jueves 21/1/21

Arzobispo de Toledo tilda de "totalitaria" la actitud del Gobierno con la Ley Celaá

Cerro ha mostrado su "asombro" por dicha actitud y ha recordado que la propia ministra de Educación, Isabel Celaá, afirmó en el Congreso de Escuelas Católicas que la educación de los niños no le corresponde a los padres, además de que cuestionó las escuelas de educación especial
El arzobispo de Toledo, Francisco Cerro Chaves, en una imagen de archivo
El arzobispo de Toledo, Francisco Cerro Chaves, en una imagen de archivo

El arzobispo de Toledo, Francisco Cerro, ha tildado de "totalitaria" la actitud del Gobierno de España, de "quienes se autodenominan demócratas y claman por la libertad", con la aprobación de la nueva Ley educativa denominada Ley Celaá.

En su escrito semanal, titulado 'Crisis educativa, crisis antropológica', Cerro ha mostrado su "asombro" por dicha actitud y ha recordado que la propia ministra de Educación, Isabel Celaá, afirmó en el Congreso de Escuelas Católicas que la educación de los niños no le corresponde a los padres, además de que cuestionó las escuelas de educación especial.

Asimismo, ha indicado que Celaá había anunciado que la asignatura de religión no tendría alternativa ni valor académico, y que la nueva Ley de Educación no tendría en cuenta la "demanda social", lo que para el arzobispo de Toledo significa que "privilegia a la escuela pública de iniciativa estatal sobre la de iniciativa social".

Además, ha hecho referencia a que el Gobierno de España destinará también 2.000 millones de euros a la escuela pública de iniciativa estatal para afrontar los gastos que genere la covid-19 en el ámbito educativo.

Según Cerro, la ministra de Educación tiene un discurso "claramente ideológico" y retoma temas que "presenta como modernos" y que, sin embargo, "son muy antiguos", ya que ha indicado que "todos estos planteamientos educativos se vienen repitiendo en España desde hace décadas" y que es una constante que casi todos los gobiernos cambien la Ley Educativa.

"Pareciera que los actuales gobernantes se obcecaran en repetir una y otra vez los mismos errores en la educación", ha manifestado, al tiempo que ha lamentado que "los intereses ideológicos priman sobre el verdadero fin de la educación".

Con todo, Cerro ha resaltado que "quienes gobiernan son los que tienen que garantizar el derecho de los padres a que sus hijos sean educados en sus propias convicciones morales y religiosas", un derecho que ha considerado que se concreta en el elegir colegio y clase de religión confesional.

Sin embargo, ha apuntado que "no deja de llamar la atención que en la mayoría de los debates abiertos en torno a la educación, las cuestiones controvertidas giran en torno a cuestionar el derecho de educar de los padres", además de los problemas con los medios, en vez de identificar y centrar el problema en el fin primordial de la educación que es "guiar a la persona hacia su propio desarrollo y madurez".

Para Cerro, "el gran problema de fondo de la educación hoy hunde sus raíces en la crisis antropológica actual" y, en este sentido, ha afirmado que se vive "una profunda crisis antropológica que se manifiesta en una crisis educativa". 

Comentarios