El obispo auxiliar de Toledo, nuevo secretario general de la Conferencia Episcopal

Los obispos incrementarán la lucha contra los abusos en la Iglesia: "Siempre hay que estar de parte de la víctima". El nuevo secretario general de la CEE no se etiqueta como conservador ni progresista y se adhiere al proyecto del Papa Francisco
El obispo auxiliar de Toledo, César García Magán, nuevo secretario general de la Conferencia Episcopal
photo_camera El obispo auxiliar de Toledo, César García Magán, nuevo secretario general de la Conferencia Episcopal

El obispo auxiliar de Toledo, Francisco César García Magán, ha sido elegido este miércoles como nuevo secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE) para el periodo 2022-2027, en sustitución de Luis Argüello, que ha decidido dejar de desempeñar este cargo tras ser nombrado arzobispo de Valladolid.

García Magán se ha impuesto a los otros dos candidatos, el vicesecretario para Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Fernando Giménez Barriocanal, y el obispo auxiliar de Valencia, Arturo P. Ros, respectivamente, según ha informado la CEE.

Francisco César García Magán es, actualmente, obispo auxiliar de Toledo y tiene 60 años. Ha sido vocal de la Comisión Asesora de Libertad Religiosa del Ministerio de Justicia (2009-2014); es Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España y miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Canonistas. Además, es capellán de Su Santidad (2000) y prelado de honor de su Santidad (2005).

Nació en Madrid el 2 de febrero de 1962 y, en 1980, ingresó en el seminario mayor de Toledo, donde realizó los estudios eclesiásticos, finalizados con el Bachiller en Teología por el Instituto Teológico 'San Ildefonso' de Toledo, y fue ordenado sacerdote el 13 de julio de 1986.

Es licenciado en Teología Dogmática por la Pontificia Universidad Gregoriana (1990) y licenciado y doctor en Derecho Canónico por la Pontificia Universidad Lateranense (1998).

Estuvo al servicio de la Santa Sede desde 1991 a 2007, primero como oficial de la Secretaría de Estado (en la sección para los Asuntos Generales), a la vez que fue capellán de las Franciscanas Misioneras de la Madre del Divino Pastor. Posteriormente, fue secretario y consejero de las Nunciaturas Apostólicas en Colombia, Nicaragua, Francia y Serbia.

Desarrolló su labor docente en el seminario nacional interdiocesano de Nicaragua (2002-2003) y, actualmente, en los Institutos Superiores de Estudios Teológicos San Ildefonso y de Ciencias Religiosas Santa María de Toledo, y en la Facultad de Derecho Canónico de la Universidad Eclesiástica San Dámaso de Madrid. El 15 de noviembre de 2021 fue nombrado obispo auxiliar de Toledo por el Papa Francisco y fue ordenado el 15 de enero de 2022.

El proceso de elección comenzó este martes 22 de noviembre con una reunión 'ad hoc' de la Comisión Permanente, a la que los prelados llevaron sus candidaturas a secretario general. Cada candidatura debía estar avalada por diez obispos.

La votación entre los tres candidatos propuestos ha tenido lugar durante la mañana de este miércoles 23 de noviembre, en el marco de la Asamblea Plenaria, y para la elección se necesitaba mayoría absoluta (la mitad más uno) de los presentes en la sala en el momento de la votación, que ha sido secreta y que se ha realizado de manera digital, un procedimiento que ya se utilizó por primera vez en marzo de 2020 para la elección del presidente de la CEE.

Aunque uno de los cometidos del secretario general es informar a la opinión pública de los asuntos relativos a la Conferencia Episcopal Española, el elegido podría, si quisiera, deslindar el cargo de secretario general de la portavocía y elegir otro portavoz de la CEE. De ocurrir esto, no sería la primera vez pues ya sucedió en 1982 cuando fue elegido Fernando Sebastián como secretario general y nombró a Joaquín Luis Ortega como portavoz.

"DE PARTE DE LA VÍCTIMA"

El nuevo secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE) ha avanzado que la Iglesia española va a "incrementar" el trabajo de prevención y acompañamiento frente a los abusos sexuales, un problema que ha "contaminado" la Iglesia, y ha abogado por "estar siempre de parte de la víctima".

"La Iglesia también se ha visto afectada, contaminada, manchada por este problema social, el viernes ya se hablará, estamos trabajando en esta (Asamblea) Plenaria sobre ese tema, hay un compromiso muy serio y sin fisuras por parte de los obispos, por una transparencia, por el tema de la acogida, hay que estar siempre, siempre, de parte de la víctima, del que ha sufrido", ha subrayado García Magán en su primera comparecencia ante los medios de comunicación, tras aceptar el cargo como nuevo secretario general de la CEE.

El nuevo secretario general ha calificado de "lamentable, reprobable y condenable" el problema de los abusos y ha abundado en que "un solo abuso que hubiera ocurrido ya sería reprobable y execrable para la Iglesia".

En este sentido, el también obispo auxiliar de Toledo ha explicado que en la Asamblea Plenaria que se está celebrando esta semana en Madrid, con la presencia de todos los obispos españoles, se está abordando este asunto y ha avanzado que "se va a incrementar" todo el "trabajo de prevención y de acompañamiento".

BUENOS RESULTADOS EN LA RELACIÓN CON EL GOBIERNO

Por otro lado, sobre la relación de la Iglesia católica española con el Gobierno, García Magán ha comentado que "no es algo que empieza de cero" sino que es "un proceso que está en marcha con buenos resultados".

"Ya hay acuerdos que se han estipulado, hay abiertos diálogos en otras materias, en la cuestión social, de razón económica y, como todo en la vida, puede ser intensificable y mejorable, puede haber otros aspectos en los que, sin duda, la Iglesia colaboraría", ha subrayado.

Preguntado por si se considera progresista o conservador, ha afirmado que no se "etiqueta" y que "depende". "El Evangelio, ¿qué es? ¿Conservador o progresista? Depende, porque cogemos la Doctrina Social de la Iglesia y hay propuestas que ni siquiera el partido más radical de izquierdas se atreverían a asumir", ha manifestado, refiriéndose en concreto a la dimensión del trabajo.

Al mismo tiempo, ha recordado que la Iglesia defiende la vida, la familia y se ha preguntado si eso es "conservador". También ha insistido en la preocupación social por "la acogida de los migrantes" y por "no discriminar a nadie ni por razón de edad, sexo ideologías ni de opciones". "¿Eso es progresista? Cabe dentro del Evangelio", ha defendido.

Atendiendo a su hoja de ruta, el nuevo secretario general de los obispos ha detallado que no tiene un "proyecto personal" sino que se va a "adherir al proyecto de la Iglesia universal y del Papa Francisco" y, en concreto, al plan de la Conferencia Episcopal Española que está en marcha. "Las prioridades nos las ha marcado muy bien el Papa", ha precisado.

En cuanto a si será también portavoz de la CEE --una tarea que puede asumir él o delegar en otra persona--, García Magán ha apuntado que primero tiene que "aterrizar" y hacerse su "composición de lugar" y, solo después, tomará "las medidas oportunas discerniendo lo que puede ser mejor".

García Magán ha asegurado que afronta este nuevo servicio que le han encomendado los obispos "con gratitud" hacia ellos por la confianza, con "dedicación" hacia todas las iglesias particulares y todas las realidades eclesiales y con actitud de "colaboración sincera".

Además, ha desvelado que su trabajo al servicio de la Santa Sede, como diplomático, le ha servido para mirar "con las luces largas". "La Santa Sede es una buena escuela, una escuela exigente. Me gustan las cosas bien hechas", ha zanjado.

Comentarios