lunes 19/4/21

La muralla omeya de Toledo pertenece al Al-Hizan que construyó Abderramán III

Aunque los trabajos de estudio aún están por finalizar, se tiene constancia de que este conjunto de estructuras, en total tres nuevas torres y un tramo de muralla de unos 30 metros, son del Al-Hizan que construyó Abderramán III
La muralla omeya de Toledo pertenece al Al-Hizan que construyó Abderramán III
La muralla omeya de Toledo pertenece al Al-Hizan que construyó Abderramán III

El tramo de muralla de origen andalusí y de tres torres del Califato Omeya que han sido descubiertos en Toledo al restaurar la muralla medieval de la ciudad, forman parte de las obras de Al-Hizan que construyó el califa Abderramán III en el primer tercio del siglo X.

Aunque los trabajos de estudio aún están por finalizar, se tiene constancia de que este conjunto de estructuras, en total tres nuevas torres y un tramo de muralla de unos 30 metros, son del Al-Hizan que construyó Abderramán III, ya que el aparejo de esta obra, realizado mediante una técnica de sillares a soga y tizón, pertenece a la denominada arquitectura oficialista del Califato Omeya, ha informado el Ministerio de Cultura y Deporte.

Asimismo, ha señalado que en la arquitectura oficialista del Califato Omeya se muestra el poder a través de las formas de edificación en sillería y modulación de las piezas en su colocación.

En una nota de prensa, el Ministerio ha destacado que se trata de un hallazgo de gran importancia ya que, por primera vez, se ha podido documentar arqueológicamente el cierre suroriental de esta área palatina de los Omeyas en la ciudad de Toledo.

Además, al haber podido constatar la cronología y presencia de este gran espacio Omeya, se podrá comprender mejor el resto de los tramos de muralla de este costado de la ciudad, donde pueden existir más tramos de este recinto que, hasta la fecha, no han podido ser encuadrados cronológicamente, ha añadido.

El Ministerio de Cultura ha recordado que estos elementos arquitectónicos de la época omeya han sido encontrados al ejecutar las obras de emergencia que ejecuta este departamento ministerial para la consolidación del tramo de la muralla de Toledo sobre el paseo de Cabestreros, que es de titularidad estatal.

Gracias a los trabajos de control arqueológico, al realizar los tareas de limpieza de la muralla, se ha podido documentar la presencia de un torreón de planta rectangular, así como un tramo de muralla de origen andalusí.

A partir de este primer hallazgo e, incorporando los estudios de arqueología de la arquitectura y análisis arqueométricos, se ha podido detectar cómo, embutida en fases posteriores, existen dos torres más que fueron amortizadas por construcciones modernas, principalmente por la construcción del Hospital de Santiago.

Las obras en la muralla de Toledo, que tienen un presupuesto de 237.601,95 euros, comenzaron en octubre de 2020, cuando tras la inspección del servicio de bomberos de la ciudad, se detectaron partes del lienzo de muralla en situación de extrema precariedad con riesgo de desplome hacia la vía de circunvalación del recinto amurallado, ha explicado el Ministerio de Cultura.

También ha señalado que hasta la fecha se han podido consolidar los lienzos accesibles y se ha completado la zona de coronación en la que se había producido pérdida y caída del material pétreo.

La consolidación se ha realizado con hormigones de cal compatibles con los materiales originales y también se han limpiado y estabilizado los taludes situados sobre la muralla, dándoles acceso para facilitar su mantenimiento y colocando drenajes y líneas de vida para evitar caídas.

El desarrollo de la obra de emergencia, que continúa en la actualidad, está suponiendo la consolidación de estos lienzos de muralla y la retirada de escombros históricos, ha apuntado el Ministerio de Cultura.

Comentarios