Dos años y medio de prisión por estafar 87.300 euros a su abuelo en cheques falsificados

Los hechos ocurrieron entre enero y marzo de 2015 cuando la condenada acordó con sus tíos que su abuelo iba a irse a vivir con ella a su casa en la localidad toledana de Yeles para cuidarlo
En la imagen de archivo la sede del Tribunal Supremo en Madrid
photo_camera En la imagen de archivo la sede del Tribunal Supremo en Madrid

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena a dos años y cinco meses de prisión a una mujer que estafó 87.300 euros a su abuelo, a quien cuidaba en su casa, en cheques y donaciones cuya firma falsificó.

Los hechos ocurrieron entre enero y marzo de 2015 cuando la condenada acordó con sus tíos que su abuelo iba a irse a vivir con ella a su casa en la localidad toledana de Yeles para cuidarlo.

Así, "aprovechando que tenía acceso al talonario de cheques", la mujer simuló, o lo hizo otra persona con su conocimiento, la firma de su abuelo en tres cheques por importe de 7.300 euros.

Asimismo, confeccionó con fecha de 18 de enero de 2015 un contrato privado para cobrar una donación de su abuelo de 80.000 euros, que falleció el 28 de febrero de 2016, pero que no presentó en el Juzgado de Primera Instancia número 58 de Madrid hasta el 10 de octubre de 2017 "tratando de buscar el error en el órgano que tenía que resolver el procedimiento" de herencia.

La Audiencia de Toledo la condenó a dos años y cinco meses de prisión más el pago de una multa de 2.850 euros por un delito continuado de falsedad en documento mercantil en concurso con un delito de estafa, además de un delito de falsedad en documento privado en concurso con un delito de estafa procesal.

Además, en concepto de responsabilidad civil le impuso la devolución de 7.300 euros y anuló el contrato de donación de 80.000 euros en un fallo que confirmó el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

La mujer recurrió al Supremo alegando que "la prueba de cargo es insuficiente" porque la Audiencia "no ha contado con el testimonio del abuelo fallecido", que "no hizo testamento en favor de sus hijos", que "el dinero supuestamente apropiado no era de los hijos" y que el informe pericial establece que de las 13 firmas analizadas 8 son auténticas y 5 falsas y que, de las falsas, no se ha podido determinar que fueran realizadas materialmente por ella.

Pero el alto tribunal rechaza estos argumentos al mencionar que la autoría de la mujer fue establecida a partir de "un conjunto de indicios que apuntan ineludiblemente" a la acusada.

Y cita que "era la persona que vivía con el abuelo, que cobró los cheques y los ingresó en su cuenta, que fue la persona que aportó el contrato de donación falsificado en el proceso civil hereditario" y que "la falsedad de los cheques y del contrato de donación fue acreditada mediante un informe pericial policial que no fue objeto de impugnación en el momento procesal oportuno".

Comentarios