miércoles 1/12/21

Visto para sentencia el juicio al sacerdote de Talavera acusado de abusos sexuales

La Fiscalía mantiene la petición de 17 años contra el cura por los presuntos abusos a la menor de edad
La Audiencia Provincial de Toledo juzga a partir a un sacerdote de Talavera de la Reina que se enfrenta a una petición fiscal de 17 años de prisión por la presunta agresión sexual continuada de una menor en su despacho parroquial durante varios años en los que fue su director espiritual - EFE/Ángeles Visdómine
La Audiencia Provincial de Toledo juzga a partir a un sacerdote de Talavera de la Reina que se enfrenta a una petición fiscal de 17 años de prisión por la presunta agresión sexual continuada de una menor en su despacho parroquial durante varios años en los que fue su director espiritual - EFE/Ángeles Visdómine

El juicio a un sacerdote de Talavera de la Reina, que se ha celebrado entre este martes y este jueves en la Audiencia Provincial de Toledo, ha quedado visto para sentencia, tras tres jornadas a puerta cerrada por decisión de la Sala.

Fuentes jurídicas han confirmado a Efe que el juicio ha concluido con esta tercera jornada en la que, tras las pruebas testificales y periciales de los últimos días, el Ministerio Fiscal, la acusación particular y la defensa han expuesto sus conclusiones.

Tanto la fiscal como la acusación particular han mantenido su petición de pena para el acusado, de 17 años de cárcel en el caso del Ministerio Fiscal por un delito continuado de agresiones sexuales y de otro contra la integridad moral, y de 22 años por parte de la acusación, mientras que la defensa ha pedido la absolución para el cura procesado.

Según las mismas fuentes, en esta última jornada, el acusado ha declinado hacer uso de la última palabra y ha dicho que no quería añadir "nada".

Las tres sesiones se han celebrado a puerta cerrada porque este martes, poco antes de su inicio, la fiscal así lo ha solicitado para proteger la imagen y la intimidad de la víctima y de su entorno y por la presunción de inocencia del sacerdote procesado, a cuya solicitud se adhirió la acusación particular y la defensa, por lo que fue autorizada por la Sala, compuesta por tres magistrados.

En la primera jornada, el acusado negó los hechos y dijo que nunca le haría daño a la víctima porque la "quería y trataba como a una hija", según señalaron fuentes jurídicas a Efe, mientras que la madre de la joven, que mantenía y mantiene una relación sentimental con el cura, apoyó el móvil de "celos y venganza" que sostiene la defensa del acusado.

También declaró el primer día la víctima, que relató los episodios presuntamente sufridos en el despacho parroquial del acusado, que era su director espiritual, durante los años 2011 y 2013 y las consecuencias que esta circunstancia le han conllevado.

En la segunda jornada, la del miércoles, declararon nuevos testigos y también fue el turno de los informes periciales y forenses, de manera que los profesionales que emitieron el informe en el juzgado lo ratificaron y confirmaron así las lesiones psíquicas de la víctima como consecuencia de los abusos a los que ha sido sometida.

Los hechos, descritos en el escrito de acusación de la fiscal que ha elevado este jueves a definitivo, se remontan a 2011, cuando la víctima, de 15 años, vivía una situación de "angustia y confusión" derivada de la crisis matrimonial de sus padres, motivo por el que le designaron al acusado como director espiritual, llegando a convertirse en una "persona de referencia" para ella.

Relata el escrito los abusos y agresiones sexuales a los que supuestamente sometió este sacerdote a la víctima entre enero de 2011 y junio de 2013, aprovechando su situación de "aislamiento familiar" para llevar a cabo "su comportamiento lascivo".

Narra, incluso, cómo el acusado y la madre de la víctima, con quien supuestamente mantenía una relación, la sometieron a un "exorcismo" para quitarle el "demonio" que tenía dentro y que, en una ocasión, la joven tuvo que ser atendida en el Hospital de Talavera de la Reina por "una paliza".

La víctima tiene una serie de "padecimientos psiquiátricos" compatibles con "haber experimentado acontecimientos traumatizantes, como pueden ser los abusos-agresiones sexuales continuados en el tiempo, que la víctima vivió en soledad durante años en una situación de vulnerabilidad", ha expuesto el Ministerio Fiscal.

Además de la pena de prisión, la Fiscalía quiere que se inhabilite al acusado para cualquier profesión u oficio que conlleve el contacto regular con menores, que se le someta a libertad vigilada durante 10 años y que se le prohíba durante 20 años comunicarse con la víctima, cuya "vulnerabilidad" ha tenido en cuenta para formular y mantener su petición.

Comentarios