FELICITACIÓN DEL PRESIDENTE DE CLM

Además, tras hacerse oficial el nombramiento, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha trasladado este viernes su enhorabuena al nuevo arzobispo de Toledo.

Así lo ha traslado la Junta en un comunicado en el que el presidente regional también ha mostrado su agradecimiento a Braulio Rodríguez, titular de la sede primada de España durante la última década.

Una vez se ha hecho público el nombramiento en el día de hoy, García-Page ha dado la bienvenida a Cerro que, precisamente, completó sus estudios en el Seminario de Toledo, ciudad en la que fue ordenado sacerdote en 1981.

Asimismo, el jefe del Ejecutivo Autonómico se ha mostrado confiado en seguir manteniendo una colaboración activa y fructífera con la Archidiócesis toledana que "abarca un territorio especialmente arraigado en sólidas raíces culturales y espirituales".

Además, García-Page ha valorado el compromiso y la labor desarrollada por Rodríguez desde abril de 2009, fecha en la que fue designado por el papa Benedicto XVI, convirtiéndose en el arzobispo 120 en la sucesión apostólica de los Pastores que han presidido la Archidiócesis Primada.

También la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, ha dado la bienvenida "en nombre de todos los toledanos" a Francisco Cerro en el día en que se ha conocido su nombramiento como nuevo arzobispo, en sustitución de Braulio Rodríguez, a quien ha agradecido el trabajo realizado en los últimos diez años.

En un comunicado, el Consistorio ha informado del mensaje difundido por la regidora municipal a través de sus redes sociales, donde ha señalado que se trata de un "día de júbilo" y ha recordado que la labor del arzobispo saliente va a ser reconocida por el Ayuntamiento el próximo 23 de enero con el título de Hijo Adoptivo de la ciudad.

Poco después del mediodía, las campanas de la ciudad anunciaban el nombramiento, al tiempo que el todavía arzobispo de Toledo daba a conocer la noticia a los medios de comunicación, una información esperada tras presentar éste su renuncia al haber cumplido el pasado mes de enero los 75 años.

El 16 de abril de 2009 el Papa Benedicto XVI nombró a Braulio Rodríguez arzobispo electo de Toledo, en sustitución del cardenal Antonio Cañizares Llovera, y tomó posesión de la sede el día 21 de junio de 2009 como el arzobispo 120 en la sucesión apostólica de los pastores que han presidido la archidiócesis primada.

Francisco Cerro puede ser nombrado oficialmente arzobispo de Toledo el 21 de diciembre

Más información en vídeos 
Comentarios