miércoles 20/10/21

Los carneros de los Gómez de la Cruz tampoco desfilan este año en las Mondas

Durante más de 85 años, desde la década de los años treinta, la familia Gómez de la Cruz ha llevado a sus carneros a Talavera de la Reina para participar en la fiesta de Las Mondas. Y estos animales arrastrando un pequeño carro engalanado -con banderitas de colores, romero y tomillo- se ha convertido en un símbolo de esta celebración
Los carneros Pajarito y Mueso, que son los encargados de portar el Carrito de la fiesta de Las Mondas de Talavera de la Reina (Toledo), posan junto a sus dueños en la localidad manchega - EFE/Manu Reino
Los carneros Pajarito y Mueso, que son los encargados de portar el Carrito de la fiesta de Las Mondas de Talavera de la Reina (Toledo), posan junto a sus dueños en la localidad manchega - EFE/Manu Reino

Joaquín Gómez de la Cruz tenía 11 años cuando acompañó por primera vez a su padre, Saturnino, a llevar dos carneros a la fiesta de Las Mondas de Talavera, y así lo hizo hasta 2019. A sus 61 años solo ha faltado "el año de la mili" y los pandémicos 2020 y 2021: "se echa en falta porque lo hemos vivido, lo hemos mamado".

Durante más de 85 años, desde la década de los años treinta, la familia Gómez de la Cruz ha llevado a sus carneros a Talavera de la Reina para participar en la fiesta de Las Mondas. Y estos animales arrastrando un pequeño carro engalanado -con banderitas de colores, romero y tomillo- se ha convertido en un símbolo de esta celebración.

Empezó el abuelo Julián, siguió su hijo Saturnino (que falleció en 2020 a los 94 años) y han continuado Joaquín y su hermano Jesús. Todos ellos cada año han llevado una pareja de carneros desde Gamonal, donde está su ganadería, hasta Talavera de la Reina.

El año pasado no hubo ningún tipo de celebración alrededor de la fiesta de las Mondas, que comienzan el domingo de Resurrección, y este año el Ayuntamiento de Talavera de la Reina ha organizado algunos actos, pero muy seleccionados para evitar incumplir las normas sanitarias: por supuesto, no habrá cortejo de Mondas, el desfile que siempre han cerrado los carneros de los Gómez de la Cruz.

"Nosotros seguimos con el tema de los carneros y con la tradición, dure lo que dure, que no sabemos lo que va a durar", ha explicado a Efe Joaquín. Él y su hermano Jesús (seis años menor) han continuado los pasos de su padre y se dedican al campo y el ganado, pero la siguiente generación no.

"Esto de la ganadería y el campo es muy duro. Nosotros, por no abandonar a mis padres, seguimos con ello; pero ésto es trabajar los 365 días del año, y si es bisiesto 366, ni vacaciones, ni ratos con la familia, y así un día tras otro. Es tremendo", reflexiona.

Joaquín Gómez de la Cruz tenía 11 años cuando acompañó por primera vez a su padre a llevar los carneros a las Mondas y en sus 61 años solo faltó "el año de la mili" (que precisamente tuvo que marcharse al servicio militar el día de las Mondas, recuerda) y en 2020 y 2021.

"Que si se echa de menos? Vamos a ver, se echa en falta. Nosotros terminamos un año y ya estamos pensando en el año que viene. Lo hemos vivido, lo hemos mamado", afirma. Y añade: "hoy mismo, hablando con mi hermano, le decía yo que el sábado ya estaríamos preparados para ir. Claro que lo echas de menos, pero la situación es la que es".

'PAJARITO' Y 'MUESO', LOS CARNEROS DE LAS MONDAS

'Pajarito' y 'Mueso' son los nombres de los mansos (carneros) que los Gómez de la Cruz tienen preparados para ir a las Mondas, aunque tampoco es que precisen un entrenamiento continuado, explica Joaquín, porque "una vez que se los doma" solo hace falta "cogerlos" un mes antes o cincuenta días antes de las Mondas.

O sea, "que una vez domados no hace falta estar continuamente" en la tarea, subraya.

La fiesta de las Mondas se remontan a la Talavera romana, cuando eran una ofrenda del pueblo a la diosa Ceres, y posteriormente fueron cristianizadas por el rey visigodo Liuva II al comenzar el siglo VII (en el 602), que las adaptó como devoción a la Virgen del Prado, patrona de la ciudad.

En los siguientes siglos la trayectoria de estas fiestas ha sido desigual, con momentos más intensos durante los siglos XVI y XVII, cayendo casi en el olvido durante parte de los siglos XIX y del XX y siendo recuperadas de forma más oficial por el Ayuntamiento talaverano a principios de los ochenta del pasado siglo.

Sin embargo, la participación de Gamonal en estas fiestas siempre se ha mantenido, aún en momentos en que incluso los talaveranos la tenían muy olvidada. De hecho, Gamonal y otros pueblos próximos a Talavera son los grandes protagonistas de las Mondas junto a los carneros, que cierran el desfile precedidos por la soldadesca de Gamonal.

Y estos carneros son los únicos animales que tienen el honor de entrar en la Basílica de la Virgen del Prado, donde concluye el desfile, y llegar hasta el altar.

"Seguimos en activo. A ver si, cómo dicen, lo de las vacunas funciona y podemos volver a la normalidad", concluye Joaquín Gómez de la Cruz.

Comentarios