domingo 18.08.2019

Fedeto confía en la "determinación" de García-Page de fortalecer el diálogo social

Durante su discurso con motivo de la celebración de la Asamblea General de Fedeto, Nicolás ha indicado que Castilla-La Mancha es una región que está creciendo más que la media

Fedeto confía en la "determinación" de García-Page de fortalecer el diálogo social
Fedeto confía en la "determinación" de García-Page de fortalecer el diálogo social

El presidente de la Federación Empresarial Toledana (Fedeto), Ángel Nicolás, ha mostrado este lunes su confianza en el presidente de Castilla-La Mancha en funciones, Emiliano García-Page, de fortalecer el diálogo social y de mantener el pacto con las organizaciones empresariales y los sindicatos.

Durante su discurso con motivo de la celebración de la Asamblea General de Fedeto, Nicolás ha indicado que Castilla-La Mancha es una región que está creciendo más que la media y que aunque se ha mostrado orgulloso, ha dicho que como el resto de regiones, podrá verse afectada por esa crisis global, si llegara a producirse, "tal y como indican algunos economistas".

Bajo su punto de vista, Castilla-La Mancha "es una región de oportunidades". "Si las medidas nacionales y regionales que adopten el gobierno central y el regional tienden a favorecer a las empresas, estoy seguro de que las empresas responderán y seguirán creando riqueza y empleo", advierte.

Prosigue Nicolás indicando que la situación económica del país "es delicada". "Crecemos menos de lo que se había previsto en términos de PIB. Ello responde, como ya he dicho, a la desaceleración de las principales economías europeas, de las que dependemos en mayor o menor medida y el Brexit no ayuda precisamente y la tendencia proteccionista de EEUU tampoco".

"Todo esto nos coloca ante una posible nueva crisis mundial", reitera el presidente de la patronal toledana, que añade que "tendremos que intentar que nos afecte lo menos posible adoptando medidas que favorezcan la competitividad de las empresas españolas".

Bajo su punto de vista, entre todos hay que resolver los problemas "verdaderamente esenciales" que tiene España, favoreciendo la inversión privada, incentivando la industria y eliminando el gasto público superfluo, la presión fiscal excesiva y la complejidad de la normativa y burocracia a las que están sometidas las empresas.

"Por eso no es de recibo que tengamos que padecer, a nivel estatal, una nueva investidura que parece que corre el riesgo de eternizarse o de llevarnos a un nuevo proceso electoral", afirma, para agregar que es necesario que se modifique la legislación electoral y que se aplique, como en la mayor parte de los países desarrollados, el sistema de segunda vuelta. "Así se acabaría con esta suerte de mercadeo que no nos permite tener un gobierno con rapidez".

"DESTERRAR" EL POPULISMO

Por todo ello, ha propuesto "desterrar" el populismo, recuperar la credibilidad de la instituciones y fomentar el diálogo social con el fin de que el país recupere confianza.

Así, ha indicado que la "incertidumbre" que generan las medidas adoptadas, los anuncios "improvisados" y el desprestigio de las instituciones "que el populismo ha conseguido instalar en la conciencia social" son, bajo su punto de vista, "cánceres que hacen que España tenga una imagen de país caótico, imposible de gobernar y de dirigir en el sentido correcto".

"Y el dinero se caracteriza por ser miedoso", ha indicado el presidente de la patronal toledana, para añadir que "más que por ser miedoso se caracteriza por ser precavido y prudente. Y la precaución y la prudencia no casan con la falta de confianza".

Según ha indicado, los empresarios llevan diciendo "años" que es necesario cambiar el modelo productivo de país, "pero el Estado no planifica la reindustrialización de España". "Esa industria que en los años 70 era el 29% del PIB, en los 90 el 20% y actualmente el 16,4% y lo que hemos conseguido es que el sector servicios represente el 60% de nuestro PIB, cuando lo que deberíamos haber hecho era apostar por la industria que es el sector que más empleo demanda".

"El camino que hemos seguido en España olvidando la industria y propiciando un mayor peso del sector servicios en nuestra economía es equivocado. En su día apostamos sólo por la construcción y fue un desastre. Que el sector servicios represente el 76% del empleo, es verdaderamente preocupante porque cada vez va a necesitar de menos trabajadores por la digitalización", ha argumentado.

DEFENSA DEL EMPRESARIO

También ha hecho una férrea defensa del empresario ante las críticas de que no contrate más y mejor y no suba los salarios. "Hay algo que le impide hacerlo y hay algo que lastra su competitividad", ha dicho, para poner en encima de la mesa, entre otras cuestiones, las subidas de impuestos y de las cotizaciones a la Seguridad Social y otras "improvisaciones".

"Estamos inmersos en un círculo económico vicioso y diabólico en el que el gasto público genera déficit, el déficit se tapa con deuda pública y la deuda se paga con subidas de impuestos a los empresarios, restando competitividad a las empresas", ha argumentado, para afirmar "alto y claro" que el sistema tributario español aplicable a los empresarios "es injusto porque roza lo confiscatorio".

A ello ha añadido que la Seguridad Social se han convertido "en un verdadero impuesto" sobre el empleo, así como "un lastre" para el empleo y para la creación de empresas. "Pero, por si esto fuera poco, se han subido las cotizaciones a los empresarios autónomos. Y no acaba ahí la cosa. Se ha subido, también el Salario Mínimo Interprofesional. Y parece que no tiene importancia, pero la tiene".

"Después de todo lo que acabo de decir la conclusión lógica es que, contrariamente a lo que piensa el populismo, si se redujeran el gasto público, el déficit público y la deuda pública, se podrían bajar los impuestos a las empresas y las cotizaciones empresariales a las empresas y bajando los impuestos y las cotizaciones sociales se fomentaría su ahorro y su inversión", ha zanjado.

A todo ello ha añadido que, por si fueran pocos los problemas que tienen los empresarios, ahora se les "impone de la noche a la mañana" la obligación de registro horario. "Una nueva regulación que está generando problemas de adaptación, dudas, inseguridad jurídica, burocratización y entorpecimiento de las relaciones laborales en las empresas".

"Se trata de una medida arcaica y fiscalizadora que va en contra de los procesos de gestión de la pyme ya que impone un proceso de control de presencia que sólo genera recelo y rigidez. Es una obligación formal desproporcionada que reduce la flexibilidad en las empresas y que también impacta en su competitividad", subraya.

Finalmente, ha querido tener unas palabras para la plantilla de Fedeto. "Están haciendo un gran trabajo. Es de recibo agradecérselo. A todos ellos les pido que sigan trabajando como lo hacen para ayudar a las empresas a superar todas sus dificultades".

Más información en vídeos 
Comentarios