Ceramista de Talavera de la Reina: "el relevo generacional es un problema"

"La ciudadanía considera que la cerámica es el nuevo yoga y que es para desconectar del mundo real, pero la cerámica no es un hobby sino algo serio que lleva mucha tecnología detrás", ha dicho Del Pino
El ceramista de Talavera de la Reina (Toledo), Gustavo del Pino, considera que el relevo generacional es un problema en todas las artesanías, pero fundamentalmente en la cerámica - EFE/Manu Reino
photo_camera El ceramista de Talavera de la Reina (Toledo), Gustavo del Pino, considera que el relevo generacional es un problema en todas las artesanías, pero fundamentalmente en la cerámica - EFE/Manu Reino

El ceramista de Talavera de la Reina (Toledo) Gustavo del Pino considera que el relevo generacional es un problema en todas las artesanías, pero fundamentalmente en la cerámica donde "la gente no es consciente de que es un oficio real y serio".

"La ciudadanía considera que la cerámica es el nuevo yoga y que es para desconectar del mundo real, pero la cerámica no es un hobby sino algo serio que lleva mucha tecnología detrás", ha dicho Del Pino a EFE.

En este sentido, ha celebrado que en Talavera de la Reina hay un grado medio y superior de Cerámica en la Escuela de Arte y el Centro de Formación de Cerámica y del Vidrio que junto con las subvenciones del Gobierno regional para favorecer el relevo en actividades y oficios tradicionales en Castilla-La Mancha suponen "un empuje muy grande".

Gracias a un paquete de ayudas de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Gustavo del Pino ha podido contratar a tres aprendices dentro de las diferentes categorías de subvención: "Por mi propia cuenta solo podría haber contratado a una persona y en cambio soy el responsable de tres y estoy muy contento con ellos e ilusionado, ya que había pensado en aumentar mi negocio".

La ayuda tiene tres variantes: para formalizar contratos de formación y obtener la práctica profesional adecuada al nivel de estudios en actividades y oficios tradicionales, y su posterior transformación en contratos indefinidos; para la contratación indefinida en actividades y oficios tradicionales; y para la transformación en contratos indefinidos de contratos formativos en actividades y oficios tradicionales.

En Castilla-La Mancha hay unas 600 personas que trabajan en oficios artesanos y se reúnen en unas 100 empresas, entre ellas las dedicadas a las alfombras de nudo de Almansa, los cuchillos de Albacete, las espadas de Toledo o la cerámica de Talavera de la Reina y El Puente de Arzobispo.

En estas dos localidades hay unos 19 aprendices que han sido contratados para impulsar el relevo generacional de la cerámica.

El perfil del aprendiz debe ser: joven mayor de 16 y menor de 30 años en el momento de la contratación, inscrito en el fichero del Sistema Nacional de Garantía Juvenil, que aglutina a jóvenes con baja cualificación, desempleados de larga duración, con discapacidad, mayores de 30 años en situación de exclusión social, víctimas de violencia de género o adultos con menores o mayores dependientes a cargo.

Para Sonia Palos, de 52 años, aprendiz en un taller cerámico, es un "privilegio" poder ser una de las beneficiarias de la ayuda, que considera "bastante importante" ya que a su edad ve "muy difícil encontrar trabajo".

Dice que su experiencia "está siendo bastante buena", está aprendiendo "bastante" y está "muy contenta" porque es una continuación de lo que ha aprendido en el Centro de Formación de la cerámica y el vidrio.

En el caso de Andrea Tenorio, de 27 años, aprendiz en un taller en el que se realiza todo el proceso de la cerámica, ser beneficiaria le hace sentir "bastante orgullosa", sobre todo por haber conseguido empleo nada más terminar su formación en la Escuela de Arte.

"Me gustaría tener mi propio horno con mi taller para hacer mis piezas, idea que ya tenía cuando estaba saliendo de la Escuela", ha indicado Tenorio quien decidió probar a formarse en cerámica por no encontrar trabajo de fotógrafa.

Y la cerámica le gustó mucho, hasta el punto de "engancharse súper rápido" a esta artesanía.

Por su parte, el presidente de la Federación regional de asociaciones de artesanos de Castilla-La Mancha (Fracaman), Roberto Perea, se ha mostrado "satisfecho" y "muy contento" de que el Gobierno regional haya implantado la ayuda puesto que "era una demanda de los artesanos".

Con los contratos los aprendices se van a formar en lo que han estudiado y sobre todo "pueden pasar dos cosas cuando acabe la ayuda: que sean contratados por la empresa donde estaban o que monten su propio negocio".

Perea es ceramista, por lo que también se ha acogido a la ayuda y cuenta con una aprendiz en su taller.

Comentarios