Un raro astrolabio andalusí del siglo XI es identificado en un museo italiano

Cuyo origen se sitúa en Toledo
Un raro astrolabio andalusí del siglo XI es identificado en un museo italiano
photo_camera Un raro astrolabio andalusí del siglo XI es identificado en un museo italiano

Un raro astrolabio islámico del siglo XI con inscripciones en árabe y hebreo y cuyo origen se sitúa en Toledo ha sido descubierto en un museo italiano por una experta de la Universidad de Cambridge.

El instrumento astronómico -uno de los ejemplos en varias lenguas más antiguos jamás descubiertos y uno de los pocos conocidos en el mundo- fue adaptado, traducido y corregido durante siglos por usuarios musulmanes, judíos y cristianos en España, el norte de África e Italia.

La doctora Federica Gigante, de la Facultad de Historia de la Universidad de Cambridge, encontró por casualidad una imagen recién subida del astrolabio en el sitio web de la Fondazione Museo Miniscalchi-Erizzo de Verona

"El museo no sabía qué era y pensó que en realidad podría ser falso", dijo la doctora Gigante en un comunicado. "Ahora es el objeto más importante de su colección".

"Cuando visité el museo y estudié el astrolabio de cerca, noté que no sólo estaba cubierto de inscripciones árabes bellamente grabadas, sino que podía ver tenues inscripciones en hebreo. Sólo podía distinguirlas a la luz rasante que entraba por una ventana. Pensé que podría estar soñando, pero seguí viendo más y más. Fue muy emocionante".

"Este no es sólo un objeto increíblemente raro. Es un poderoso registro de intercambio científico entre árabes, judíos y cristianos durante cientos de años", dijo el Dr. Gigante.

"El astrolabio de Verona sufrió muchas modificaciones, adiciones y adaptaciones a medida que cambió de manos. Al menos tres usuarios distintos sintieron la necesidad de agregar traducciones y correcciones a este objeto, dos en hebreo y uno en un idioma occidental".

Los astrolabios fueron el primer teléfono inteligente del mundo, una computadora portátil que podía tener cientos de usos. Proporcionaron un modelo bidimensional portátil del universo que cabe en la mano del usuario, lo que les permite calcular el tiempo y las distancias, trazar la posición de las estrellas e incluso pronosticar el futuro mediante la elaboración de un horóscopo.

FABRICADO EN TOLEDO

Gigante, experta en astrolabios islámicos y anteriormente curadora de instrumentos científicos islámicos, fechó y localizó la creación del "astrolabio de Verona" analizando características científicas, de diseño, construcción y caligráficas clave. Identificó el objeto como andalusí y, por el estilo del grabado y la disposición de las escamas en el reverso, lo comparó con instrumentos fabricados en Al-Andalus, la zona de España gobernada por musulmanes, en el siglo XI.

Un lado de una placa está inscrito en árabe "para la latitud de Córdoba, 38° 30'", mientras que el otro lado "para la latitud de Toledo, 40°". igante sugiere que el astrolabio podría haber sido fabricado en Toledo en una época en la que era un próspero centro de convivencia e intercambio cultural entre musulmanes, judíos y cristianos.

El astrolabio presenta líneas de oración musulmanas y nombres de oraciones, organizados para garantizar que sus usuarios originales mantuvieran el tiempo para realizar sus oraciones diarias.

La firma inscrita en el astrolabio dice "por Ishaq [...]/la obra de Yunus". Esto fue grabado algún tiempo después de que se hiciera el astrolabio, probablemente para un propietario posterior.

Los dos nombres, Ishaq y Yunus, es decir, Isaac y Jonás en inglés, podrían ser nombres judíos escritos en escritura árabe, detalle que sugiere que el objeto estuvo en un momento determinado circulando dentro de una comunidad judía sefardí en España, donde el árabe era la lengua hablada.

Una segunda placa añadida tiene inscritas las latitudes típicas del norte de África, lo que sugiere que en otro momento de la vida del objeto, tal vez se usó en Marruecos o Egipto.

Más de una mano añadió inscripciones hebreas al astrolabio. Un conjunto de adiciones está tallado profunda y cuidadosamente, mientras que un conjunto diferente de traslaciones es muy ligero, desigual y muestra una mano insegura

"Estas adiciones y traducciones en hebreo sugieren que en cierto momento, el objeto abandonó España o el norte de África y circuló entre la comunidad de la diáspora judía en Italia, donde no se entendía el árabe y en su lugar se usaba el hebreo", concluye Gigante.

Para esta experta, las traducciones reflejan las recomendaciones prescritas por el erudito judío español Abraham Ibn Ezra (1089-1167) en el tratado más antiguo que se conserva sobre el astrolabio en idioma hebreo, escrito en 1146 en Verona, exactamente donde se encuentra hoy el astrolabio.

Comentarios