jueves 17.10.2019

Guardias Civiles Retirados de Toledo critican "abandono" en el Día de su patrona

a los que no se invita a los actos institucionales en honor a la patrona

La Delegación de la asociación Retirados Asociados de la Guardia Civil de España (RAGCE) en Toledo ha criticado este sábado el "abandono" que en algunos lugares sufren los guardias civiles retirados, a los que no se invita a los actos institucionales en honor a la patrona.

En un comunicado remitido a los medios, la delegación de Toledo recuerda que RAGCE nació para defender a los guardias civiles retirados y a las viudas, "ante el abandono y la pérdida de derechos que vienen sufriendo en los últimos años, y también para reivindicar el hecho de que aunque retirados, nuestros veteranos siguen siendo guardias civiles".

Señalan también que aunque esta situación "no es generalizada, es más habitual de lo deseable, y concretamente en Toledo "los guardias civiles retirados vienen sufriendo en algunos puestos de esta provincia, ya no solo el olvido por parte de los compañeros en activo, sino también el menosprecio y la humillación pública".

Por ello, lamentan que "se pierda el espíritu con que fue instaurada esta celebración", tras la aprobación de la Real Orden de 8 de febrero de 1913 que proclamó Patrona de la Guardia Civil a la Virgen del Pilar y que, diez días después y por una Orden General del Cuerpo, establecía los principios generales de lo que habría de ser la festividad para los guardias civiles: una fiesta del compañerismo".

Una fiesta del compañerismo, que según la delegación toledana de RAGCE, se ha mantenido firme durante 175 años en la institución, pero que "algunos hoy olvidan, como olvidan que el día del Pilar para muchos guardias civiles, en activo, reserva y retirados es más que una fiesta lúdica o religiosa".

Los guardias civiles retirados de Toledo consideran aún más preocupante que "algunos comandantes de puesto decidan quienes deben asistir y quienes no a los actos institucionales, y que además incumplan normas establecidas".

Uno de estos casos es el que se da con los guardias civiles retirados por accidente en acto de servicio, a los que se ha concedido una vinculación honorífica con el Cuerpo y que mantienen una adscripción con alguna unidad, subrayan.

Y en este sentido argumentan que la vinculación honorífica "está regulada, es un reconocimiento de la propia Dirección General a estos agentes y es un derecho de los mismos que le otorga, entre otras cosas, que sea invitado a los actos de especial relevancia en los que participe la unidad a la que están adscritos.

Por último, los asociados de RAGCE en Toledo significan que, "paradójicamente", esta situación se produce "con el conocimiento de los jefes, ya que ha sido denunciada en el puesto de Lillo, donde los derechos de uno de estos agentes se están viendo vulnerados de forma reiterada desde hace ocho años sin que nadie haga nada", concluyen.

Más información en vídeos 
Comentarios