domingo 5/12/21

El juzgado de lo Social número 2 de Toledo ha condenado a la Fundación Patrimonio Comunal Olivarero a abonar la paga extraordinaria de 25 años a un trabajador, al que se la denegaba porque no le reconocía la antigüedad que éste reclamaba.

El juzgado ha estimado parcialmente una demanda interpuesta por la central sindical CSIF y condena a la Fundación Patrimonio Comunal Olivarero a abonar las cantidades que este trabajador, que ha sido despedido por el ERE que ha aplicado la empresa en 2016, reclamaba por antigüedad y que debería haber abonado hace años, según ha indicado el sindicato.

Asimismo, CSIF ha lamentado de que la Fundación Patrimonio Cultural Olivarero, a pesar de reconocer la antigüedad de los trabajadores, los está obligando a acudir a los juzgados para reclamar las cantidades que les corresponden.

En este caso, la empresa no había reconocido la antigüedad del trabajador ni siquiera en el acto de conciliación, aunque si lo hizo en el juicio, han apuntado fuentes de CSIF.

Según se indica en la sentencia, la Fundación Patrimonio Comunal Olivarero situaba la antigüedad del trabajador en el año 1995, mientras que el demandante argumentaba que tenía que computarse desde 1990, lo que fue reconocido por la empresa durante la celebración del juicio oral.

Por ello, el juzgado ha declarado que la antigüedad del trabajador se remonta al año 1990 y ha condenado a la Fundación Patrimonio Comunal Olivarero a abonar al demandante la cantidad de 1.635,44 euros por la paga extraordinaria de 25 años y con 1.853,51 euros en concepto de atrasos salariales.

Comentarios