El fiscal pide la absolución para el acusado de envenenar aves en Toledo en 2011

El acusado niega su relación: "Esto no tiene ni pies ni cabeza". "Esto es una mafia de los ecologistas y toda esta gente y por presiones se ha abierto el juicio", ha afirmado
El fiscal pide la absolución para el acusado de envenenar aves en Gerindote (Toledo) en 2011
photo_camera El fiscal pide la absolución para el acusado de envenenar aves en Gerindote (Toledo) en 2011

El fiscal ha pedido la absolución para el único acusado, vivo, de un delito de envenenamiento masivo de aves en Gerindote (Toledo) en 2011, mientras que las asociaciones ecologistas WWF, Ecologistas en Acción y Seo/BirdLife han mantenido, como acusación particular, la petición de dos años y medio de prisión.

El Juzgado de lo Penal número 1 de Toledo ha acogido este miércoles el juicio por el envenenamiento de aves que ocurrió en agosto de 2011 en un coto de caza de Gerindote, que fue aplazado el pasado mes de enero tras la impugnación de algunas pruebas.

Durante el juicio, la Fiscalía ha pedido la absolución para el único acusado -otros dos imputados han fallecido- por falta de pruebas que lo relacionen con la gestión del coto en el que aparecieron la mayoría de las aves muertas.

Por su parte, las tres organizaciones naturalistas que ejercen la acusación particular han pedido una condena de dos años y seis mes de prisión y la inhabilitación durante un año en trabajos que impliquen al sector de la caza.

Han explicado que la mayoría de las sesenta aves envenenadas presentaban un principio activo prohibido en la Unión Europea desde el año 2007, lo que, en su opinión, avala que el envenenamiento fue provocado para beneficiar al coto, que era de caza menor.

Entre las sesenta aves envenenadas había especies en peligro de extinción como águila imperial, milano real, milano negro y aguilucho lagunero.

El acusado, Israel Santos, ha explicado, ante el juez y en declaraciones a los periodistas, que no tiene relación con el coto en el que se encontraron las aves y ha subrayado: "No hay ningún caso porque yo me dedico desde 2002 a trabajar en la construcción y del envenenamiento no sé nada".

Santos ha señalado que ya en 2015 la fiscalía pidió que se archivara el caso al no poder comprobar que el imputado era el responsable del envenenamiento masivo de las aves y ha opinado que "el caso se ha alargado tanto porque los ecologistas son una mafia, y por la presión que han realizado el caso ha seguido para adelante".

Asimismo, la abogada del procesado ha solicitado que la acusación se haga cargo de las costas del juicio.

Además de Israel Santos, estaban acusados su padre, que se encargaba del mantenimiento del coto, y el titular de la finca, pero ambos han fallecido.

Durante el juicio han comparecido agentes medioambientales, forenses y guardias civiles que han explicado cómo se encontraron las aves, el procedimiento que llevaron a cabo y la cadena de custodia de los animales.

Uno de los forenses ha declarado que el envenenamiento producido en la finca 'Casas Nuevas' y alrededores es un caso de "intoxicación continua", ya que se encontraron cadáveres de aves muertas 7 y 8 días antes.

Además, uno de los agentes medioambientales ha señalado que alguno de los cadáveres habían sido movidos del lugar ya que encontraron varios cuerpos juntos en posiciones que no eran las habituales en la muerte de una rapaz.

Varios agentes han identificado al acusado como gestor de la finca en la que se encontraron aves muertas y han explicado que meses antes habían hablado con él sobre el coto de caza y la gente que acudía, pero han agregado que no podían demostrar esta circunstancia. 

Comentarios