Más de 350 personas participan en la XV Jornada Diocesana de Voluntariado

El arzobispo ha señalado que “en la parroquia no puede faltar la vivencia de la fe que es la caridad” y ha definido como una de las características del voluntariado de Cáritas “que trabajamos como hijos de Dios y con hijos de Dios, y por lo tanto somos hermanos”
Más de 350 personas participan en la XV Jornada Diocesana de Voluntariado
photo_camera Más de 350 personas participan en la XV Jornada Diocesana de Voluntariado

El Edificio “la Compañía” (antiguo colegio de los Jesuitas) de Oropesa ha sido el escenario escogido para celebrar la XV Jornada Diocesana de Voluntariado, que este sábado ha reunido a más de 350 personas voluntarias procedentes de unas 50 parroquias de la Archidiócesis de Toledo.  Con el lema “Dando esperanza” y con la ponencia “60 años de entrega y caridad. 60 más de esperanza”, impartida por el responsable de Formación y miembro del Equipo de Desarrollo Organizativo de Cáritas Española, Guillermo Fernández Maíllo, se ha reflexionado sobre cómo el voluntariado de Cáritas se ha ido a adaptando a las nuevas realidades y a los nuevos tiempos y cómo ha estado en camino permanente para dar más dignidad y poner en el centro a la persona.

La jornada ha dado comienzo con la oración presidida por el arzobispo de Toledo, Francisco Cerro Chaves, que ha insistido en la necesidad de que cada parroquia tenga una Cáritas parroquial porque “si no la tiene le falta algo esencial” y “en la parroquia no puede faltar la vivencia de la fe que es la caridad”, ha asegurado según ha informado Cáritas en nota de prensa.

Cerro Chaves ha animado a los voluntarios “a vivir la caridad para que seamos capaces de acercarnos y vivir la dignidad de nuestros pobres”. También ha indicado que el voluntariado cristiano tiene “que subir al templo”, tiene que tener una vida de oración, y tiene que ser una persona capaz de entregarse y  sin juzgar a nadie. Según el arzobispo de Toledo “el voluntariado de Cáritas está caracterizado porque nosotros trabajamos como hijos de Dios y con hijos de Dios, y por lo tanto somos hermanos”.

Por su parte el responsable de Formación de Cáritas Española, Guillermo Fernández Maíllo, ha señalado que “tenemos que mantener la llama encendida de la esperanza, con una mente abierta y con un corazón confiado”, y “en la medida en que hemos sido capaces de poner a la persona y su dignidad en el centro hemos hecho evolucionar la concepción de asistencialismo”.

Haciendo un recorrido por la historia de los 60 años de Cáritas, ha manifestado que “cuando nos unimos para desarrollar el amor de Dios de manera conjunta nos convertimos en voluntarios”, y en estos momentos “los cristianos debemos de ser activistas del amor de Dios para intentar cambiar la sociedad en la que vivimos”.

Por último Guillermo Fernández Maíllo ha insistido en la necesidad de “no tener miedo porque las posibilidades de ir mejorando pasan por controlar nuestros miedos a cambiar y a hacer las cosas de forma diferente”.

El director de Cáritas Diocesana de Toledo, José Luis González Montañés, ha animado a “seguir trabajando por los más pobres porque no nos podemos acomodar”, y ha animado a todos los presentes “a celebrar este año 2024, este 60 aniversario de la constitución canónica como un año de gracia, porque Dios ha estado grande con nosotros”. También ha agradecido al Ayuntamiento de Oropesa por su implicación en esta Jornada, en la persona de su alcalde, Rubén Zapardiel, a la Cáritas Parroquial de Oropesa, y las empresas, como Salones Antonio, que han colaborado en la organización de este evento, en la comida y en el desayuno que se ha ofrecido a todos los voluntarios.

En la segunda parte ha tenido lugar un reconocimiento a 30 voluntarios y voluntarias que fueron directores y directoras de Cáritas Parroquiales que han hecho historia en Cáritas, y que según ha explicado la secretaria general, Mónica Moreno, “han sido ellos, con un equipo de voluntarios detrás, quienes han hecho posible que podamos llegar a celebrar este aniversario. Personas que han dado su vida, su tiempo y su talento por los más pobres en cada una de las parroquias en las que hay una Cáritas”.

La Jornada ha finalizado con la Santa Misa en la Parroquia y con una comida ofrecida por el Ayuntamiento a todos los voluntarios presentes.

Comentarios