Comienzan las obras de mejora de drenaje en la carretera TO-23 en la provincia de Toledo

Las obras, que cuentan con un presupuesto de 1.831.627,53 euros, consisten en la mejora y ampliación del drenaje transversal y longitudinal
En la imagen de archivo trabajadores de conservación y mantenimiento de carreteras trabajando sobre una vía - fomento
photo_camera Comienzan las obras de mejora de drenaje en la carretera TO-23 en la provincia de Toledo

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana iniciará la próxima semana las obras de mejora del drenaje entre los puntos kilométricos 0+500 y 2+080 de la carretera TO-23 en la provincia de Toledo.

Según ha informado el departamento ministerial en nota de prensa, la TO-23 es una carretera multicarril con un elevado tráfico (56.086 vehículos/día y 5,57 por ciento de pesados), que sirve de acceso a la población de Toledo por el este, siendo la única vía de comunicación entre el centro de la población de la capital y los polígonos residenciales e industriales de Santa María de Benquerencia.

Asimismo, ha indicado que a consecuencia de las lluvias caídas a principios de septiembre de 2021, ha resultado necesario ejecutar estas obras de mejora del drenaje.

Además, puesto que será necesaria la ocupación de superficies de ámbito municipal, así como la reposición de servicios municipales, las actuaciones se realizarán en coordinación con el Ayuntamiento de Toledo.

También estas obras se incluyen dentro del programa de conservación y mantenimiento de la Red de Carreteras del Estado en el que el Gobierno de España ha invertido más de 73 millones de euros desde junio de 2018 en la provincia de Toledo.

Con respecto a las características técnica de la actuación, el Ministerio ha precisado que se han incluido las que se han considerado indispensables para evitar que se pueda ver afectada la seguridad en la circulación.

En concreto, el drenaje transversal consiste en la instalación de marcos prefabricados de hormigón armado en los puntos kilométricos de la vía 0+620, 0+750, 1+280, 1+510 y bajo el camino de servicio (antiguo trazado de las vías de ferrocarril).

En cuanto al drenaje longitudinal, supone la demolición de cunetas de hormigón existentes y posterior construcción de cunetas de hormigón trapezoidal de mayor capacidad entre los puntos kilométricos 0+500 y 0+620, del 0+620 al 0+750, del 0+750 al 1+180 -en este caso es necesaria la construcción de un muro de hormigón-, y entre los puntos 2+000 y 2+080 con la construcción de un muro de contención.

También se ejecutará la reconstrucción del firme afectado por las obras en ambas calzadas y, en relación a los sistemas de contención de vehículos, se realizará la demolición de muro de fábrica hormigón armado en varios tramos y la colocación de barrera bionda metálica en sustitución.

Y para contribuir a las soluciones al tráfico y reposición de servicios afectados, se llevará a cabo señalización y balizamiento, así como para la ejecución de los desvíos de tráfico para la ejecución de las distintas obras; reposición de servicios afectados, señalización, balizamiento y construcción de dos transfer, y limpieza y terminación de las obras.

Comentarios