martes 23.07.2019

Las obras de la torre de la Catedral de Toledo se podrían prolongar más de un año

El montaje del andamio para acometer la obra de restauración de la torre de la Catedral de Toledo podría comenzar antes de la celebración del Corpus Christi,

Las obras de la torre de la Catedral de Toledo se podrían prolongar más de un año
Las obras de la torre de la Catedral de Toledo se podrían prolongar más de un año

El montaje del andamio para acometer la obra de restauración de la torre de la Catedral de Toledo podría comenzar antes de la celebración del Corpus Christi, que este año es el 20 de junio, porque la seguridad lo "requiere", y solo en esta tarea de instalar el andamio se empleará un mes, aproximadamente. 

El deán de la Catedral Primada, Juan Miguel Ferrer, ha explicado en una rueda de prensa en la que también se han dado cuenta de los detalles de la celebración del Corpus en Toledo, que el Ayuntamiento de la capital ya ha concedido la licencia de obras, si bien aún se está a la espera de que el Consistorio dé el permiso para ocupar la vía pública, ya que el andamio invadirá un metro de la acera que está a los pies de la torre. 

Ferrer ha dicho que en cuanto el Ayuntamiento dé el permiso de ocupación de vía pública, se comenzará la instalación del andamio inmediatamente, aunque ello ocurra antes de las fiestas del Corpus, porque "la seguridad lo requiere", y ha señalado que si hay que comenzar el montaje del andamio antes del 20 de junio, "no habrá incovenientes ni dificultades para poder desarrollar las actividades con el decoro y la solemnidad que requiere el Corpus".

Además, ha calculado que solo en la instalación del andamio, que tendrá unos 60 metros de altura y tapará las cuatro caras de la torre, durará un mes, y que desde que se comience a montar el andamiaje hasta que terminen las obras, "puede transcurrir un año más o menos".

Por su parte, el arquitecto conservador del templo, Jaime Castañón, ha detallado que la obra comenzará desde arriba hacia abajo a lo largo de los 50 metros de la torre de la Catedral, excepto la aguja superior, donde se intervino en la década de los 80 del siglo XX y que ahora se excluye de la restauración. 

Ha recordado que ya se hizo un primer reconocimiento del estado de la torre con drones y también con operarios, que se descolgaron por la misma para revisarla in situ. 

A partir de ahí, Castañón ha dicho que se revisará nuevamente en su totalidad para ver si existe algún desperfecto que no se haya observado y luego se procederá a la consolidación de los elementos, por ejemplo si se detecta alguna pieza mal colocada o falta alguna, sobre todo en aquellas zonas que son importantes desde un punto de vista constructivo. 

En este punto, ha hecho hincapié en las cornisas, porque más allá de su función estética, tienen un efecto constructivo para proteger la torre y que el agua no resbale por la fachada, llegando incluso a poder causar filtraciones en la piedra, sino que salga hacia afuera. 

Tras esta revisión, se procederá a la limpieza, empezando por "lo principal", como quitar restos de excrementos de palomas o incluso plantas, y por último se procederá a la restauración. 

Castañón ha señalado que "la piedra que no es cornisa está bastante bien" y que la torre, en general, no está muy sucia. 

En total, según han calculado, trabajarán casi un centenar de operarios de distintos oficios, como canteros, herreros o conservadores, entre otros, si bien de forma simultánea solo podrán estar subidos en los andamios unos diez trabajadores, que trabajarán todos al mismo nivel, por motivos de seguridad. 

Además, y tras el reciente incendio en la catedral de Nôtre Dame en París, ha subrayado que la Catedral tiene normas y protocolos de seguridad "muy importantes" y que, además de esos protocolos, se pondrán "normas y alarmas" por motivos de seguridad en general, "no porque haya un incendio, porque la torre tiene poca carga de fuego, ya que casi todo lo que hay es piedra". 

"Así y todo, tenemos un estudio de seguridad completado", ha recalcado. 

Estas obras de restauración de la torre de la Catedral, las primeras que se acometerán desde que el templo fue construido entre los siglos XIV y XV, se realizarán después de que a mediados de octubre se desprendiera un elemento de la cornisa de la torre.

Más información en vídeos 
Comentarios