sábado 29/1/22

Los morraches de Malpica de Tajo, Fiesta de Interés Turístico Regional

Los 'morraches' de Malpica de Tajo visten un traje multicolor, a modo de arlequín, cuelgan a su espalda -a la altura de la cintura- varios cencerros que suena ruidosamente, se cubren el rostro con una careta y arrastran una larga porra
En Malpica de Tajo (Toledo9 no recuerdan otro año sin fiestas de San Sebastián. En la imagen los populares morraches de esta fiesta - Fotografía: La Tribuna
Los morraches de Malpica de Tajo, Fiesta de Interés Turístico Regional - Fotografía: La Tribuna

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha concedido la declaración de Fiesta de Interés Turístico Regional a la fiesta de Los Morraches de Malpica de Tajo (Toledo), que se celebra en enero en honor a San Sebastián.

El Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM) ha publicado este jueves la resolución de la Dirección General de Turismo, Comercio y Artesanía otorgando el título a esta tradicional fiesta que se inicia después de los Reyes Magos y tiene sus días centrales en torno al 20 de enero, festividad de San Sebastián.

Los 'morraches' de Malpica de Tajo visten un traje multicolor, a modo de arlequín, cuelgan a su espalda -a la altura de la cintura- varios cencerros que suena ruidosamente, se cubren el rostro con una careta y arrastran una larga porra.

Los colores del traje son amarillo, verde y rojo, y hay dos teorías, según que explican estas tonalidades: la que alude a la naturaleza (amarillo del sol, verde del campo y rojo de los frutos), de modo que invocan a que haya buenas cosechas, y la que se refiere al personaje arlequín pedigüeño que en época medieval viajaba por los pueblos para conseguir dinero con sus piruetas o bromas.

Es probable que esta tradición proceda de una festividad pagana primitiva (de origen celta) que emparenta con las populares botargas de Guadalajara y otros lugares de Castilla-La Mancha en los que la indumentaria es similar, explica el Ayuntamiento en su web.

Como en otras muchas fiestas, esta tradición celta pagana fue asimilada como festividad religiosa.

Desde el 6 de enero, acuden al caer la tarde a la ermita para rezar a San Sebastián y durante los días centrales de las fiestas recorren las calles "asustando" a sus vecinos y simulando su voz y su figura para no ser reconocidos.

En 2021 se suspendieron los actos festivos en honor a San Sebastián, pero este 2022 se están realizando aunque con medidas de seguridad y, de hecho, la Hermandad de San Sebastián está realizando una cuenta atrás, a través de sus redes sociales, con fotos de años anteriores aportando los vecinos de la localidad vestidos de morraches.

Comentarios