sábado 22/1/22

FEDETO ha pedido a 39 ayuntamientos de Toledo cambiar el coeficiente del IBI

FEDETO ha pedido 39 ayuntamientos de la provincia que reduzcan sus valores catastrales aplicando un coeficiente reductor que oscila, según cada caso, entre un 0,73 y un 0,85, según la fecha de publicación de su ponencia de valores

Imagen de la sede de la Federación Empresarial Toledana (FEDETO)
Imagen de la sede de la Federación Empresarial Toledana (FEDETO)

La Federación Empresarial Toledana (FEDETO) ha pedido 39 ayuntamientos de la provincia de Toledo que reduzcan sus valores catastrales aplicando un coeficiente reductor que oscila, según cada caso, entre un 0,73 y un 0,85, según la fecha de publicación de su ponencia de valores esté comprendida entre los años 2005 y 2007.

FEDETO informó de que los ayuntamientos que cumplirían con los requisitos establecidos por la Ley para poder aplicar esta medida son: Albarreal de Tajo, Alcaudete de la Jara, Almorox, Añover de Tajo, Borox, Burujón, El Toboso, Viso de San Juan, Gálvez, Gerindote, Guardia, Puebla de Almoradiel, Torre de Esteban Hambrán, Ventas de Retamosa, Layos, Lillo, Los Navalmorales, Magán, Mocejón, Mohedas de la Jara, Montearagón, Noez, Noves, Polán, Puerto de San Vicente, Quero, Quintanar de la Orden, Rielves, Segurilla, Turleque, Valmojado, Villafranca de los Caballeros, Villaminaya, Villarrubia de Santiago, Villasequilla, Villatobas, Yuncos, Olías del Rey.

En el caso del ayuntamiento de Yuncos, su alcalde ya anunció el cambio, noticia que fue muy bien recibida por FEDETO, que considera que eso "demuestra que los ayuntamientos si quieren pueden aplicar este coeficiente reductor".

Otro ayuntamiento, La Torre, anunció públicamente que bajaría el IBI, pero de momento FEDETO desconoce si lo va a hacer.

FEDTO opinó que esta medida debe aplicarse en todos los ayuntamientos afectados y recordó que depende de ellos el solicitar al Ministerio de Hacienda la aplicación del coeficiente que en cada caso corresponda antes del 15 de noviembre del presente año.

FEDETO espera que la sensibilidad de los ayuntamientos para con las empresas determine la aplicación del coeficiente reductor por lo que afecta al resto de impuestos que se calculan teniendo en cuenta el valor catastral de los bienes inmuebles y a la reducción del recibo del IBI que tendrán que pagar las empresas.

Comentarios