sábado 24/10/20

Estiman que "a inicios o mediados" de octubre se reabrirá la torre de la Catedral

Por otra parte, el triduo y la Santa Misa en honor a 'Nuestra Señora Santa María del Alcázar' será en la Catedral y no habrá procesión
El deán de la Catedral Primada de Toledo, Juan Miguel Ferrer Grenesche (c), ha presentado el proyecto de restauración de la torre de la catedral primada - EFE/ Ángeles Visdómine
El deán de la Catedral de Toledo, Juan Miguel Ferrer, en una imagen de archivo en rueda de prensa

El deán de la Catedral de Toledo, Juan Miguel Ferrer, ha avanzado este martes que la reapertura de la torre del templo catedralicio, cuyas obras de restauración dieron comienzo el 4 de agosto de 2019, tras 40 días de montaje de andamios, tendrán lugar a "principios o mediados" de octubre.

De esta manera se ha pronunciado el deán a preguntas de los periodistas tras presentar los actos en torno a la celebración del triduo y la misa en honor de 'Nuestra Señora Santa María del Alcázar', al iniciarse ya los trabajos de desmontaje de los andamio.

"Una vez retirados se reanudará con normalidad, se retomarán las visitas", si bien "los grupos serán un poco más reducidos" por la actual pandemia, ha precisado Ferrer, y el aforo, que antes de las obras eran de unas 20 personas, "ahora se pueden reducir a la mitad, pero es algo que habrá que ver con los técnicos".

Un hecho, ha aclarado, por los espacios reducidos, como la escalera de caracol, "pero si los técnicos lo ven prudente el grupo se puede recudir en menor cantidad, 12-15 personas como máximo" y ello porque "al llegar a los tramos estrechos de escalera, en lugar de subir todo el grupo de golpe, unos se pueden quedan asomados a una terraza o viendo la casa del campanero mientras los otros suben, y luego lo hacen el resto".

"Habrá que estudiarlo, aún no esta decidido porque tienen que ser técnicos en sanidad los que aconsejen si se puede, prudentemente, hacer una manera o de otra", ha reforzado Ferrer, quien si ha aseverado que, con el reinicio de las visitas, "se podrá contemplar en todo su esplendor" la belleza de la torre, especialmente desde la calle y por la noche, "cuando esté iluminada".

Un hecho que ha atribuido a las nuevas técnicas de mortero que se han empleado en la restauración: "Ahora se ve que este mortero da más unidad a la torre, aunque habrá a quien le extrañe", ha refrendado el deán, quien ha confirmado que se realizará un acto público cuando se inaugure, "aunque sea reducido, para que expertos y técnicos expliquen sus características", ha concluido.

La restauración de la torre, tras desprenderse una de su cornisa, en octubre de 2018, tendrá un coste cercano al millón de euros, aunque el inicial rondaba los 800.000 euros, con cargo al convenio del tratado con la Santa Sede, y es la primera intervención de la torre de la catedral, construida entre los siglos XIV y XV, con trabajos desde la base hasta la barandilla, unos 50 metros de altura.

La anterior única actuación en el templo catedralicio se produjo en la aguja superior, en la década de los años ochenta del siglo pasado.

SANTA MARÍA DEL ALCÁZAR

Por otra parte, el deán de la Catedral de Toledo ha confirmado que el triduo y la Santa Misa en honor a 'Nuestra Señora Santa María del Alcázar', programadas para los próximos 24, 25, 26 y 27, se celebrarán todas en la catedral, con estrictas medidas de seguridad, y no se desarrollará la tradicional procesión por las calles.

En rueda de prensa junto al presidente de la hermandad, Ricardo Alba, el deán ha detallado que el triduo no se celebrará este año, por las medidas impuestas por las autoridades sanitarias por el COVID-19, en la capilla de la virgen, sino en la catedral y que se habilitará la nave de Crucero y la nave Sur, por tener un mayor espacio que permite ampliar el aforo y mantener, así, las medidas de distancia social.

"No habrá procesión por las calles", la tradicional que va desde el templo catedralicio hasta el Alcázar y el regreso de la virgen, como tampoco en el interior de la catedral, con el fin de evitar aglomeraciones y "observar al máximo las precauciones sanitarias".

El deán ha ampliado que el triduo y el rosario de los días 24, 25 y 26 podrán ser seguidos por todo aquel que lo desee, como la Santa Misa del domingo 27, pero con un aforo máximo de 400 personas, por lo que ha pedido "la máxima paciencia y compresión" a los devotos de la virgen.

"No queremos excluir a nadie", ha aclarado Ferrer, quien se ha circunscrito a la situación de crisis sanitaria para limitar la asistencia para que "toda la sociedad esté libre de este azote de la enfermedad", y de ahí que haya confirmado que los triduos y rosarios serán retransmitidos por Youtube y la misa del domingo por televisión a través de Canal Diocesano.

El presidente de la hermandad organizadora, Ricardo Alba, ha completado que el rosario y triduo del día 24 correrá a cago del propio deán de la catedral, el del día 25 por el capitán castrense José Luis Sánchez y el día 26 por el párroco de Villarrobledo (Albacete), Francisco Javier Valero, con motivo del acto de hermanamiento que se va a sellar con la Hermandad del 'Cristo de los Mártires' de esa localidad roblense.

Alba ha añadido que la Santa Misa del domingo 27, a partir de las 12:00 horas, estará presidida por el arzobispo de Toledo, Francisco Cerro, y que en el transcurso de la misma se bendecirá e impondrán las medallas a los nuevos 41 hermanos de la hermandad toledana, también con especiales medidas de seguridad por la pandemia y, por tanto, evitando el contacto personal.

El presidente de la hermandad ha concluido que, en paralelo a los actos litúrgicos, se han organizado dos concursos, en ambos casos que cumplen su cuarta edición, uno de fotografía para plasmar la advocación religiosa y su relación con la ciudad, y el restante de christmas que está dirigido a niños de 5 a 12 años, cuyos resultados se darán a conocer el 10 de diciembre.

Más información en vídeos 
Comentarios